Acerca de la planificación centralizada y el objetivo estratégico 2013

Más allá de lo expresado en el Segundo Gran Objetivo Histórico se encuentra lo expresado dentro del Objetivo Estratégico Nº 2.1.1.3: ?Fortalecer la Planificación Centralizada y el sistema presupuestario para el desarrollo y direccionamiento de las cadenas estratégicas de la nación?. Como bien lo señala el líder de la revolución bolivariana podemos traducir que lo que debe sembrarse dentro de nuestras instituciones públicas como línea anticapitalista y enmarcada en la transición hacia el socialismo,se relaciona ?con la necesaria promoción de una nueva hegemonía ética, moral y espiritual que nos permita superar los vicios, que aún no terminan de morir, del viejo modelo de sociedad capitalista?.

Esta acción disciplinada y guiada por una política laboral con alto valor socialista, es el reflejo de asumir y accionar desde la lógica de las 3 R ahora llamada ?EFICIENCIA?, lo cual debería ir desde los distintos niveles de dirección hasta nuestros trabajadores y trabajadoras de base.

Avanzar en la implementación de una política laboral de naturaleza anticapitalista supone un proceso permanente de revisión, reimpulso y máxima eficiencia, para hacer que el presupuesto alcance a todos y a todas, sin establecer privilegios y sin sucumbir en forma acrítica a situaciones diferenciadas heredadas del pasado que constituyen la reproducción de los viejos valores y vicios corporativos, signados por el ?grupismo?, el individualismo y el egoísmo.

Cómo trascender de la cultura capitalista a la cultura socialista???: No es una pregunta fácil de responder, cuando inconscientemente nos arropan los antivalores del individualismo, del ser competitivo, del egoísmo y de la puesta en práctica de estructuras del poder plegadas de altas dosis de verticalismo, de una mal llamada ?autonomía?. Desprendernos de esos anti valores no es tarea fácil, no nacimos en la Quinta República nacimos en la Cuarta, dominante, viciada, corrompida, con patrones neoliberales que hasta hoy arropa a muchos y se ven como "el deber ser".

La lucha contra el burocratismo desde el área que nos ocupa, implica la politización traducida en Cultura, supone politizar la gestión de todos y cada uno de quienes apostamos por viabilizar los valores del socialismo, desde una conciencia socialista y para sembrar definitivamente las verdaderas bases socialistas, no basta con lo que se expresa a nivel mediático sino con acciones concretas que pasen por respetar y comprender que el presupuesto público se debe racionalizar bajo lineas claras y precisas de quien lo suministra, de allí aplaudiré y profesare las ventajas que conlleva el atender lo que verdaderamente lleva implícito la Planificación Centralizada a la cual todos y cada una de las estructuras ministeriales deben responder.

Reconocer la rectoría de los entes ministeriales que arropan la mayoría de instituciones de la administración descentralizada (fundaciones, asociaciones, instituciones) desde cualquier ámbito que nos ocupe es la esencia y es nuestro compromiso a fin de fortalecer lo establecido de quien hasta hoy lideriza la revolución bolivariana.

No es desde el protagonismo e individualismo que podemos avanzar para arrojar indicadores de gestión en lo político, el gran indicador lamentablemente no se puede medir, es el indicador de la conciencia; es necesario, es imperioso avanzar y poner las ganas hacia lo normativo, hacia la verdadera esencia revolucionaria de las instituciones que se agrupan tanto en la administración centralizada como en las instituciones, fundaciones y sistemas que conforman la administración descentralizada.

*Lic. En Trabajo Social

 [email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1801 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a155436.htmlCUS