Ni Mas Ni Menos

Rumbo a las empresas socialistas (II de III)

1.

El análisis expresado en la entrega anterior, nos permite concluir que es imposible engendrar EMPRESAS SOCIALISTAS en las entrañas de empresas tan capitalistas como nuestras empresas básicas.

Entonces, hay que crear las condiciones para un “Embarazo Extrauterino”, que se anide y desarrolle en las empresas básicas, sin parecerse a ellos ni regirse por sus normas.

En un principio, se requiere la inseminación de Valores Socialistas para fecundar un Ser Socialista, con Genes Socialistas (Visión, Misión, Objetivos y Estructura), que al nacer garantice políticas, planes, programas, proyectos, actividades y actuaciones para: a) producir y distribuir la riqueza entre las mayorías, b) luchar contra la pobreza y la exclusión, c) extirpar la injusticia y la opresión, d) incubar otras empresas socialistas para transformar la materia prima.

El reto es complicado. Tal como dijo José Félix Ribas en La Victoria en 1814. No tenemos opción entre vencer o morir. Necesario es vencer.

La tarea es Refundar las empresas básicas en Empresas Socialistas.

2.

Para lograr el fin propuesto, además de basarnos en el mandato constitucional de Venezuela, nos debemos inspirar en todos los principios expuestos por el líder-presidente Hugo Chávez Frías, sobre esa materia. Desde los primeros, por ejemplo, lo expresado cuando derrotamos el Paro Petrolero, en la Juramentación de la Nueva PDVSA, específicamente el 6 de Marzo de 2003, cuyos principios son aplicables a todas las empresas del Estado:

“Refundar la industria, refundar sus valores, resembrar sus valores, redimensionar su visión, sus planes de corto plazo, mediano y largo plazo, que no pueden ser otros que los planes de desarrollo nacional…A partir de este instante les encomiendo compatriotas, amigos, el trabajo intenso (…) para revisar a fondo todas las áreas de nuestra empresa y sus relaciones hacia adentro de ella mismo y con el entorno. Todas las relaciones con cada empresa deben ser revisadas…La republica necesita que los trabajadores tengan mayor presencia, mayor protagonismo y mayor capacidad de gestión y discusión en el debate”.

Estamos obligados a abrir la madre de todas las discusiones a lo largo y ancho del país, hay que hacer de la refundación de la industria básica un esfuerzo colectivo. Es decir, una Constituyente Empresarial con poderes superiores a los estatutos Betancuristas.

3.

Cabe en este orden, proponer algunas acciones para ese proceso Constituyente, donde solo la participación del pueblo conciente, organizado y movilizado en la materialización del mandato constitucional y los lineamientos trazados por nuestro líder-presidente, es vital para el nacimiento de la EMPRESA SOCIALISTA.

1. Decretar el Proceso de Transformación en Empresas Socialistas.
2. Implementación de un Programa de Formación Político-Ideológico en red.
3. Campaña de promoción de los Valores Socialistas en el marco del Tercer Motor Moral y Luces con todos los hierros.
4. Debate abierto sobre la Planificación Socialista y el papel de la Comisión Presidencial para la Planificación.
5. Constitución de Comités para la Refundación con trabajadores y trabajadoras concientes y organizados.
6. La edición de un periódico revolucionario para la transformación en Empresa Socialista. Que no puede ser ninguno de los existentes: ni Cadafito, ni Cevegito, tampoco Minerito o el Andinito, porque todos tienen el gen capitalista. Necesitamos un periódico con enfoque socialista.
7. Talleres sobre el Servidor Publico del Siglo 21.
8. Talleres Sobre Desarrollo Endógeno.
9. Debates sobre Contraloría Social.
10. Talleres sobre Compromiso Social de cada empresa.

Esperamos como resultado del proceso de refundación empresarial, una avalancha de pensamientos, conocimientos y filosofía que se conjuguen con las nuevas instituciones y leyes que nazcan de la Reforma Constitucional, para poder estructurar definitivamente la empresa del Siglo 21: LA EMPRESA SOCIALISTA.

[email protected]

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 6557 veces.