Saberes contrahegemónicos

Recordando a Rakkovski

Quizas casi nadie conoce que "Cristian Rakovsky" en septiembre de 1915, hizo parte de la izquierda internacionalista de Zimmerwald, a la que también se asociaron Lenin y los bolcheviques, así como Trotski y Rosa Luxemburgo.

 La Conferencia de Zimmerwald se celebró entre el 5 y el 8 de septiembre de 1915 en Suiza, oponíendose a la Primera Guerra Mundial, a diferencia de la mayor parte de los diputados de la socialdemocracia reformista alemana.

 A pesar de haber nacido en Bulgaría, Rakovsky luchó en Rumania, fue perseguido en Rusia, ocultado por los bolcheviques salió a Suecia, de donde regresó tras la revolución de octubre para participar en la defensa de la revolución frente a los invasores rumanos, que actuaban coordinados con las "potencias imperialistas".

 A partir de entonces, participó en el movimiento revolucionario ucraniano, llegando a ser presidente del Soviet de Ucrania en 1918 y líder de esta República Soviética hasta 1923 cuando fue nombrado embajador de la Unión Soviética en Londres y en 1925 en París.

 Pero Rakovsky comenzó a ser visto con recelo desde el momento en que se hizo pública su actividad en la llamada "Oposición de Izquierda" contra el régimen de Stalin, por lo que fue descalificado como "trotkista", para ser deportado a Asia central en 1928. "Persuadido" coactivamente a realizar su autocrítica en 1934, es definitivamente condenado para luego ser ejecutado  en 1941.

 Entre sus ideas llama la atención que para Rakovski la llamada "teoría del socialismo en un solo país...", no sólo era una "teoría oportunista..." sino  "que sólo pudo surgir en la imaginación de la burocracia que confía en el poder absoluto del aparato".

 De manera, que fue uno de los más lúcidos analistas de las "deformaciónes burocráticas" del partido-Estado soviético. En su texto: "Los peligros profesionales del poder" (1928) Rakovasky señaló:

 "La oposición exhibirá siempre, como uno de sus méritos ante el partido, del cual nadie podría despojarla, el de haber dado la alarma a tiempo sobre la terrible declinación del espíritu de actividad de las masas trabajadoras, y sobre su indiferencia creciente hacia el destino de la dictadura del proletariado y del Estado soviético".

 Es decir, que el dilema entre optar por el poder protagónico de la burocracia o de las masas trabajadoras fue también razón para que en 1930 escribiera junto con Vladímir Kosior, Nikolái Murálov y Varia Kaspárova, una carta al comité central del Partido Comunista de la URSS, rechazando el curso del poder burocrático que liquidaba la revolución. Afirmaban que:

 "Ante nuestros ojos se formó y sigue formándose una gran clase de gobernantes que tienen sus propias dependencias internas y que crece mediante una cooptación bien calculada, a través del nombramiento mediato e inmediato (promoción burocrática o sistema electoral ficticio). El elemento aglutinador de esta clase original es una forma singular de propiedad privada: el poder estatal."

Rakovsky señaló mucho antes de todos los mea culpas "marxista-leninistas" (crítica y auto-crítica) sobre la burocracia que:

"Cuando una clase toma el poder, un sector de ella se convierte en el agente de este poder. Así surge la burocracia. En un Estado socialista, a cuyos miembros del partido dirigente les está prohibida la acumulación capitalista, esta diferenciación comienza por ser funcional y a poco andar se hace social.(...) No me detendré aquí en la diferenciación que el poder ha introducido en el seno del proletariado, y que he calificado más arriba de funcional. La función ha modificado el órgano mismo, es decir, la psicología de aquellos que se han encargado de diversas tareas de dirección en la administración y la economía del Estado ha cambiado hasta tal punto que no sólo objetiva, sino también moralmente, han cesado de formar parte de esta misma clase obrera."

Rakovsky estaba abriendo otra vía en la interpretación del proceso de burocratización de la ex URSS. Como ya hemos señalado, Rakovsky adelanta ya a finales de la década del 20 que Rusia se estaba transformando en un Estado burocrático con restos proletarios comunistas. Lo decisivo para definir el carácter del Estado en la transición no son tanto sus (supuestas) bases económico-sociales, sino la clase que efectivamente está al frente de él.

También señaló que: "No hay un folleto comunista que, relatando la traición de la socialdemocracia alemana del 4 de agosto de 1914, no indique al mismo tiempo el papel fatal que las cumbres burocráticas del Partido y de los sindicatos jugaron en la historia de la caída de ese Partido. Por su parte, muy poco ha sido dicho, y esto en términos muy generales, sobre la función desempeñada por nuestra burocracia de los Soviets y el Partido, en la disgregación del Partido y del Estado Soviético."

Preguntó Rakovsky: "¿Qué ha ocurrido para que gente que tiene un pasado revolucionario estimable, cuya honestidad personal no arroja ninguna duda y que ha dado pruebas de su devoción a la Revolución en más de un caso, se encuentren convertidos en lastimosos burócratas?".

En este contexto, Rakovsky fue contundete y explícito: Esto confirma, una vez más, que el socialismo burocrático sólo va a producir burócratas y que la sociedad «socialista» a la que ya hemos arribado, como lo aseguran los grandes decretos oficiales, será el reino de los burócratas".

Todo esto fue escrito en 1928, cuando ni siquiera se había fundado el Partido Comunista Venezolano, mucho menos el Partido Republicano Progresista  o el futuro Moviento de Izquierda Revolucionaria.

Mucho menos aún, cuando una juventud venezolana se había lanzado a la senda de machacar entre sus muelas los términos doctrinarios del "marxismo-leninismo ortodoxo", ya sea para defender la órbita de la "gloriosa revolución soviética" o a la "heroíca revolución cubana".

Como si se repitieran aquellas consignas del Che, es preciso que tomemos en consideración que: "El primer deber de un revolucionario es no caer en las garras de la burocracia".

Porque Rakovsky supo ver más lejos sobre del carácter del fenómeno que estaba en desarrollo ante los ojos de su generación y que los repetidores venezolanos de las premisas del socialismo burocrático nunca pudieron captar: la pudrición estalinista de la revolución social más grande de la historia de la humanidad hasta nuestros días. Rakovsky lo pagó con su vida. Vaya entonces hacia él un merecido reconocimiento.

Tendrán hoy algunos de nuestros burócratas de medio pelo que recordar con pavor a Rakovsky.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2030 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Javier Biardeau


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


US Y /ideologia/a153582.htmlCUS