Capitalismo es Muerte

Hemos escuchado en varias oportunidades al Comandante Fidel Castro, reconocer en algunos errores cometidos -con la humanidad que lo caracteriza-, el apego a los dogmas existentes en el sistema capitalista, y la presencia de debilidades en la creación de nuevos conocimientos que surjan desde nuestra propia experiencia, que materialicen nuestras aspiraciones de vida. Las transformaciones en nuestras sociedades están enmarcadas en un proceso histórico milenario que ha venido evolucionando superando agresiones de poderes imperiales que han pretendido la dominación del conocimiento, y por supuesto todo lo que arrastra la concentración del mismo como herramienta de sumisión.

Si algo ha tenido “éxito” como herramienta de dominación, es el capitalismo, sistema en el cual se ha tratado de patentar la inteligencia como exclusividad de los cerebros de sus “falsos líderes” que actúan en defensa de intereses en función del capital, de la ganancia, sin importar los métodos devastadores que se utilicen. Importa solo la reducción del costo de producción sin importar el costo social, quiero decir: el sufrimiento, la barbarie, la miseria, la degradación social en cualquier forma de existencia.

El Capitalismo es un sistema perfeccionado para la dominación a través de los subsistemas que lo conforman. La educación formal constituye en los países capitalistas la principal herramienta de ideologización que permite eliminar cualquier iniciativa de resistencia sobre si misma, he aquí una aceptación cultural que hay que vencer. Vemos todos los días en los medios capitalistas fuertes conflictos sociales mas allá de nuestras fronteras generados por el capitalismo, y en algunos casos no nos damos cuenta que también somos víctimas inconscientes de ese sistema perverso. La situación de Haití se enmarca dentro de los muchos conflictos sociales que hay en el mundo, constituye un reflejo del fracaso del sistema capitalista; corrijo: del éxito del sistema capitalista. No sólo en Irak y Afganistán existen guerras producto del capitalismo. El sistema capitalista ejerce una represión feroz sobre los hermanos colombianos, incluso fumigaciones genocidas se sufren en esa región. El capitalismo se ha constituido como un sistema de destrucción de la naturaleza. El ecocidio mundial se reproduce día a día inhumanamente sin la existencia de un poder real que permita contrarrestarlo. Los efectos irreversibles de los cambios climáticos tienen su origen en el capitalismo. La energía destructora del capitalismo pareciera destinada inevitablemente a la desaparición de la especie humana, duele reconocer que hemos sido débiles para enfrentarla.

Otros subsistemas del capitalismo se han perfeccionado hasta el punto de tener sus propias leyes. El narcotráfico, el mercado armamentista, el subsistema financiero explotador, la explotación petrolera, el contrabando, constituyen las fuentes del sostenimiento de un sistema que se ha querido vender como un sistema económico ideal, y no como lo que es: un sistema de producción de pobreza y marginalidad, un sistema de invalidación política de los movimientos sociales mundiales que quieren reivindicar la vida.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2632 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a38680.htmlCUS