¡Queréis eliminar los estados y las alcaldías, maldicientes!

El título y contenido de este artículo tienen como propósito expresar una opinión, en el contexto de la actual campaña electoral, sobre la alharaca de la oposición respecto al tema de los estados y municipios y también sobre la respuesta que damos desde las filas revolucionarias. Lo de la oposición se justifica y comprende porque cualquier “coco” es bueno para asustar a SU gente, no al pueblo revolucionario; pero que la respuesta desde las filas revolucionarias se QUEDE sólo en el “anticoco”, en decir: ¡No queremos eliminar a las gobernaciones y alcaldías!” sin más nada, sin abundar en explicaciones políticas, sin contextualizar, tiende a confundir al pueblo, ya que le venimos diciendo: ¡hay que destruir al viejo Estado y construir el Estado Comunal!. También le hemos venido explicando que la forma como está organizado el gobierno, componente del Estado, poco ayuda a construir el socialismo porque es burócrata, lento, ineficiente, etc.; le hemos dicho que esas estructuras político administrativas que dividen al país en estados y municipios son aún reflejo de una concepción colonial del territorio o fueron creadas, en el caso de muchos municipios, para premiar a caudillos. “Entonces ¿Queremos o no destruir este viejo Estado?”, me preguntaba un trabajador en una reunión donde discutíamos la propuesta de programa de gobierno del camarada Presidente y el de Wilmar Castro Soteldo.

La respuesta no debe dejar duda alguna: ¡No es que queramos destruir al Estado burgués y sus formas de organización territorial, como si fuera algo que dependa del solo deseo humano, ello es una necesidad histórica, una consecuencia del desarrollo de la crisis de la lógica del capital y del capitalismo! Es una obligación de los revolucionarios apurar el parto, pero sin provocar el aborto, de una nueva forma de organización social que se centre en la vida más allá del ser humano; es deber de la especie humana contribuir con su propia preservación y con la salvación del planeta (5to objetivo histórico), pero eso no es posible con el Estado actual capitalista, sino con un Estado independiente (1er objetivo histórico), productivo, sustentable (3er objetivo histórico), que tenga firme e inequívoca convicción de que el socialismo (2do objetivo histórico) es la única alternativa a esta crisis societaria mundial para lo cual se amerita de nuevas fuerzas mundiales que la erradiquen (4to objetivo histórico).

¡Ah!, que en la síntesis sociohistórica actual aún no están dadas las profundas condiciones subjetivas (fuerte organización social revolucionaria, nuevas relaciones sociales de producción, conciencia revolucionaria, ideología, estructuras revolucionarias, teoría) para el parto del nuevo Estado Comunal y que por lo tanto debemos convivir con el Estado burgués, ES OTRA COSA, y esto tenemos el deber de explicarlo bien al pueblo; si no lo hacemos corremos el riesgo de eternizar la transición en el imaginario del Soberano, de hacer creer que estamos en socialismo y no de estarlo construyendo. Si no dejamos bien claras esas intenciones de los revolucionarios y las revolucionarias socialistas, sólo porque nos encontramos en una coyuntura electoral, en balde quedará lo que nos dice el camarada Presidente en su Propuesta de Plan de Gobierno:

“Este es un programa de transición al socialismo y de radicalización de la democracia participativa y protagónica…[para]…acelerar la transición [hay que restituir el] poder al pueblo…[para que éste sea]…capaz de desarticular las tramas de opresión, explotación y dominación que subsisten en la sociedad venezolana…esto pasa por pulverizar completamente la forma de Estado burguesa que heredamos…logrando la irrupción definitiva del nuevo Estado Social y Democrático, de Derecho y de Justicia mediante la consolidación y expansión del poder popular a través de las Misiones y Grandes Misiones Socialistas y el AUTOGOBIERNO EN POBLACIONES Y TERRITORIOS específicos conformados por Comunas…”.

No debemos ocultar el propósito de la revolución: erradicar las condiciones subjetivas y objetivas que sustentan al Estado Burgués.

¡Hoy es el tiempo del pueblo!

Diputado AN/ PSUV- Portuguesa
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1105 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a154338.htmlCUS