Carato de mango

Del debate surgido a partir del referendo del 2 de diciembre, he podido vislumbrar que la vanguardia revolucionaria seguirá apuntando sus intenciones políticas hacia la obtención de una organización nacional de esencia estrictamente socialista. Esto se debe a que dicha vanguardia está convencida de que sencillamente no hay otra opción que pueda contraponerse al modelo de producción que actualmente domina, en gran medida, nuestro hacer social: el Capitalismo. Durante la toma de posesión de la Presidenta de Argentina Sra. Cristina Kirchner, el Presidente Chávez confirmó, durante un discurso, que en Venezuela debemos “inventar” nuestro modelo; mas también, en posterior segmento, dijo que la meta es el Socialismo; creo recordar incluso que concluyó con la consigna “Patria, Socialismo o Muerte”. Es decir: para la vanguardia revolucionaria, el ser humano es esencialmente un Ser trabajador; y el modelo de producción a establecerse, debe considerar como tarea prioritaria e incontestable la reivindicación social, en condiciones de Igualdad, de dicho ente social, sin que priven relaciones de explotación que perviertan en manera alguna el sano desenvolvimiento humano en nuestro contexto geográfico. Lo que intuyo, especulando a partir de mis empíricos conocimientos en el orden político, social y económico, que deberá lograrse mediante metodologías derivadas del llamado Socialismo Científico, destinadas a establecer como fin ulterior lo que en los albores de la ideología socialista fue conocido como Socialismo utópico; y que tal vez se traduzca, en nuestra experiencia, en términos de Socialismo del Siglo XXI.

A través de la propuesta de Reforma Constitucional, la vanguardia quiso -según sus propias declaraciones- reforzar la plataforma legal sobre la cual dar consistencia a la práctica tangible de un Socialismo como Dios manda. Pero a la luz de la respuesta electoral, especialmente del grupo votante que se abstuvo, quedó evidenciada una realidad inobjetable: no hubo líder, ni mecanismo comunicacional, ni batallón, ni batazo, ni volante, ni consigna, ni explicación que motivara a dicho universo poblacional a respaldar el envión que levantara la pesa del salto adelante.

Quiero centrarme en la hipótesis de que tal negativa, se deba a que la vanguardia revolucionaria falló -más que en dibujar las características del Socialismo por venir, del prometido Socialismo del Siglo XXI-, en el cumplimiento de su labor ideologizante en función del Socialismo histórico, de Tomás Moro, de Hegel, de Marx, de Engels, etc.; porque estimo que esta es la pulpa imprescindible para preparar el fresco carato de mango que pudiéramos tomarnos si triunfa definitivamente la tesis de que el Capitalismo, como se viene predicando, es el camino al infierno. Porque no hay carato de mango sin mango, no hay Socialismo, sin historia del Socialismo.

Pero aun cuando todo ese trabajo ideologizante se concrete; aun cuando la vanguardia explique el Socialismo integral, y la gente lo entienda, aun así, hay algo más que creo necesario para generar respaldo electoral: no confundir al pueblo al momento de proyectar la imagen de la vanguardia, porque ha quedado demostrado que no es absoluta aquella frase tan emotiva, de un hombre del pueblo llano, que escuché en una de las marchas del Movimiento Revolucionario: “Tras el Baquiano aunque se pierda”. No, la gente quiere estar segura de que quienes nos invitan al Socialismo son lo que son; ha quedado demostrado que debe haber correspondencia sustancial entre la superestructura y la estructura. El poder originario quiere saber, sin que quede pizca de duda –como decía Gallegos en Doña Bárbara- “¿Con quién vamos?”.

Tal vez se haga necesario un proceso de estudio de la auténtica naturaleza del pueblo, que vaya más allá de la superficial presunción de que éste, o buena parte de éste, no tiene guáramo; acaso sea importante ponderar la heterogeneidad de la masa y reconocer su verdadero talante en el contexto de hoy.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4620 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /ideologia/a47127.htmlCUS