2013

2013, año de cambios decisivos e importantes, trascendentales para La Republica Bolivariana de Venezuela y para la Revolución Bolivariana. Buen año para todos los camaradas, compañeros y compatriotas, salud para sus familias y paz para nuestro pueblo.

“La Soberanía reside en el pueblo”, reza nuestra Constitución, por lo que ahora le toca al pueblo asumir las decisiones, largamente pospuestas durante estos últimos años en que la Revolución Bolivariana entro en un peligroso estancamiento; nunca entendimos las razones que se adujeron para no dar el paso necesario para hacer que la Revolución fuera irreversible, por lo que ahora y en esta coyuntura, donde todo apunta a esta necesidad so pena de caer en el continuismo pusilánime y sentimental, reformista y amiguero, por donde se cuelan las debilidades de las políticas de gobierno, y por donde se perdería, irremediablemente, La Revolución Bolivariana.

Chávez es Chávez, liderazgo indiscutible e intransferible, aunque el piense lo contrario; su obra magnifica demostrada en grandes avances sociales, nos permitieron llegar hasta aquí; sus grandes errores y debilidades le permitieron a los enemigos, a la ultraderecha y a la oligarquía Venezolana, poner en peligro al pueblo e invadir por los flancos abiertos de la revolución, todos los espacios ganados por el pueblo a pesar de su constante lucha: desde el golpe de estado, en donde el pueblo revolucionario salvo la vida del presidente Bolivariano y a La Revolución Bolivariana, pasando por una conspiración económica que hubiese arrodillado a cualquier otro país ante los intereses capitalistas mundiales, hasta las elecciones presidenciales que lo ratifico de nuevo, luego de innumerables elecciones, en el 2012.

Durante 14 años, el pueblo revolucionario apoyo incansablemente las políticas, las decisiones, en innumerables votaciones para ratificar al presidente Bolivariano, el pueblo puso su sangre, el amor y la solidaridad, la lealtad, demostrada sin ninguna duda al Comandante de La Revolución Bolivariana el presidente Bolivariano, Hugo Chávez, por el pueblo mayoritario de La Republica Bolivariana de Venezuela, no puede ponerse en duda, ni por tirios ni por troyanos y mucho menos por la ultraderecha fascista Imperial mundial.

Las elecciones del 2012 ratificaron al presidente Bolivariano, pero también demostraron la desesperanza y el descontento hacia unas políticas de estado y hacia la falta de toma de decisiones trascendentales que hubiesen servido para radicalizar de una vez por todas, a La Revolución Bolivariana, eso se evidencio en las votaciones incrementadas de la ultraderecha oligárquica, y en las votaciones hacia una política de gobierno que deberían haber sumado más allá del 90% de aprobación hacia un gobierno que ha hecho tanto por tantos.

Y uno de los errores fundamentales es no hablarle claro al pueblo, mismo error en que caen los que son los continuadores de la misma política, mismas debilidades, mismo amiguismo, mismo compadrazgo, misma pusilanimidad, mismos prejuicios, en una revolución que lucha por sobrevivir y que se encuentra en una coyuntura peligrosa atacada por enemigos históricos de este pueblo ahora repotenciados y unidos.

Las debilidades y los prejuicios del gobierno le han costado caro al pueblo revolucionario, la falta de respeto hacia el pueblo y hacia la revolución Bolivariana por los enemigos internos y externos que se dan el lujo hasta de querer intervenir en un problema que es exclusivamente interno del pueblo de La Republica Bolivariana de Venezuela, como es la actual coyuntura; durante 14 años, la posición del Gobierno del presidente Bolivariano y de sus amigos, ha navegado entre el perdón y el olvido, entre el no hacer y dejar pasar las graves afrentas a las que ha sido sometido el pueblo revolucionario, el más humilde y generoso de todos los pueblos que existen sobre la tierra y son muchos, “como nos enseño el presidente Chávez, nos han matado a cientos de campesinos y estamos tranquilos, no caeremos en provocaciones” ha dicho uno de los amigos que han acompañado al presidente bolivariano durante los 14 años y más que ha durado su mandato, mientras la impunidad duerme en los brazos de un crucifijo.

Si, “no hemos caído en provocaciones”, ¡y a que precio!, más ¿Y como se mantiene la paz?,¿a punta de misas?, ¿a punta de hacernos los locos mientras insultan y masacran al pueblo?¿mientras colocan bombas y artefactos explosivos y matan al pueblo?,¿mientras la conspiración abierta y declarada por los medios y afines es un insulto a la inteligencia de un pueblo que reconoce a sus enemigos y saben quienes son y donde están?, nos preguntamos, ¿callando los peligros y las verdades? ¿Permitiendo que países extranjeros y mejores amigos nos invadan con sicarios y paramilitares, armas y artefactos explosivos mientras mantenemos una solidaridad y amistad pero en una sola vía? ¿Mientras se burlan del pueblo y se roban nuestros alimentos? Etc. larga es la lista, a 14 años de revolución, “el que calla, otorga”.

Despunto el alba del 2013, un año critico, donde se evidencio lo que siempre se alerto: una revolución no puede depender de un solo hombre y tampoco se hace a punta de realazos, las conciencias dormidas de buena parte del pueblo humilde al que nadie le explico para que y porque sirve la revolución, por que hay que defenderla, y ahora en ese extraño coqueteo con la oligarquía empresarial venezolana que tiene abierta y manifiesta una conspiración para matar por hambre al pueblo, no se previo el autoabastecimiento del rubro alimentario porque todo lo importamos, mientras por 2 o 3 años los créditos a los campesinos para incrementar las siembras y la cría duermen en los bancos ganando intereses, o fueron “sustraídos” para quien sabe que cosa ¿Dónde están esos dineros, donde los créditos necesarios?; ahora hay que pactar con el enemigo.

Los enemigos del pueblo revolucionario y de la revolución Bolivariana se han destapado, los de siempre y los ocultos. La olla de presión en donde nada entra y nada sale que son el grupo que representa a la revolución estancada y el continuismo reformista, puede explotar en cualquier momento, las amenazas del exterior y las presiones del entorno obligan a una definición que solo el pueblo revolucionario de La Republica Bolivariana de Venezuela puede hacer, ¿se acuerdan? El tiempo termino.

¿Quién recoge los frutos de nuestro trabajo?:, Nosotros mismos, ¿Quién nos da nuestro propio valer?: Nuestro propio fundamento, ¿Quién nos lleva por un camino?: Nuestros propios pasos ¿Quién hace nuestros meritos?: Nuestro esfuerzo. Es la hora del pueblo obrero del progreso, que recogió la alternativa del presidente bolivariano, “la soberanía reside en el pueblo”, ahora más que nunca, tengámoslo bien claro.

Confiamos en el Líder.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 618 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a157189.htmlCUS