Una visión holística

¿Por qué han fracasado los socialismos “reales”?

Las experiencias socialistas desarrolladas por la sociedad humana en el transcurso de la historia moderna han fracasado por diversas causas; mucho ha sido lo dicho y escrito sobre el tema sin llegar, a mi juicio, a la verdadera esencia de ese fracaso, ya que estos análisis se han basado en la búsqueda y explicación de eventos externos al propio ser humano.

La esencia de la existencia humana.

La evolución humana ha transitado por caminos oscuros de intolerancia y egoísmo que han llevado la especie a un callejón sin salida, a punto de la extinción y destrucción del Planeta que lo sustenta, manteniendo todo lo necesario para su existencia y desarrollo… estos últimos milenios han desatado los sentimientos más nefastos de la historia humana basados, sobre todo, en un materialismo desenfrenado, buscando en él, equivocadamente, la felicidad, la creatividad, la paz y la armonía que tanto anhela.

Para lograr una sociedad verdaderamente equilibrada, donde el ser humano pase a ser la esencia misma de su existencia, tenemos que cambiar la óptica de lo que hemos venido haciendo o de lo contrario no lograremos alcanzar resultados diferentes: para comenzar, tenemos que redefinir lo que un ser humano es.

Un humano es un ser espiritual, metido en un cuerpo físico, que vino a este mundo denso y tridimensional en busca de experiencias humanas. Dicho de otra manera, es un ser electromagnético, multidimensional, eterno e infinito, que tiene una parte densa (su cuerpo físico) y que – por definición – mantiene una representación en otras dimensiones de existencia. Este ser es parte de la mismísima Fuente de la Creación y nunca, bajo ningún concepto ni situación, se separa de esta, así que las experiencias vividas por nosotros, en este y otros mundos, enriquecen la Fuente que nos dio origen y nos permite evolucionar hacia estados cada vez más elevados de Conciencia para que un día, llegado el momento, estemos en capacidad de fundirnos nuevamente con ella.

Entonces podemos decir que la razón fundamental y única de la existencia humana es sobrevivir para EVOLUCIONAR.

Tomando este principio como la premisa fundamental de la existencia humana, debemos diseñar una sociedad que favorezca el proceso de evolución y elevación de la conciencia (frecuencia vibratoria), que nos acerque cada vez más a nuestra propia esencia que – dicho sea de paso – es espiritual, no material, y eso no es, precisamente, lo que hemos estado haciendo hasta ahora.

Hasta que no enseñemos la verdad de la existencia humana y todos nuestros esfuerzos vayan encaminados a desmontar la gran mentira que por milenios ha oscurecido la verdad del Ser, la verdad de nuestra existencia y nuestra esencia, seguiremos dando vueltas en círculos creyendo que vamos a algún lugar, aunque nunca llagamos a ninguna parte porque – tarde o temprano – regresamos de nuevo al principio del laberinto, reiniciando un nuevo ciclo.

Este laberinto ha sido un diseño estereotípico y holográfico (creado por la mente humana controlada y manipulada) tal y como se ve en programas de computación y en algunas películas como la matrix. Se nos han venido agregando capas de inconsciencia que esconden, cada vez más, nuestra verdad interior, alejándonos de nuestra propia esencia, ofreciendo un sinfín de opciones que llegan a producir una ilusión tal que llegamos a creer que somos seres físicos, tridimensionales y limitados, viviendo en un mundo físico.

Sin embargo, todo es energía en plena vibración y evolución, que va desde los niveles vibratorios más bajos y densos como la materia hasta los niveles más altos y refinados como la luz.

Así, todo lo que ha rodeado el desarrollo de la sociedad humana ha sido diseñado y creado para mantenernos dando vueltas en el laberinto, sin llegar al lugar que nos permita discernir la verdad… mientras tanto los diferentes esfuerzos realizados por grandes líderes y pensadores mundiales no han dado el resultado esperado porque se han basado en los mismos principios con que fue diseñada y creada la experiencia anterior de dominio y control.

