La reforma es el mejor camino para el cambio y la paz

Hoy estamos enfrentando una situación política llena de inestabilidad que está acompañada de una situación económica inusual y que aun cuando existen grupos políticos que han alcanzado una victoria en uno de los principales poderes políticos de la nación, no han podido darle respuesta a ese pueblo que se expresó el 6D y una de las causas es la configuración electoral de los diferentes poderes establecida en la constitución que ha desembocado en la situación actual, donde la voluntad del pueblo expresada en mayoría por una tendencia política no puede encaminar los cambios necesarios por no poder darle el control de los poderes del estado a sus elegidos debido al entramado constitucional, sino que los que fueron deslegitimados por el pueblo controlan gran parte de los poderes y cuya razón radica en conceptos que a veces la misma oposición utiliza para evitar que una parcialidad política controle todos los poderes, como por ejemplo que el partido político que este en el gobierno no puede tener el TSJ o la Fiscalía y esto le da argumentos al deslegitimado para actuar de tal forma con un deslegitimado TSJ , sin embargo yo me inclino por el concepto de que quien obtenga la mayoría del voto popular puede controlar todos los poderes si así el pueblo lo autoriza con su voto, ya que en democracia, quien da legitimidad tanto de gobernar como de juzgar es el pueblo cuando se manifiesta mayoritariamente por una tendencia política determinada y de acuerdo a la gestión el pueblo decidirá con su voto si le extiende ese poder a quien resulte favorecido o se lo revoca, mientras exista la libertad de expresión y el derecho de la democracia de que exista oposición y el derecho al voto secreto, si una parcialidad política utiliza su poder para perjudicar a la mayoría el pueblo siempre tendrá la oportunidad de reemplazarlos y ejemplo de eso es el 6D, solo que el entramado constitucional no permite que quien obtuvo la mayoría tenga la capacidad de controlar el resto de los poderes sustentado en la realidad de que el pueblo los ha legitimado para tal fin.

Por tal razón y con la intención de tener un estado estable en el futuro y que quien obtenga la mayoría del voto popular pueda ejercer plenamente los poderes para lo cual ha sido investido por el pueblo, yo estoy proponiendo una reforma que permita que la voluntad del pueblo sea respetada y que sus elegidos puedan tener el poder de actuar en beneficio de su pueblo y que además construya la paz social al incluir aspiraciones del pueblo que han sido factor determinante en las victorias como la de Hugo Chávez y que no han sido alcanzadas por el pueblo debido a que la manera en que han sido diseñadas no cumplen con los requisitos que exige la democracia, principal legado de nuestro padre libertador Simón Bolívar y que yo creo firmemente que no deben ser ignoradas para poder construir la unidad y por consecuencia la paz y la estabilidad.

Me refiero a la inclusión de la Comuna en la constitución en sustitución de la parroquia y que su jefe pueda ser electo de forma democrática en elecciones plurales donde participen todos los partidos políticos de la misma manera en que se elige un presidente o un gobernador o un alcalde, y que la Comuna pueda tener sus concejales o su poder legislativo como los demás poderes, llamado Parlamento Comunal y en vez de conceptos que promueven la desobediencia al orden jerárquico como la Autonomía, se utilicen conceptos como la Corresponsabilidad, la Cooperación, la Delegación de Funciones y la Subordinación Jerárquica, debemos recordar que es el mismo pueblo quien elige a cada poder en sus diferentes niveles y quien eligió al más pequeño también eligió al más grande y así como le dio poder al más pequeño en su espacio geográfico, así le dio al más grande sobre un espacio mayor incluyendo el espacio del pequeño.

Ahora dentro de ese orden jerárquico, debemos incluir el concepto de que la soberanía reside en el pueblo y dejar claro de que individualmente, el presidente tiene el poder que le da la mayoría del pueblo y por lo tanto su nivel jerárquico es superior al de cualquier otro de forma individual pero queda claro que la voluntad colectiva expresada en mayoría es superior a la individual del presidente y así con todos los poderes y con el objetivo de incluir otra de las aspiraciones del pueblo que nos permita construir la unidad y extender el poder a un sector más amplio del pueblo que nos permita hacer de los precedentes como referendos o consultas al pueblo e involucrar a un sector más amplio del pueblo en la discusión y aprobación de los temas de relevancia para todos, planteamos la inclusión del Parlamento Comunal Nacional, el Parlamento Comunal Regional y Parlamento Comunal Local, en la constitución como instancia superior de aprobación o rechazo de todo lo que se discuta y proponga de las instancias superiores, que como he explicado, individualmente cada cual tiene su orden jerárquico de acuerdo a su nivel, pero la suma del todo es superior a la autoridad jerárquica individual sustentado en el concepto de que la soberanía reside en el pueblo.

En ese mismo orden, incluir en la constitución el poder del Parlamento Comunal Nacional, de elegir al presidente y todos los demás poderes e incluir un nuevo poder, El Poder Laboral y que lo que es hoy el ministerio del trabajo pase a manos de ese poder.

Esta reforma nos permitirá, garantizar que la soberanía del pueblo expresada por mayoría por cualquier factor político pueda ser respetada y que quien obtenga el respaldo popular pueda gobernar y juzgar con la autoridad que el pueblo le ha dado para tal fin y le dará estabilidad a todas las instituciones y por ende al país.

En el mismo orden de ideas, la autonomía del Banco Central de Venezuela debe ser eliminada y solo debe tener una función asesora subordinada a las decisiones del Presidente del país.

El último punto y el de mayor importancia para la paz social del país, es la inclusión en la constitución de la Monarquía, estrictamente indígena, que sea electa por el consejo de ancianos conformado por miembros de las etnias indígenas existentes en este país, no debemos pasar por alto la declaración de resistencia indígena por parte de Chávez y que está sustentada en nuestros orígenes históricos y que no debemos obviar por ser uno de los factores determinante de nuestra realidad actual y que existe compromiso de nuestra parte de cambiar el discurso de confrontación por uno de unidad y hermandad, pero todos debemos saber que la hermandad se construye con el respeto mutuo y devolverle su autoridad en el territorio a los indígenas sería un gran acto respeto y rectificación que fomentaría la hermandad y por consecuencia la paz social y la prosperidad.

Entonces tendríamos un sistema dual como en España e Inglaterra de Monarquía y Democracia que nos daría estabilidad, inclusión, paz social y prosperidad.

Una vez aprobada la reforma por el pueblo en referendo, todos los poderes deben ir a nuevas elecciones para ser relegitimados por el nuevo sistema.

Esta reforma nos permitiría tomar todos los poderes con unidad social y evitar que la crisis se extienda en el tiempo con la confrontación entre poderes y poder aplicar las nuevas políticas económicas que cambien nuestra situación.

Fabio Ugas


Esta nota ha sido leída aproximadamente 412 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0'' /ideologia/a224762.htmlC0US