De Bolívar a Chávez

Al comparar la obra cumplida por El Libertador Simón Bolívar con la que está llevando a cabo el Comandante Presidente Hugo Chávez, nos encontramos con interesantes paralelos que, por otra parte, todos conocemos pero no lo admitimos públicamente. Bolívar no solamente liberó a 5 naciones y fundó cuatro sino que, secundado por el Mariscal Sucre, el soporte amoroso y militar de la hermosa Manuela y el apoyo de un ejército de soldados que representaba el pueblo de la Patria Grande, derrotó a uno de los imperios más poderosos de comienzos del siglo XIX, el imperio español.

A partir de 1824, año de la Batalla de Ayacucho que selló la independencia de Suramerica, aquel imperio, en cuyo territorio nunca se ponía el sol, comenzó a degenerar hasta ser finalmente batido política y militarmente en Cuba, Puerto Rico y Las Filipinas por el imperio emergente, los Estados Unidos. Bolivar murió en 1830 en Santa Marta, Colombia, perseguido por sus enemigos, particularmente al felón Santander, a la burguesía neocolonial colombiana y su aliado el gobierno de los Estados Unidos, al traidor Páez y sus aliados de la burguesía neocolonial mantuana caraqueña y de la valenciana. Bolivar, uno de los hombres más grandes que haya parido la Humanidad murió rodeado de odio, sólo y abandonado, sin amor, prácticamente preso y aislado en una hacienda de la costa colombiana, sin un pueblo que lo respaldara, sin una tierra amiga que recibiera con orgullo y honor sus despojos mortales.

Lamentablemente, a pesar del ciclópeo esfuerzo de Bolívar, Venezuela no logró de verdad independizarse del dominio de los nuevos imperios mundiales. Con el fervoroso apoyo de la burguesía venezolana, nuestro país fue de nuevo neocolonizado por los imperios europeos en el siglo XIX, humillado militarmente a inicios del siglo XX por el bloqueo naval combinado de las potencias europeas para apoderarse de nuestro petróleo, so pretexto de cobrarse una vieja deuda bancaria. El General Cipriano Castro, entonces Presidente de Venezuela se enfrento y derrotó a tanto a dichas potencias extranjeras como a la burguesía neocolonial venezolana capitaneada (¡cuando no?) por un banquero igualmente felón, el General Manuel Antonio Matos. Los medios de prensa internacional publicaban caricaturas de Cipriano Castro mostrándolo como un mono, como un mico, no como un ser humano (¿no recuerda estola imagen del Mico Mandante inventada por la oposición venezolana, a la comparación que hacen hoy día la burguesía y los medios de prensa nacionales e internacionales de la imagen del Presidente Chavez con un mono, con un mico?). Es el precio que tienen que pagar los nacionalistas por defender el honor de la Patria venezolana.

El Presidente Comandante Chavez, como todos sabemos, sobre todo sus enemigos de la contrarevolución, se propuso liberar esta patria venezolana humillada, escarnecida y vendida por la burguesía y los partidos políticos de la IV Republica, convertida en una vulgar república bananera, en una colonia del régimen capitalista que gobierna los Estados Unidos. Al mismo tiempo propicio la creación de la ALBA, de UNASUR y del Banco del Sur que son pilares de la unidad y la liberación de América Latina.Para combatir esas gesta liberadora, e l imperio, apoyándose en la burguesía venezolana, construyó un muro de odio en torno al Presidente Chavez; con el apoyo del felón Aznar, de la oligarquía colombiana, el gobierno imperial estadounidense preparó y ejecutó, con el apoyo de la burguesía venezolana, el fallido golpe de Estado del 11 de Abril y el genocida sabotaje petrolero de Diciembre de 2002 que casi destruye el Estado Nacional Venezolano.

El Presidente Chavez condujo inteligente y valerosamente esa dura batalla que libró el pueblo patriota venezolano, derrotando finalmente al Imperio y sus lacayos locales. Pero no iba a ser la única: otras batallas fueron libradas y ganadas posteriormente contra el imperio y la burguesía venezolana, culminando en 2012 con nuestra independencia del régimen neocolonial impuesto por la IV República. Pero el liderazgo ejercido en todo momento por el Presidente Comandante, tuvo como contrapartida un stress severo somatizado, posiblemente, como un cáncer. Pero ello tampoco detuvo el elán patriótico del Presidente Chávez; al día siguiente de cumplir la última sesión de quimioterapia, se lanzó a una larga y agotadora campaña electoral. El candidato opositor, si bien era un simple de espíritu, era el monigote de la más organizada y mejor financiada campaña contrarevolucionaria organizada por el Imperio contra un país latinoamericano, contra Venezuela su nuestro Presidente Chavez.

Al igual que el Padre Libertador, el stress producido por la miserable campaña de odio contra el Presidente Chavez hizo mella en su fuerte humanidad. Pero a diferencia de Bolivar, Chávez si tiene una patria, no está solo, ha sido operado con éxito y con mucho amor en Cuba, tiene el respaldo, el amor y la admiración de millones de personas tanto en Venezuela como en América Latina y el resto del mundo que lo consideran como el líder mundial de la Revolución Social. Así como el Imperio Español comenzó a languidecer después de la batalla de Ayacucho, la declinación del Imperio de los Estados Unidos comenzó a declinar después de la derrota del 2002, cuando perdió la Joya de su Corona, Venezuela, así como la cuantiosa renta imperial que extraía de esta ex –colonia.

El Comandante Presidente Chávez tiene todavía mucho que hacer en este mundo. La batalla por construir el Estado Comunal Popular en Venezuela, apenas comienza; la derrota de la contrarevolución será sellada en las próximas elecciones del 16 D; la fase estratégica que consolide la Revolución, comenzará en Enero 2013; a partir de ese año la decadencia del capitalismo se convertirá en estructural mientras Suramérica y el ALBA se consolidarán como polo de poder mundial; el mapa político de algunos países suramericanos aliados del Imperio, cambiará. Necesitamos al Presidente Comandante Hugo Chávez como el ideólogo de este proceso revolucionario y a Nicolas Maduro como su fiel y gallardo compañero de lucha, comandando este liderazgo colectivo de la Revolución que Chávez, sabiamente, supo construir. Viviremos, triunfaremos y prevaleceremos sobre el Imperio y sus lacayos.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2209 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a156043.htmlCUS