Llegó el momento de cambiar el paradigma para que nos salgamos de la matriz holográfica e hipnótica que nos fue impuesta hace ya bastante tiempo o seguiremos estancados. Debemos crear las condiciones adecuadas para facilitar el despertar de la humanidad a estas grandes verdades, comenzando a desmontar el complejo poder hipnótico individual y colectivo que nos ha anulado por milenios, escondiendo nuestra propia esencia de nosotros mismos.

Un poco de historia.

Hagamos un poco de historia pero no la historia que nos contaron sino la autentica, la que han tratado de ocultarnos o la que han tratado de desmentir.

Para nadie es un secreto (debería serlo) que existe un poder mundial oculto que se esconde detrás de gobiernos, corporaciones, bancos, ejércitos, etc.- Es este el poder que ha manejado la sociedad humana por eones, habiéndose originado hace unos 350 mil años en lo que hoy se conoce como Iraq, durante aquella lejana época el Imperio Sumerio.

Los sumerios dejaron escritos en tablillas las historias de los Dioses creadores, hablándose también del primer cruce de los supuestos Dioses (que no eran otra cosa que extraterrestres) con una especie de primate que estaba en plena evolución en este Planeta. Ellos (los Anunakis o Nibirubianos) vienen a nuestro sistema solar cada 3 600 años, cuando su planeta, Nibiru, pasa cerca de nuestra orbita, entre Marte y Júpiter; en este momento está en nuestro sistema solar, habiéndose podido ver y fotografiar en diversas partes del mundo.

Así los Anunakis encontraron este Paneta en plena evolución y lo colonizaron para extraer el oro necesario para ellos, pues necesitan usarlo como un estabilizador de su dañada atmósfera. Con el fin de crear una raza más inteligente que los primates encontrados aquí, ellos hicieron cruces genéticos entre las dos especies, logrando un ser más inteligente y fuerte físicamente, lo cual les permitió dominar y controlar para sus fines este “eslabón perdido” de la cadena evolutiva que la ciencia no acaba de encontrar.

Crearon su primera colonia y mina gigante de oro en el actual Iraq, donde comenzó todo el drama de la existencia humana hasta la fecha, basando sus métodos de dominio y control en el miedo, la intolerancia y el egoísmo, aunque vale decir que también vinieron los buenos (pleyadianos, liranos, sirianos), quienes nos sembraron, genéticamente, con las semillas de la conciencia Crística de amor, compasión y armonía.

Aunque esto parece un cuento de Walt Disney no lo es: es la verdad o parte de ella… sólo que los implantes y parásitos magnéticos colocados en nuestro ADN, con lo cual nos han controlado, nos impiden creerlo, pues para eso fuimos también codificados (programados). Las evidencias están a la mano: sólo hay que investigarlo.

Una de las más grandes mentiras implantadas a la humanidad es que estamos solos en el Universo lo cual, al analizarlo fríamente es imposible, pues tiene que haber más más vida en una galaxia que tiene unos 300 mil millones de estrellas, ¿no les parece?

Este poder oculto o secreto se ha mantenido por milenios, llegando hasta nuestros días bajo la forma tres poderes fundamentales: el Vaticano, la CIA y el Club Bilderberg. Estas organizaciones tratan de mantener los medios de control y manipulación sobre la mente humana, basados en el miedo, creando ilusiones que complacen los sentidos tales como la tecnología, la televisión, el cine, etc., alejándonos, así, de la verdadera esencia y camino de la especie humana que es el camino del reconocimiento de nuestra propia esencia y poder interior que nos mantiene unidos a la Fuente de la Creación.

Los que se oponen a ellos o tratan de mostrar la verdad terminan asesinados, desaparecidos o encarcelados.

De este hecho han surgido las políticas imperiales basadas en guerras de todo tipo que hacen que la mayor parte de la humanidad viva con miedo perenne a todo cuanto hay: miedo a enfermar y a morir, miedo a la escasez, miedo a relacionarse con otros humanos y con seres de otros mundos, miedo a los elementos de la naturaleza, en fin, miedo a todo y cuando usted tiene miedo es controlable. Su sistema de información y los grandes medios de comunicación trabajan día y noche, gastando fortunas para mantener este sistema de terror en pie.

