Base del socialismo del siglo XXI

Consejos Comunales

Los consejos comunales hoy tienen más vigencia que nunca, el respaldo decidido del presidente ha quedado evidenciado con el otorgamiento de ingentes recursos a los consejos comunales, así como también, la creación de la ley que los regula, la derogación de los artículos que los ataban a los Consejos Locales de Planificación Publica y por supuesto nuestra Constitución Bolivariana donde la participación del pueblo tiene fuerte cobijo. El llamado del presidente a conformarlos por todo el país es constante, amen de los diversos eventos realizados donde además de otorgar recursos, interactúa con sus miembros para conocer su desarrollo al tiempo de promocionarlos. En el marco de los gabinetes móviles y en las intervenciones realizadas por nuestro presidente se evidencia la importancia que han cobrado los consejos comunales hoy en día. No en vano el presidente Chávez los denomina también como autogobiernos comunitarios.

El presidente ha planteado para la próxima etapa, la profundización de democracia participativa en el marco del socialismo del siglo XXI el cual se encuentra en plena construcción. Para ello, se ha activado el Quinto Motor de la Revolución, que plantea la explosión del poder comunal y por si fuera poco con la ley habilitante se tiene previsto apuntalar aun más el desarrollo de los consejos comunales.

Todo este respaldo pareciera ser suficiente para promover y fortalecer los consejos comunales como expresión genuina del poder popular. Sin embargo a pesar de este importante esfuerzo es necesario tener siempre presente que la participación es un proceso que no se da por secreto, es un proceso de largo alcance que se construye en la cotidianidad. Cuando hablamos de participación de las comunidades en la gestión publica, ello supone entre otras cosas, su participación activa en el diseño, ejecución y control de las políticas, programas y proyectos que son desarrollados conjuntamente con el gobierno nacional. Para que esto ocurra en la realidad y no sea solo un ideal, es necesario tener en consideración una serie de factores que intervienen directa o indirectamente en el proceso de participación. Anteriormente se nombraron algunos vinculados a la voluntad política del gobierno especialmente relacionados al poder ejecutivo encabezado por el Presidente de la Republica, pero cuando estamos frente al desafió de incorporar al pueblo organizado a un modelo de gobierno que incentiva la Democracia Participativa se hace necesario poner en practica estrategias y acciones que en mucha ocasiones son pasadas por alto por los responsables de facilitar dichos procesos.

La participación ciudadana tal y como esta planteada implica entre otras cosas; cambio de actitud frente a la vida y frente aquellos asuntos que son considerados ajenos, la formación permanente y el manejo de herramientas como: elaborar y ejecutar proyectos comunitarios, contraloría social, catastro comunitario, comunicación alternativa, diagnostico participativo, entre otras.

La formación ciudadana y política debe convertirse en una de las estrategias fundamentales para consolidar los consejos comunales, de lo contrario estaremos abortando un proceso medular para el proceso revolucionario. El conocimiento sobre la realidad comunal, la Parroquia, el Municipio, el Estado y mas allá debe ser prioridad si queremos incidir para mejorar las condiciones de vida en las comunidades al tiempo promover nuevas formas de gobierno basados en la participación y protagonismo del pueblo. Debemos evitar incurrir en el error de creer que la participación se genera solo con decretos, leyes u otorgamiento de recursos. La toma de conciencia y formación para ejercer nuestro papel como ciudadanos y ciudadanas sujetos de deberes y derechos son los factores esenciales para darle la sostenibilidad necesaria a los consejos comunales.

Desarrollar un proyecto comunitario para mejorar nuestras condiciones de vida representa una buena iniciativa que responde a necesidades concretas, no obstante, debemos mirar más allá para ganar terreno en los espacios públicos. Son variados los mecanismos para activar la participación ciudadana tal y como lo prevé nuestra constitución y demás leyes vinculadas a este tema. La asamblea de ciudadanos y ciudadanas, la autogestión y la cogestión, la contraloría social, la iniciativa legislativa son algunos de estos mecanismos que pueden ser activados si manejamos suficiente información y nos formamos en el ejercicio ciudadano. Tengamos presente que el consejo comunal se organiza y se activa para erigir las bases de un Gobierno colectivo y participativo con la posibilidad cierta de transformar el esquema de gobierno sobre todo a nivel regional. Por lo tanto no debemos incurrir en el grave error de asociar exclusivamente el consejo comunal con el manejo de recursos, si fuera así lo estaríamos limitando y perdería su trascendencia y por la tanto su permanencia en el tiempo.

