Un Grano de Maíz

Maduro

La estrategia oligarca es clara, se trata de enfilar baterías contra Maduro, aislarlo, debilitarlo, dejarlo solo. Apelan al egoísmo, que nadie reaccione (como aquel poema de Bertolt Brecht) hasta que ya sea tarde. Así piensan debilitar al proceso, descabezarlo, abrir brechas en la dirección ¡Se equivocan!.

Los oligarcas todo lo ven a través del egoísmo, del individualismo, no pueden entender otro sentimiento, la solidaridad les es extraña, la hermandad es desconocida, el amor sólo a lo metálico, a lo que brille. Veamos.

Maduro es un revolucionario, y la Revolución no abandona a sus hijos. Maduro es continuidad de la corriente libertaria que desde Bolívar, Zamora, lucha en estas tierras. Pertenece a la tradición de Fabricio, de Argimiro, de Américo Silva, de Jorge Rodríguez, del Bachiller, de Iracara y Cantaura, del 4 de Febrero, de Abril, de Diciembre. Representa legítimamente a estos héroes y a estas gestas. Corren por sus venas los sueños de los que un día se fueron a las montañas a concretar las esperanzas de este pueblo irredento.

El Comandante lo designó para la dificilísima tarea de dar la cara por la Revolución en momentos azarosos. Y así, nosotros, sin mezquindades, sin remilgos de ninguna especie, lo reconocemos, lo apoyamos. Con Maduro seguimos ¡Irreverencia y lealtad!

Los oligarcas, en su mirada estrecha, se confunden con la Revolución, por eso es posible derrotarlos, ignoran los cambios de la historia, se encierran en la cárcel de lo establecido y no ven el sol del futuro, no perciben el movimiento de la vida, la congelan en su sistema nefasto.

La oligarquía analiza desde la miopía, con la cortedad de los fanáticos, todo lo que Maduro y la Revolución dicen lo traducen a maniobra, a trácala, no pueden, no saben hacer otra cosa. La advertencia de que "si siguen los acaparamientos el pueblo saldrá a la calle", la entienden como un ardid electoral, o como la búsqueda de una imagen de radical que por lo demás no necesita. La Revolución es radical y confiere a sus dirigentes este radicalismo, no necesitan crearse imágenes.

Cuando Maduro dice "el pueblo saldrá a la calle", hace una advertencia y además una alerta para la masa. Pero ahora no se repetirá el 27 de febrero, no será un motín que le sirva a la reacción de excusa para una asonada militar con ayuda del exterior ¡No! Ahora el pueblo está organizado, tiene líderes, sabe lo que tiene que hacer. Si siguen por el camino de desestabilizar, la fuerza revolucionaria saldrá a la calle y del capitalismo no quedará piedra sobre piedra, del régimen burgués no quedará nada en pie. Profundizaremos, se cambiará todo lo que haya que cambiar para proteger a la Revolución, se dará una lección de disciplina, de orden, y de firmeza.

Si se meten con Maduro, con Cabello, con Jaua, con Ramírez, con Jorge Rodríguez, con Arias… con cualquiera de nuestros líderes, desatarán la tormenta que no cesará hasta ver enterrada la estructura oligarca.

¡Con Chávez es Con Maduro!

http://ungranodemaiz.blogspot.com/

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2295 veces.

Antonio Aponte

http://ungranodemaiz.blogspot.com/

 @ungranodemaiz

Visite el perfil de Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.