Heinz Dieterich esta vez sí tiene razón

La verdad es que no comparto para nada criterios sostenidos anteriormente por Heinz Dieterich, es pro-chino de la China actual no del pensamiento de Mao, es pro-cubano (Pro-Castros revisionistas), y en Venezuela, últimamente abogaba por un gobierno de centro-izquierda y lo peor, en lo último, para favorecer a los Castros trató de vender la especie que existía una tendencia militarista de derecha, encabezaba por Diosdado y otra de izquierda, que la representaba Maduro, nada tan lejos de la realidad, es más, les digo que Diosdado está más “a la izquierda” que Maduro; y como botón de muestra les señalo, que la oligarquía lo odia más a el que a Maduro. “Qué cosa habéis hecho que la Canalla os aplaude”, dijo un poeta militante Español.

Aunque ya Dieterich se dejó de acusar a Diosdado de ser el “malo” y ahora habla del gobierno de “Maduro-Diosdado”, pero él en gran parte es culpable de ese matrimonio, cuando veamos el punto quinto sobre "qué hacer" en su artículo Sólo un radical cambio del modelo económico y del gabinete, salvará al gobierno venezolano, él impidió que existiese una tendencia militar nacionalista o anti-madurista al denunciar a Diosdado como conspirador.

Con lo anterior quiero decir, que para nada estoy con Dieterich ni soy un acolito de él, pero la verdad es la verdad, y por la verdad mueren los misioneros de alta luz, aunque no soy misionero de alta luz pero por la verdad moriría si me tocara, aunque lo trato de evitar a toda costa. Veamos

Primero: Maduro esta cerca de Implosión

Esto es correcto; aquí Dieterich tiene 20 puntos, sobre 20. Ahora diverjo con él, en el lapso tan largo que le da para su colapso abril/mayo 2014; eso es ya, si acaso nos salva (Lamentablemente digo “nos salva” porque yo también voy en este Titanic, llamado Venezuela), las elecciones municipales del 8 de diciembre, en donde Maduro, ha adoptado la peor de las estrategias cual es convertirlas en unas elecciones nacionales, en vez de utilizarlas para reforzar el poder comunal o local, pero esto es una táctica de izquierda y que limita el poder de la burocracia o boliburguesía nacional y estos son afines de Maduro. Esta es la misma idea de Capriles, líder de la derecha, convertirlas en un plebiscito nacional, esto polariza el país, y en donde solo caben dos, como el beso. Con esto se busca recomponer el pacto de punto fijo pero de manera soterrada, pero el hecho que sea “a las sombras” no significa que no sea eficaz.

Por eso no creo en ninguna "conspiración yanqui," aunque esta es siempre, pero este peligro ha disminuido bastante con Nicolás y los acuerdos que ha hecho con la burguesía, tras bastidores, son elocuentes y apuntan en ese sentido, por otro lado el imperialismo “es comprensivo” con Maduro porque entiende (y comparte) el trabajo que éste hace de acabar con una tendencia radical dentro del chavismo, por un lado, y por el otro “continuar mareando” a las bases radicales chavistas, que de decirles cuales son verdaderas intenciones (una socialdemocracia tardía) lo mandarían para el carajo.

Segundo: Colapso del modelo económico Chavez

Esto es correcto, aunque debo reconocer la forma magistral y detallada con que Dieterich describe a la economía chavista, y dense cuenta, que esta economía para nada es socialista, es un escenario parecido a una mezcolanza entre CAP I (1974-1979), la “Venezuela Saudita” y Lusinchi (1984-1989), la Venezuela del RECADI con sus “chinitos” y todo, los que piden dólares y no viajan, los “roba gallinas” del cadivismo, y a los empresarios de maletín (Peces gordos), ni con el pétalo de una rosa.

Aquí Dieterich tiene 20 puntos, mas una mención honorífica, y los 20 puntos en base a 20, es porque no hay una nota más alta para colocarle.

Sobre el Tercero: La Quijotesca Economía Socialista

Aquí si es verdad que Dieterich, no es feliz del todo, aunque dice una gran verdad como es la de afirmar, con conocimiento de causa que en Venezuela desde 1999, jamás se adoptó una medida socialista ni del siglo XX ni del siglo XXI. Esto es un gran aporte para la historia de la Venezuela entre los años 1999-2013. Pero no acierta Heinz Dieterich al afirmar, primero, de una “quijotesca economía socialista” y al mismo tiempo decir que no ha habido ninguna medida socialista, es algo contradictorio.

Si hubo una “quijotesca economía socialista” ha sido de mera palabras, verbalmente; lo que es contraproducente porque la derecha maniobrera y manipuladora, que sabe al igual (o mejor) que Dieterich que aquí no ha habido socialismo, utiliza los errores de esta galimatías de socialdemocracia tardía para “soltar dos palomas de un solo tirón”, la una, es descalificar al socialismo asociándolo con la galimatías, y la dos, el combate a un contrario o meramente “diferente” o “distinto” al imperio, como Hugo Chavez.