Si bien los consejos comunales están llamados a ejercer el poder que por mucho tiempo les fue negado, es necesario entender que el carácter voluntario de los miembros que lo conforman limitan su actuación y desempeño, recordemos que las personas que forman parte del consejo comunal tienen otras obligaciones y necesidades que requieren tiempo y esfuerzo que en muchas oportunidades son prioritarios. En este sentido, debemos interpretar la realidad y la dinámica social y no dejarnos llevar por el entusiasmo exacerbado que en muchas ocasiones nos lleva a cometer errores con sus correspondientes consecuencias. Seria ilusorio pretender que los consejos comunales estén activados las 24 horas del día, mas aun tomando en cuenta que buena parte de sus integrantes son mujeres con obligaciones familiares. Cuando se plantea la transferencia de poder a las comunidades, se deben crear las condiciones para necesarias para su viabilidad. Hemos mencionado algunos elementos al inicio, pero debemos insistir en el proceso de información, formación ciudadana y transformación de estructuras institucionales para allanar el complejo camino a la construcción del poder comunal. En este orden de ideas, es indispensable que los servidores públicos se formen e internalicen su rol como facilitadotes en este trascendental proceso, es por ello que el proceso de sensibilización y formación igualmente deberá tocar igualmente a las personas que trabajan en las instituciones tanto publicas como privadas.

En la actualidad, existe una suerte de frenesí por conformar consejos comunales a como de lugar subestimando el proceso que ello supone. Estamos convencidos que la calidad es más importante que la cantidad, a pesar de que requiera más tiempo. No deseamos repetir errores del pasado propiciando la aparición de un cementerio de organizaciones comunitarias, el pueblo no esta dispuesto a soportar mas desilusiones, y es que no se trata de organizarse para esperar por unos recursos para desarrollar un proyecto en la comunidad, se trata de el poder comunal brote como llama encendida y valla copando los verdaderos espacios de decisión.

Tenemos esperanzas que los consejos comunales se conviertan realmente en un medio para combatir la pobreza y la exclusión social teniendo como bandera la solidaridad, la cooperación y la hermandad como algunos de los principios que lo sustenta. Tenderle la mano a un compatriota que lo requiera o proteger a un niño o adolescente que se encuentre en estado de vulnerabilidad es tan importante como ejecutar un proyecto para recuperar una infraestructura en la comunidad o activar un proyecto de carácter productivo por nombrar algunos ejemplos.

Es necesario que profundicemos en el acompañamiento y seguimiento de los consejos comunales, tanto en su constitución como su funcionamiento atendiendo las necesidades que se vallan generando. Elaborar un censo que se actualice permanentemente es de suma importancia que recoja los aspectos cuantitativos y cualitativos de los consejos comunales. Es muy importante saber la composición interna del consejo comunal tanto de sus miembros como de los comités conformados o por conformarse y su articulación con los organismos del Estado y misiones, esto permitirá implementar estrategias para su fortalecimiento. Igualmente el conocimiento de las condiciones socioeconómicas y psicosociales de los miembros del consejo permitirá seguir las vías mas adecuadas para su consolidación y permanencia en el tiempo, siempre a partir del dialogo de saberes y los poderes creadores del pueblo.

Existe una relación estrecha entre tiempo libre y participación, al respecto será necesario evaluar la posibilidad de que aquellas personas que trabajen y tengan responsabilidades personales puedan contar con tiempo para dedicárselo al trabajo voluntario. En el caso de aquellas personas que no cuenten con empleo o no tengan ingresos fijos, se deberá implementar un programa de apoyo y reconocimiento al voluntariado. Becas, asistencia medica, subsidio, entre otras.

La llamada responsabilidad social empresarial es otro de los factores a considerar y que ha desarrollado valiosas experiencias en el trabajo con las comunidades mas necesitadas. A través de ella, se puede captar un voluntariado muy valioso para contribuir con la formación de los Consejos Comunales al tiempo de captar recursos para el financiamiento de iniciativas desarrolladas por la propia comunidad.

De acuerdo a lo anteriormente planteado, podemos afirmar que los Consejos Comunales representan una excelente oportunidad para generar una renovada y vanguardista forma de gobernar. Estamos seguros que los elementos antes mencionados y otros que seguramente aparecerán como producto de la dinámica y complejidad social influyen y marcaran el rumbo que tomaran los consejos comunales base fundamental del socialismo del siglo XXI.

[email protected]





Esta nota ha sido leída aproximadamente 11140 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a32386.htmlCUS