Así, cuando decimos que el imperialismo es el causante de todos los males del mundo actual, no tenemos plena conciencia de lo que estamos hablando ni sabemos, a ciencia cierta, a qué nos estamos refiriendo, porque la verdad es este poder oculto que ha creado un sistema de dominio y control por eones.

Si cambia la esencia cambia el fenómeno.

Las experiencias socialistas han fracasado, hasta la fecha, porque han querido hacer cambios profundos en la sociedad haciendo lo mismo que los modelos económico-sociales que las antecedieron, y así no han logrado, ni lograrán dar un vuelco a este poder oculto que mantiene aún su control mundial.

Estamos en un momento evolutivo cósmico/planetario factible para la creación de las estructuras, programas y espacios adecuadas que nos permitan salir de dicho sueño milenario, reclamando el poder interior de cada ser y convirtiéndonos en seres galácticos completos, teniendo una visión totalmente nueva y real del mundo que nos rodea y de nuestra propia existencia.

Pongamos algunos ejemplos en los que hemos querido crear algo nuevo haciendo lo mismo:

Cómo vamos a crear un verdadero y amplio sistema de salud, si lo que hacemos es crear más centros médicos asistenciales, más laboratorios farmacéuticos y más hospitales, en vez de crear estructuras que enseñen al humano a responsabilizarse de su salud usando las energías de autosanación que todos traemos codificadas en nuestro ADN, siendo estas las únicas que nos pueden mantener sanos y vigorosos durante toda nuestra existencia… si, además, seguimos enseñando en las escuelas de medicina que un ser humano es algo físico y no un exquisito ser electromagnético, multidimensional, siendo, precisamente en este ámbito donde las enfermedades se producen manifestándose en el cuerpo físico.

Cómo vamos a crear un nuevo sistema educativo si seguimos usando una educación dogmática, creada por las religiones y que se basa en la aniquilación de las capacidades y dones innatos en las niñas y los niños (mente intuitiva), programándolos para usar solamente su cerebro lógico, que los aleja del verdadero poder intuitivo y creativo que traemos por diseño propio, convirtiéndonos en seres lógicos, analíticos, disociados de la conexión con la mente cósmica infinita, con el ser divino, atemporal e infinito que traemos dentro.

Cómo vamos a hablar de felicidad si no enseñamos a usar los poderes interiores de creación divina y manifestación física que traemos en nuestro diseño original, con los cuales podemos crear conscientemente la experiencia de vida que deseamos experimentar, y lo que hacemos es seguir buscando la felicidad a costa de comodidades materiales que a la larga se convierten en un boomerang, pues nunca estaremos satisfechos con lo obtenido, queriendo siempre más y más. La felicidad es un estado de la conciencia que nada tiene que ver con el mundo que nos rodea; es el reconocimiento del Ser, es vivir desde el corazón, desmontando la ilusión del ego humano que fue moldeado y programado por milenios, logrando que creyéramos que somos humanos, que en ocasiones tenemos experiencias espirituales y no espíritus que en ocasiones tenemos experiencia humanas.

Cómo vamos a hablar de un nuevo sistema alimentario si lo que hacemos es seguir estimulando el consumismo y el uso de tecnologías que destruyen la esencia cuántica de los frutos de la tierra, de los alimentos, en vez de enseñar y orientar la alimentación sana ancestral, basada sólo en el consumo de lo necesario para vivir y que sea menos tóxico, más equilibrado, más sano para nuestra salud y bienestar, tanto como menos dañino para el medio ambiente, para el Planeta.

Entonces, hacemos cambios profundos en los conceptos y percepciones de la realidad que nos rodea o iremos a parar, tarde o temprano, al mismo lugar de donde salimos: donde dábamos vueltas en círculos, prácticamente sin progresar, como ha sido hasta hoy.

Creo que llegó el momento de desmontar la falsedad de la ¨vida moderna¨ y la manera en que se han venido haciendo las cosas en este mundo, empezando por re-definir los conceptos y objetivos esenciales más profundos de la existencia humana, visualizando hacia dónde nos encaminamos como especie pensante, consciente, de este Planeta, porque si seguimos haciendo lo mismo obtendremos más de lo mismo.



[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1077 veces.