Malleus Maleficarum

Cual terremoto, los resultados electorales del 6D sacuden los cimientos políticos, sociales y psicológicos del país. Se tambalea la “coexistencia” de 16 años, fundamentada en las polaridades triunfo-derrota, mayoría-minoría, amor-odio, buenos-malos.

El cuadro político pos electoral arroja un PSUV compelido a prepararse para su ajeno rol de minoría parlamentaria y, además, obligado a lidiar con el adversario, quien se estrena, entrena y solaza con su condición de mayoría.

Sin desmeritar el triunfo electoral de la oposición, es indudable que las condiciones económicas y la propia gestión oficial, cual autogol, conspiraron para que ese sector político captara electoralmente la desesperanza, el desamparo, la desilusión, la rabia y el castigo.

A pesar de las pretensiones formales de moderación y tolerancia, a la nueva mayoría se le dificulta deslastrarse de impulsos de venganza, revancha y represalia. La vendetta política hace su aparición en el Parlamento, en la voz de su Presidente: "No quiero ver un cuadro de Chávez o Maduro. Llévense toda esa v... para Miraflores, o se la dan al aseo".

En nombre de la democracia se promueve un ejercicio de histeria política y para ello se recurre descaradamente al miedo. Cual adalides de la libertad, se comprometen a buscar, en un plazo de seis meses, “una solución constitucional, democrática, pacífica y electoral al cambio de gobierno". Se delata la intención totalitaria del gobierno detrás del nuevo Gabinete, Parlamento Comunal, conformación del Tribunal Supremo de Justicia e impugnaciones admitidas por la Sala Electoral.

Se denuncia una amenaza extraordinaria para la democracia y el futuro de la nación, que es necesario combatir. Declarada la emergencia, es inevitable tomar medidas extraordinarias para combatirla. Se desarrolla un discurso inquisitorial que incorpora el origen y las manifestaciones del mal, la ley, la justicia y la legitimación de la violencia del poder punitivo para eliminar el aparente peligro y al enemigo.

En aras de un objetivo superior, salvar la democracia, se desata un estado de histeria “brujeril” y se blande el martillo de las brujas.

 

* El Malleus maleficarum (del latin: Martillo de las Brujas), antiguo tratado sobre persecución de brujas e histeria brujeril.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2294 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Maryclen Stelling


Visite el perfil de Maryclen Stelling para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Maryclen Stelling

Maryclen Stelling

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

US Y ab = '0' /ideologia/a220924.htmlC0http://NON-VEca = .