Nos quedamos sin patria

“No hay manera más baja de amar a la `patria que odiando a la patria de otros hombres (…) Mientras un país no es patria, sus habitantes no constituyen una nación (…) Cuando los intereses venales se sobreponen al ideal de los espíritus cultos, que  constituyen el alma de una nación, el sentimiento nacional se degenera  y se corrompe. La patria es explotada como una industria. Cuando se vive hartando groseros apetitos y nadie piensa que en el canto de un poeta o la reflexión de un filósofo puede estar una partícula de la gloria común, la nación se abisma”.

José Ingenieros – El Hombre Mediocre

El epígrafe de este artículo, del también autor del libro ¿Qué es el socialismo?, José Ingenieros, por cierto, ignorado por los seudorrevolucionarios, son un conjunto de pensamientos demoledores que desnudan la profunda ignorancia de quienes desde la cúpula del partido de gobierno combinando tales acciones con altas funciones en el ala del poder ejecutivo y legislativo lograron lo impensable por Hugo Chávez: Destruir  la patria.

Nos quedamos sin patria cuando desde el lenguaje mercenario de la politiquería, un grupo de ramplones, compitiendo sin ideas entre ellos, “funcionarios” inmersos en la vacuidad del pensamiento económico,  permitieron la degradación de la moneda nacional. Saquearon al país con mafias de maletín y grupos financieros, quienes para colmo se ríen de una fétida moral de un ministerio público vendido sobre los intereses del poder, y un poder judicial cuya “justicia” borró la ética de sus decisiones, vendiendo su alma jurídica al mejor postor.

Nos quedamos sin patria, cuando individuos ataviados de trajes y perfumes de marcas europeas llegaron a  cargos del  Estado no para servir a un pueblo, sino para apropiarse de ellos en beneficios personales. Son los mismos quienes vestidos con sendas guayaberas cubanas de color rojo se reúnen en cenáculos de control político-partidista, donde arriban con escoltas, camionetas blindadas y forrados en billetes y tarjetas de créditos con montos inalcanzables para  pueblo, pero alcanzables para cualquier corrupto o “empresario”, cómplices en importaciones fraudulentas o contratos de “obras” para  el Estado que en algunos casos se pagan por adelantado y solo se coloca la “piedra fundacional”.

Nos quedamos sin patria,  porque tenemos una arrogante élite gubernamental quien ve los problemas de corrupción, degradación moral y ética del Estado, aumento de la buhonería, emigración de jóvenes,  inflación, devaluación, falta de divisas, pérdida del poder de compra de los salarios, mafias paralelas de la economía, escasez de productos esenciales, contrabando, importación de petróleo y gasolina,  quiebra de industrias y comercio, caos eléctrico, deterioro de las carreteras, crisis de educación y salud,  y hasta déficit de boletos aéreos o terrestres, por culpa de otros.

Nos quedamos sin patria, porque tenemos un “liderazgo” político que ha centralizado todo el ejercicio del poder. Ha desmembrado los estados y municipios en vulgares oficinas de empleados, sin empleos productivos,  creando una enorme burocracia parasitaria y apuntalada por otro Estado paralelo a través de unas misiones, que si bien fueron concebidas en sus inicios para la protección y desarrollo social  de los excluidos, se convirtieron en clientelistas espacios de “un voto por el cuánto hay pa` eso”.

Nos quedamos sin patria, cuando mercenarios de la televisión,  desde canales del Estado, amparados con la ignorancia sobre lo que realmente significa la izquierda política y con  dudosa “conducta”,  calumnian y difaman contra aquellos quienes critican el rumbo perdido que ha tomado el país.

Venezuela está en el abismo. Ha llegado la hora de luchar contra quienes traicionando las banderas de la revolución bolivariana pretenden dejarnos sin patria. Debemos rescatarla.

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 10746 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Javier Antonio Vivas Santana

Javier Antonio Vivas Santana

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /ideologia/a199438.htmlC0http://NON-VEca = .