Apáticos o Apolíticos

En la actualidad, nos encontramos con personas que reniegan de la política, unos porque piensan que el Gobierno no satisface su necesidades y otros por el hecho de que no les agrada hablar del tema, lo que no significa que lo desconozcan. Lo que desconocen es esa parte teórica, su etimología y su esencia como ciencia social, pero en cuanto a la praxis política, son unos expertos pues de alguna manera al defender o estar en contra del Gobierno, emiten opiniones políticas, inclusive tienen ideología política definida.

Este fenómeno de renegar de la política hace que algunas personas se llamen a si mismas, "apolíticos". Según el Diccionario de la Real Academia Española, apolítico significa que es ajeno a la política. De acuerdo a algunas definiciones populares, "apolítico" es el término que se usa para identificar o señalar a aquellas personas que se notan algo despreocupadas por situaciones políticas e ideológicas.

Es preciso acotar que el escritor, periodista y docente argentino Orlando Barone, define al "apolítico" como una persona política, pero que esta no lo reconoce, o peor aun, no lo sabe. Se puede decir que la persona es quien prefiere no identificarse con posiciones políticas de izquierda o de derecha.

La apatía, el desinterés o la indiferencia de ciertas personas, hacen que ellas se mantengan al margen de toda actividad en su entorno que tengan que ver con asuntos políticos. Pero, ¿realmente se mantienen desprendidos de cualquier idea o actividad política en su entorno? ¿Será que el apolítico no piensa en política frecuentemente? Resulta difícil creerlo porque el apolítico sí hace reclamos, ya sea por su situación económica, quizás anteriormente el dinero le rendía mas; reclama  por la inseguridad y considera que antes no había tantos delincuentes y vivía mejor. El apolítico no es un critico, es un criticador, él exclama y presenta sus quejas acerca de lo que esta mal, pero no indaga acerca de cuáles son las causas que generaron la situación por la que se lamenta, dice simplemente no creer en la política. Entonces, ¿qué es la política?

Aristóteles consideraba que el fin que busca el hombre, es la felicidad, la cual consiste en la vida contemplativa y que la ética desemboca en la política.

La política es la actividad humana para gobernar o dirigir la acción de un Estado en beneficio de la sociedad para buscar el camino a la mayor felicidad posible para los ciudadanos "POLITIKÒS  (?????????)". Todos pertenecemos a la política, porque de alguna manera buscamos el bienestar de los nuestros, ya sean familiares  o amigos y en algunas ocasiones vecinos y desconocidos.

Normalmente el apolítico usa las siguientes frases en una discusión, para justificar su posición: "el que no trabaja es porque no quiere", "no me importa quien este en el Gobierno, porque igualito tengo que trabajar para ganar dinero", "si no trabajo, no como", "los políticos son unos estafadores, lo que tienen es labia". ¿Será que esta actitud tiene algo que ver con los distintos factores culturales que se han generado a lo largo del tiempo?

El aumento de los llamados apolíticos en nuestra sociedad ha hecho que se emplee la palabra "despolitización"  que es aplicada a los ciudadanos de nivel medio de participación en asuntos políticos. Cabe destacar, que algunas personas se hacen llamar apolíticos para mantener su postura apática ante los acontecimientos de su entorno, en las que ninguna es de su agrado y el reconocer o aceptar las posiciones políticas de los demás, no es principalmente su motor de  vida, además, siempre va a decir que esta en una posición central (los llamados ni-ni) ni e izquierda, ni de derecha, pero su discurso, casi siempre los posicionará a la derecha.

Para finalizar y en virtud a lo expuesto anteriormente, surge una nueva interrogante: ¿qué factores influyen para que una persona se declare apolítico?

Desde esta concepción un ser apolítico, no existe, solo existen seres sumergidos en la apatía  Estamos viviendo la utopía del amor de la sociedad entera por la política.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1467 veces.