O avanzamos o retrocedemos, mantenernos es perdernos

Una nueva fase del desarrollo del proceso bolivariano

Indiscutiblemente, la reelección de Chávez y su propuesta de un plan de gobierno enriquecido por la participación de sectores del pueblo, marcan el inicio de una nueva fase del desarrollo del Proceso Bolivariano, más aún, con la delicada situación de salud del Presidente. Esta nueva fase se ve y estará reforzada por las nuevas autoridades administrativas regionales. Chávez obtienes victorias aún sin estar presente, y es que como él mismo ha referido con otras palabras, no se trata de un hombre, sino de un pueblo combativo, que lleva la libertad y la rebeldía en sus genes. En febrero de 1989, el pueblo no conocía a Chávez, y salió a las calles, aún sin líderes; en noviembre de 1992, Chávez estaba preso, y sectores de la FFAA salieron a la calle y los aires; el 12 y 13 de abril Chávez estaba derrocado, y el pueblo que ya conocía bien a su líder, esta vez junto a sectores de la FFAA, en la llamada Unión Cívico – Militar, salieron y lo reinstalaron donde lo habían puesto; este 2012, sabiendo su convalecencia lo reeligieron con un 54 %, es muy bueno porque sirvió para consolidar el proceso electoralmente, pero no tan bueno, porque también refleja peligros. El Pueblo aprende, y ante la nueva ausencia por su situación de salud, sale nuevamente, y le infringe una clara derrota a las fuerzas del capital, ante la abstención de amplios sectores de los llamados “ni-ni”. Inclusive, en Miranda y Lara, obtuvimos la mayoría de ambas Asambleas Legislativas, no les será fácil conspirar desde allí.

Esta victoria nos dice más que las presidenciales, de la verdadera correlación de fuerzas vivas, de fuerzas para la lucha de clases material –recordemos que las clases sociales, principalmente, dirimen sus más profundos conflictos en lucha franca y directa-. En las elecciones presidenciales juega un mayor papel la manipulación mediática nacional e imperial. En estas regionales, sin los ni-ni, perdieron Zulia –el estado de mayor población- y Táchira, ambos otrora feudos adeco-copeyanos, con lo cual, Ad y Copei pasan prácticamente al basurero de nuestra historia. Lo antes señalado, en modo alguno quiere decir, que todo sea color de rosas en el campo revolucionario, por el contrario, lo sucedido en algunos estados como Bolívar y Portuguesa, demuestra la existencia de contradicciones internas, y eso sin tomar en cuenta, que el cambio de candidatos en algunos estados, como Trujillo, Anzoátegui, y la claridad política de sectores revolucionarios, evitó una mayor manifestación de descontento interno. Y es que no es verdad, que la unidad deba ser mantenida en forma absoluta y abstracta, sin debate interno. Sectores revolucionarios demostraron que se puede tener suficiente madurez política para ser crítico constructivo a lo interno, y mantener al mismo tiempo claridad política para evitar el empoderamiento del enemigo externo, y enfrentarlo en forma unida, con contenido de clase y visión estratégica.

Del lado revolucionario, en no pocos sectores existen manifestaciones de corrupción, de burocratismo, de oportunismo y clientelismo, o es que el Comandante y Líder estaba delirando cuando pedía la implementación de las 3R, y luego las 3R2, y ahora crea el Ministerio para el Seguimiento de la Gestión de Gobierno, o cuando como desde la Presidencia del PSUV, señaló en las “LÍNEAS ESTRATÉGICAS DE ACCIÓN POLÍTICA” que: “En el ámbito interno, es necesario reconocer que las aspiraciones de la militancia por lograr la democracia interna, en cierto modo, han sido frustradas por algunos militantes con cargos de dirección o de gobierno, los cuales manejan recursos y gestionan cuotas de poder, para imponer a sus lealtades personales por encima de los auténticos liderazgos populares, leales a los principios revolucionarios”. Por no ser el objeto de esta reflexión lo dejo hasta allí.

En esta nueva fase que se inicia, es importante seguir con el consejo del Comandante “irreverentes en la discusión y leales en la acción”. En su Programa de Gobierno están establecidas las líneas estratégicas de acción que es necesario seguir en cualquier escenario: 1. La Radicalización de la Democracia Participativa y Protagónica, 2. La consolidación y desarrollo de Poder Popular, y 3. El Cambio del modelo productivo rentista. Esas son sus líneas de acción estratégica, necesarias para apuntar a la creación de un Estado Comunal. Las comparto y llamo a batirnos por ellas y desarrollarlas en lo teórico y práctico. Jamás, ni en el pasado, ni en el presente, ni en el futuro, la burocracia y el oportunismo, crearan revolución.

En cuanto a la Radicalización de la Democracia Participativa y Protagónica: sólo por asomar algunas ideas, debe desaparecer la total designación a dedo de candidatos, salvo circunstancia extremas no sujetas a calificación por conciliábulos -comenzando por los próximos candidatos a alcaldes-. Igualmente, apenas realizadas las elecciones a alcaldes, debería realizarse la legitimación de todas las autoridades del PSUV, en elecciones sin interferencia de jerarcas institucionales o políticos, y quien lo haga debe ser expulsado del partido, con una comisión electoral no integrada por dirigentes nacionales o sus afiliados, si no por notables como Luís Britto García, Eleazar Brito Rangel, Earle Herrera, Vladimir Acosta, o similares, con auditoria de cada mesa –la mujer del César no solo debe ser honesta si no aparentarlo-, los revolucionarios no deben temer la transparencia, sino dar ejemplo, y los resultados deben ser anunciados sin reuniones previas.

En cuanto a la consolidación y desarrollo de Poder Popular: debe no haber interferencia institucional en su conformación, sólo facilitación, y debe ser la columna vertebral del seguimiento y control de la gestión. Me parece necesaria la creación de “Consejos de Control Ciudadanos”, así como la creación de procesos judiciales expeditos y eficientes, para investigar irregularidades administrativas, en plazos aceptables y sin gavetas voraces, tanto para la administración pública, como a lo interno de los Consejos Comunales.

En cuanto al Cambio del modelo productivo rentista, debemos avanzar en la creación y consolidación de una conciencia de producción y ahorro –eficacia y eficiencia son ante todo un problema de compromiso político-, sabiendo que apenas estamos al inicio de la transición y que somos una economía muy subdesarrollada, que necesita de alianzas con sectores medios, bajo la hegemonía y control popular, que la socialización debe avanzar de acuerdo a las capacidades populares y estatales para asumirlas con eficiencia y eficacia, siempre bajo la contraloría de los Consejos de Control, obreros y ciudadanos –mixtos-, y del partido o partidos del proceso, diputados, y otras instituciones, pero ante todo, del Poder Popular, que puede estar siempre en todas partes, -algo difícil para funcionarios que trabajan de lunes a viernes de tal hora a tal hora-.



El Socialismo nunca será un regalo, sólo será posible con una larga y ardua lucha de clases

“Con Chávez, hasta la victoria Siempre”

Esta nota ha sido leída aproximadamente 818 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a156648.htmlCUS