(En busca de nombres para tres batallones socialistas)

La Batalla de Las Queseras del Medio

Al amanecer del 2 de Abril de 1819, cerca de la Mata del Herradero, al sur del río Arauca, ciento cincuenta y tres hombres del ejército patriota, al mando del General de División José Antonio Páez, dieron inicio una de las más heroicas y singulares gestas militares de la independencia venezolana y suramericana: La batalla de Las Queseras del Medio, destacada acción bélica de la llamada Campaña de Apure.  

Mes y medio antes de tan legendaria batalla, Simón Bolívar instalaba el Congreso de Angostura (15 de febrero de 1819), desde donde se le otorga la presidencia de la República y la tarea de librar a sus provincias del poder español. Con tales poderes y fines, el Libertador avanza hacía el bajo Apure al encuentro con Páez, lo cual consiguen en Caujaral de Cunaviche, junto con tres mil combatientes.  

El 27 de marzo, el cuartel general del ejército libertador se instala en los Potreritos Marrereños. Mientras al otro lado del río Arauca, Pablo Morillo, Capitán General del ejército español, apostaba siete mil quinientos realistas.  

Páez propone a Bolívar un ataque sorpresa al enemigo. Aprobada la acción, ciento cincuenta y cinco lanceros, entre oficiales y tropas, cruzan a caballo el río Arauca sin ser avistados. Páez organiza a sus jinetes en siete grupos, comandados respectivamente por los oficiales: Francisco Carmona, Francisco Aramendi, Cornelio Muñoz, Juan Antonio Mina, Juan Gómez, Fernando Figueredo y Juan José Rondón. El Teniente José Silva se devuelve al campamento patriota, sin que hasta el presente se conozcan las razones. 

Recibida la información del movimiento, Morillo ordena partir dos columnas de caballería para envolver a los insurrectos. Mil jinetes componen las columnas, entre ellas avanzan doscientos carabineros comandados por el oficial caraqueño Narciso López, quien luego de la emancipación venezolana en 1821, como precursor y mártir de la independencia cubana entregaría vida, escudo y bandera a esta isla caribeña. 

Al trote y en perfecto orden, los lanceros patriotas simulan huir en dirección a la unidad de infantería que Bolívar había apostado a las márgenes del Arauca. Morillo confiado, decide adelantar al escuadrón de López dividido en dos columnas. En reacción, Páez ordena al Teniente Coronel patriota Juan José Rondón atacar con su grupo a los carabineros realistas con la intención de reunirlos en una sola columna. López une a sus jinetes y les manda a usar las carabinas, para lo cual deben apearse de los caballos.  

De inmediato, Páez ordena su famosa maniobra de volver hacia el enemigo con el grito “vuelvan caras” (o “vuelvan carajo”), con lo cual arrollan a los carabineros y ponen en huída al resto de la caballería realista que casi se echa sobre su propia infantería, la cual evita la tropelía gracias al resguardo que consiguen en el bosque vecino.  

La victoria tiñe los rostros patriotas con la sangre de cuatrocientos realistas que riegan su sangre en el campo de batalla. Los vencedores se regresan al campamento patriota con tan sólo dos bajas: El Sargento Isidro Mujica y el Cabo Manuel Martínez. Al siguiente día, se uniría a las víctimas fatales el Capitán Francisco Antonio Salazar, luego de ser retirado herido junto con otros cinco compañeros. 

El 3 de abril de 1819, Bolívar premia a los ciento cincuenta lanceros de Páez con la Cruz de los Libertadores, también les redacta la proclama intitulada “A los Bravos del Ejército de Apure”, la cual culmina con el siguiente llamado:  

      “¡Soldados! Lo que se ha hecho no es más que un preludio de lo que podéis hacer. Preparaos al combate, y contad con la victoria que lleváis en las puntas de vuestras lanzas y de vuestras bayonetas.” 

Con base a los hechos anteriormente relatados, se aspira complementar el debate sobre la selección de los nombres de los tres Batallones Socialistas, ubicados en la Terraza “A” de la UD-4 de Caricuao. En tal sentido, quien suscribe somete a consideración de los Batallones, las siguientes propuestas: 

  1. A las comisiones de propaganda, promover el presente material entre los aspirantes a militantes al PSUV integrados a los batallones de la Terraza “A” de la UD-4.
  2. A los batallones, evaluar para la selección de los respectivos nombres, los lanceros patriotas fallecidos en combate.
  3. A las comisiones de política e ideología, trabajar la idea de elevar al Ejecutivo Nacional, la entrega de la Orden del Libertador, en su categoría post mortem, a los tres héroes que entregaron sus vidas en favor de nuestra libertad, ya que la cifra de ciento cincuenta hombres mencionada en la precitada proclama, sugiere que no recibieron el premio otorgado a sus compañeros.
 

* aspirante a militante del PSUV 

Bibliografía 

  • Febres Guevara, José A. (1988): Los héroes de Las Queseras del Medio. Ediciones de la. División de Historia, Ciencia y Arte Militar  de la Dirección de Educación del Ejército. Caracas.
  • Fundación Polar (1994): Diccionario de Historia de Venezuela. Edición Multimedia.
  • Microsoft (2007): Encarta 2007. Edición Multimedia.
  • http://www.gobiernoenlinea.ve/misc-view/ver_efemerides.pag?id=5587.

  • [email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 17308 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /ideologia/a41580.htmlCUS