El “autócrata” Chávez

Enumerar acá todas las calumnias, mentiras, difamaciones, descalificaciones, injurias, falsos testimonios, chismes y estupideces que se han dicho del presidente Chávez sería un buen ejercicio para mostrar la miseria humana. La miseria humana “autóctona” y la de afuera. Pero hoy nos toca desmontar la que tiene que ver con la supuesta intención de Chávez de “perpetuarse en el poder”.

Se ha dicho hasta el cansancio que Chávez nunca hizo equipo, que no deja que sus compañeros de trabajo “brillen”, que es un autócrata, que ejerce su liderazgo convirtiendo en cadáveres políticos a sus más cercanos colaboradores, que esa fue la razón por la que acabó enemistándose con sus compañeros de armas del 4F, que dejará a una de sus hijas gobernando o a su hermano Adán después del 2019, que si la dinastía Chávez, que si gobierno militarista… que será igual a la familia Il-sung de Corea del Norte… Hasta han llegado a decir que gobernarán acá los Castro. O que gobernará desde allá porque se “unificarán los dos Estados”. ¿Recuerdan esa estupidez? Recordar es vivir, sí, pero también arrecha.

El 8 de diciembre nuestro Presidente (es de todos los venezolanos y venezolanas aunque muchos renieguen), contra todo pronóstico (médico o cualquiera) nos bajó de un solo taparazo a la realidad. No sólo dijo que había vuelto a informar de una nueva emboscada del cáncer, sino que habló a sus partidarios y tiró una línea precisa, clara, diáfana: si algo me ocurre voten por “mi compañero Nicolás Maduro”.

Voten. Dijo voten. Y aun así la derecha carroñera tergiversó y volteó a su antojo esa afirmación inequívoca y al día siguiente los titulares de los diarios de la derecha hablaban de “sucesión”. Algunos derechistas desvergonzados dijeron que esto no es una “monarquía”. Sí, claro, porque el apellido de Chávez es Borbón y Nicolás es alto como el príncipe aquel que necesita una cama especial. Y somos colonia española y no elegimos a nuestros gobernantes. Suena estúpido decir eso después de escuchar: si algo me ocurre voten por “mi compañero Nicolás Maduro”. Pero lo dijeron, lo repiten y su masa les cree.

Hasta Washington fueron denunciando al autócrata Chávez. Al tirano Chávez. Al dictador Chávez. Y los gringos que son de derecha pero menos brutos (son el imperio y llegar a eso requiere de cierto talento) los dejaron colgando de la brocha.

Lo cierto es que hemos visto a un equipo gobernando, a un Estado funcionando. El autócrata “fumado” que es Chávez está al frente de un Estado fuerte que funciona solo. Sin él. Y dijo que ahí está la Constitución. Que también es clara. Está la Asamblea, está el TSJ. Votar. Yo voto, tu votas, el vota… Nosotros votamos. Repitan conmigo. Votar es igual monarquía, a autocracia, a dictadura, a tiranía. Sí, claro. Y yo soy súbdita. Sigamos.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1711 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /ideologia/a157961.htmlCUS