Chávez-Maduro

Chávez nunca nos ha defraudado. ¿Por que ha de hacerlo ahora?

Nosotros tampoco podemos defraudarlo. Sería escamotearnos a nosotros mismos.

Estos aciagos momentos que transita nuestro máximo líder requieren de nuestro compromiso, no solo con él. Requieren el compromiso con la patria y la revolución bolivariana. Chávez sin duda alguna, somos todos.

El transitar durante estos años de revolución bolivariana bajo la conducción de Chávez, ha dejado un saldo francamente positivo. Continuamos en el poder; se ha logrado avanzar en forma sustantiva en la justicia social, la inclusión y la equidad de nuestro pueblo, disminuyendo la nefasta brecha que nos impusieron, con la cual nos dominaron y explotaron durante centenares de años; rescatamos buena parte de nuestro gentilicio, dignidad patria y valores culturales e históricos, que habían sido desdibujado casi por completo, como base indispensable para la dominación; el rescate y justo valor de nuestra materia prima y combustible para la revolución Bolivariana y el mundo: el PETROLEO; la integración latinoamericana y la solidaridad de nuestros pueblos, han dado cabida no solo al establecimiento de gobiernos progresistas en toda la región, los cuales han trascendido a las formulaciones impuestas por los factores dominantes y hemos parido, impensables mecanismos de hermandad latinoamericanista naturales y originarios, como lo son el ALBA, UNASUR y la incorporación como miembro pleno de MERCOSUR de nuestra Venezuela, que no surgían por estar impedidos desde siempre, por nuestros opresores; logramos sortear las distancias impuestas por el imperio militar del norte entre las naciones latinoamericano-caribeñas y vulneramos el bloqueo criminal contra nuestra hermana Cuba, nos sacudimos del Banco Mundial y sus formulaciones, demostrando para nosotros mismos y el mundo, que somos capaces de asumir nuestras realidades y destinos como naciones. Todo esto pese a la guerra, terrorismo militar, mediático y financiero que desde los centros de poder económico y político de la burguesía transnacional se ha desatado para detener a Chávez y la Revolución Bolivariana.

Toca enfrentar tiempos muy duros. La salud del comandante presidente Chávez es prioridad para las mayorías de la humanidad que hemos sido visibilizados e independizados por esta revolución. Sin dudas la unidad no se decreta. La conciencia y la disciplina revolucionaria, deben imponerse ante cualquier asomo de desviación o mezquindad que ponga en peligro lo logrado en revolución. Nicolás Maduro mas que el “sucesor” de Chávez, como lo llaman los de en frente, es mas que eso. Es el amalgamador de esperanzas, escogido por quién con mucha sabiduría nos ha llevado tan lejos, en este corto transitar político transformador. Chávez ha demostrado su tino. No queda de otra, ordene comandante. TODOS UNIDOS CON MADURO Y CON CHAVEZ. Bacilar es perder la patria. Los médicos, médicas y trabajadores de la salud, apoyamos a Hugo Chávez y a Nicolás Maduro. Apoyemos la patria socialista. Necesario es Vencer.


[email protected]
[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1163 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a155727.htmlCUS