Materialismo Histórico y Espíritu Americano

Uno de los ataques mas dañinos hechos al socialismo en todas sus manifestaciones es esa matriz de opinion que han logrado construir sus mas conspicuos enemigos sobre el carácter MATERIAL de su concepción.Esta ultima nacida de un exhaustivo análisis científico que muestra de manera irrefutable como es que el devenir histórico gira alrededor de la produccion de bienes y servicios y de las relaciones sociales de produccion que se establecen durante el proceso.

Karl Marx y Friedrich Engels se enfocaron en estos dos conceptos y como van evolucionando en cada etapa de la historia en función del desarrollo de las fuerzas productivas,es decir del desarrollo de los medios de produccion como fabricas manufactureras,empresas de servicios,recursos naturales,adelantos científicos tecnologicos,etc.Es por eso que las relaciones sociales de produccion en una sociedad esclavista- por ejemplo-,son producto del escaso desarrollo de sus fuerzas productivas.Esta dicotomía deviene en una superestructura-filosofía,escala de valores,estilo de vida etc- que terminan completando la estructura social.A medida que avanza el desarrollo de las fuerzas productivas las relaciones sociales de produccion cambian y se modifican ajustándose a las nuevas realidades.Surgiendo una nueva sociedad fruto de todo el proceso.Es así como la humanidad ha pasado de sociedades esclavistas a sociedades feudales.Y luego de sociedades feudales a sociedades capitalistas.Por ultimo y en función del mismo proceso esperamos que algun dia pasen de sociedades capitalistas a sociedades socialistas.

Lo que esta sucediendo en nuestro pais es resultado del mismo proceso.Al desarrollo de estas fuerzas productivas se ha correspondido un cambio en la relaciones sociales de producción.Quizás uno de los elementos mas importantes de este proceso en la actualidad ha sido la DEMOCRATIZACION del conocimiento y de la información a través de las redes sociales.Internet se ha convertido en un catalizador de esta transformación.La aceleración que le ha imprimido al proceso de cambios a través de la divulgacion de el conocimiento científico tecnológico desarrollado durante todo el siglo XX-y lo que va del XXI- han potencializado estos cambios.Todo ese poderoso caudal de informacion que estaba represado en bibliotecas a las que solo tenian acceso una pequeña elite intelectual,llega ahora a cualquier rincon del planeta en cuestion de segundos.Mentes jovenes y frescas,avidas de conocimiento lo absorven como esponjas para luego volcarlo en forma de innovaciones y mejoras tecnologicas a un proceso productivo del que depende nuestra existencia sobre el planeta.La concepion materialista de nuestra historia es un hecho incontrovertible.

Sin embargo ese CARACTER MATERIAL de los procesos historicos siempre ha estado falto de una de las variables mas importantes y condiconantes,dificiles de medir por su intangibilidad : El espiritu humano.Tragicamente echado a un lado por la ortodoxia marxista de un solo plumazo asi como tambien por la ortodoxia capitalista que habilmente lo ha usado para disfrazar la explotacion a la que ha sometido a la humanidad entera.Ese caracter subjetivo solo puede ser expuesto cuando se somete al analisis su contrapartida al estudio puramente teorico y se desmenuza en la PRAXIS politica economica y SOCIAL.

La concepcion materialista de la historia se enfrenta en el siglo XXI a una sincronizacion con la espiritulidad humana.Me refiero a esa que esta dentro y no afuera .La que siempre ha luchado contra los vicios y la traicion historica de una BUROCRACIA SACERDOTAL.Es tiempo de superar de una buena vez y por todas el trauma post oscurantista medioeval que dejo a los mas grandes pensadores sociales de los siglos XVII,XVIII,XIX y XX ,convencidos de su DAÑINA INFLUENCIA sobre la sociedad humana.Una actitud muy logica y que se explica por si sola por la eficacia con la que desaperecio todo el pensamiento critico y cientifico durante mas de mil años de historia.No por casualidad Karl Marx la considero -a la epiritualidad-como el opio de los pueblos.

Sin embargo hoy seria imposible ignorar el espiritu humano cuando aparece estrechamente ligado a procesos revolucionarios suramericabos que estan mostrando al mundo su verdera y unica dimension.Tambien seria impsoible explicar la intagibilidad de algunos fenomenos masivos que cobran fuerza en el seno mismo de las sociedades capitalistas occidentales mas avanzdas economica y militarmente.Como el de los INGDIGNADOS y el movimiento OCCUPY.Pero mas aun revelador es la insuficiencia que han mostrado la ciencia y la tecnologia en llenar el vacio que experimenta la socieda humana comtemporanea.Ya no es posible ignorar en la historia ese ESPIRITU HUMANO que ha estado empujandola incorporea e imperceptiblemnte durante desde sus inicios.

La ortodoxia capitalista occidental y La otrora ortodoxia socialista oriental subestiman hoy y subestimaron ayer respectivamente, su existencia real.Lo unico que exlica la creciente sensibiliddd que experimente los pueblos hacia el dolor ajeno en los albores del siglo XXI como las crecientes manifestaciones de solidaridad que se generan cada vez mas seguido en organismos como las NACIONES UNIDAS .Ellas hablan por si solas.

A la concepcion materialitsa de la historia no puede faltarle el espiritu humano como variable explicativa de primer orden entre las causas que impulsan el progreso humano hacia nuevas formas de sociedad.

El socialismo americano reconoce lo reconoce-en su PRAXIS SOCIAL- como parte fundamental de las relaciones sociales de produccion asi como tanbien del desarrollo de las fuierzas productivas.Y lo eleva como principio religioso no reñido con la LIBERTAD hasta lo mas alto de la estructura de una NUEVA SOCIEDAD en la que germina lenta pero firmemente una NUEVA FILOSOFIA de vida, genuinamente americana.

Llego a hora del DESTETE..De romper material y espiritualmemte con el viejo mundo.Mas vale tarde que nunca.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1105 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a156224.htmlCUS