Cuando Chavez, en la sede CVG-ALCASA en la zona industrial de Matanzas, en Ciudad Guayana, nombra a una serie de presidentes trabajadores y aprueba el plan Guayana Socialista y el Control Obrero y dice “me la juego con los trabajadores”, pensábamos que era sincero; hoy en día podemos decir que se debió a dos cosas, por un lado el colapso del sistema rentista puntofijista, leopoldosucristafigarelista que él había sido incapaz de eliminar, cual era la función de la revolución bolivariana (Aunque Maduro se justifica diciendo que Chavez jamás llamó al socialismo, olvidando que los gobiernos que son productos del colapso de sistemas anteriores, cuál fue su caso, son para hacer todo lo contrario al sistema colapsado, esto es “tirárselas de ignorante” de la historia, para justificarse).

Repito, el colapso del sistema rentista del puntofijismo en Guayana, que ni Chávez ni Maduro ni se atrevieron ni se atreverán a erradicar, mas la presión de los trabajadores, en específico de sectores de vanguardia del mismo chavismo (los “anarquistas” y “conspiradores pitiyanquis” que en estos días pararon SIDOR) exigían la radicalización del proceso revolucionario y creíamos en su sinceridad. Hoy, en contra de quien sea, y el que quiera podemos debatir racional y civilizadamente y si quiere pelear, pero que venga uno por uno y no en patota; digo que Chávez buscaba el fracaso del control obrero para justificar la privatización de estas empresas. Empresas mixtas, el modelo PDVSA y el que está aplicando ahora en la minería de Guayana con Rafael Ramírez. Digo esto, porque a los presidentes obreros los dejaron solos, sin apoyo alguno y jamás les mandaron “medio partido por la mitad”, por el contrario utilizaron al grupo oficialista de la FBT de Maduro, para que los sabotearan, solo en SIDOR, el grupo que encabeza José Meléndez (Marea Socialista-Alianza Sindical) afín al rangelismo y a Maduro, le hizo 106 paros al presidente obrero.

No negamos que a lo mejor influyeron y ayudaron en la confección de esos planes “Rasputines Socialistas” como dice Dieterich, pero la idea surge de los mismos trabajadores y el plan Guayana socialista, engavetado por la burocracia de la CVG y Maduro, para nada lo piensa desengavetar, es la única salida para acabar con el rentismo socialdemócrata tardío en las empresas básicas de Guayana.

Aquí en este punto, Dieterich tiene 18 puntos y su baja calificación obedece a que el no conoce muy bien las cosas internas del país al detalle, y no puede conocerlas porque no vive en Venezuela, lo que es justificable.

Cuarto: El Chamanismo Político.

Aquí en este aspecto no puedo estar con Dieterich como espiritista trincadista que soy, ya que el Chamán es un médium, una persona con facultades medianímicas que invoca espíritus médicos y curativos, aunque en algunos casos no son de mucha luz y hay muchos falsos chamanes por ahí, pero era más correcto decir la religiosidad, que las religiones son el opio de los pueblos.

En si son irresponsabilidades en su función como jefe de estado a quien le corresponde “agarrar el toro por los cachos” y no lo hace no porque no quiera o sea cobarde sino porque es un prevaricador y nos quiere conducir hacia una socialdemocracia tardía, tardía por ser inexistente hoy en día, es un régimen desaparecido como el socialismo soviético que no tiene ningún referente mundial. El capitalismo neoliberal al eliminar las limosnas que le daban al obrero, su supuesto estado de bienestar (Socialdemocracia), ya lo que le queda a las revoluciones, es, ir directamente a la comuna, al comunismo; no hay razón para detenerse o “volver atrás”.

Aquí Dieterich tiene 18 puntos, porque si bien utiliza términos incorrectos como “chamanismo” y no ataca a la religión cristiana, el principal opio religioso de occidente, se entiende lo que quiere decir, que se va por las ramas y no va al fondo del asunto, en otras palabras no llama al “pan, pan y al vino, vino”, dicho este muy “cristiano” por cierto.

Quinto y último: Qué hacer

Aunque Dieterich, no dice lo que hay que hacer deja la inquietud o sugiere lo que hay que hacer; y lo que hay que hacer desde el punto de vista revolucionario, es, o cambia Maduro o hay que salir de Maduro. Ahora como salir de Maduro sin que sufra la patria. Aquí la única forma es que el pueblo tome consciencia de dos cosas, una, que entienda que Maduro-Chavez-Maduro, nos estafaron, nos engañaron y dos, que la opción no es el retroceso, la derecha.

Ampliación del Punto Primero

La revolución no caerá, aunque haya implosión (espero equivocarme y que deba decir que estaba errado públicamente y pedir perdón), la implosión se resolverá a lo Ítalo Del Valle Alliegro, con el aditivo de que verbalmente será acusada, ya no de una rebelión Castro-Comunista, sino de derecha e imperialista.

Aquí es donde cobra fuerza una tendencia militar bolivariana que rescate el sentido originario del 4-F-92 y no sea de derecha y digo tendencia militar progresista porque Maduro no caerá porque le ha entregado el poder al mundo militar, consciente de su incompetencia y posible caída.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6458 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Francisco Sierra Corrales


Visite el perfil de Francisco Sierra Corrales para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US N /ideologia/a175302.htmlCUS