La contra revolución facistoide está penetrando las asambleas del PSUV ¡cuidado!

Aprovechando el receso en las actividades universitarias y sacando espacio en mis labores de trabajo, me dirigí ayer sábado a Carabobo en donde resido, con el propósito de asistir a la asamblea de la formación del PSUV.

Desde un principio observé una actitud anarquista de algunos aspirantes, los cuales trataban de imponer su voluntad a la mayoría, donde estos oponían a semejante actitud. Esta situación aunque me molestaba, me pareció que podía tratarse de la falta de formación social y moral que arrastramos como un lastre de la cuarta república, donde en la llamada democracia representativa, los dirigentes de la misma eran elegidos por las cúpulas elitescas, desde arriba y a dedo, en prácticas que realmente chocan de frente con la ética y la moral del nuevo pensamiento revolucionario. Observando que la situación se estaba caldeando, ya que un Capitán del glorioso ejercito venezolano insistía que él como Vocero del Batallón, (cargo para el cual había sido autorizado, a su vez, por el vocero electo legítimamente, en la asamblea efectuada anteriormente), debía dirigir la asamblea, como director de debate. Esta pretensión me pareció por demás irregular, por lo que pedí la palabra para exponer mi criterio, que no es otro de que tenia que respetarse la decisión de la mayoría en asamblea, puesto que ese era el lineamiento democrático que tenía que prevalecer, ya que se trataba del principio constitucional de la participación y el protagonismo surgido de la base de la asamblea, el cual tenía que prevalecer sobre cualquier criterio hegemónico emanado desde arriba o cúpula que se pudiera estar formando a espaldas de la mayoría. Dicho esto se procedió de inmediato a la elección por votación del nuevo director de debate para dirigir la asamblea, responsabilidad que recayó en mi persona.

Procedí de inmediato a darle curso a la realización de la asamblea, en medio de un aguacero intermitente que amenazaba con dejarnos empapados a todos los presentes, que soportamos estoicamente la inclemencia del tiempo, sin otro lugar donde guarecernos que la sombra de un inmenso tamarindo. Solo nos preocupamos por resguardar el acta, la cual era llevada eficientemente a la cobija de la única sombrilla existente en el lugar. Superado este inconveniente, todo transcurrió normalmente, procediendo a darle formación a dos batallones y fijar los principios ideológicos del nuevo PSUV, los cuales no son otros que los contenidos en los 5 motores anunciados por el presidente Chávez.

Ya en la tranquilidad de mi hogar me disponía a descansar, cuando sonó el teléfono y una voz autoritaria me reclamaba: ¿por qué yo me había apoderado de un acta, que no me pertenecía?, inquiriéndome que le informara quién me la había entregado, llegando incluso a amenazarme con sufrir severas consecuencias, si no le hacía entrega de la misma a su persona, quien era el único con autoridad ratificada, no sé por quien, en Caracas, para procesar dicha acta. Lo que acababa de escuchar me hizo comprender, lo que me molestaba desde temprano. Se trataba de una acción planificada y concertada desde Caracas, por sectores con intenciones bastardas para dar al traste con la voluntad del pueblo venezolano, de formar el más grande partido político que jamás se haya constituido en América. Mi reacción a semejante petición no se hizo esperar, la cual no fue otra que una profunda negación a semejante imposición.

El relato que escribo, no tiene otra intención sino alertar a los cuadros revolucionarios de los peligros que acechan a la formación del PSUV, puesto que los sectores opositores de siempre, que han fracasado en sus intenciones golpistas, no van a quedarse pasivos ante nuestra legítima pretensión, sino que por el contrario, van a intentar por todos los medios a su alcance y valiéndose de nuestra candidez e ignorancia, para sabotear la formación de nuestro PSUV.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2732 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /ideologia/a39613.htmlCUS