La recontracrítica o el otro jalogüin

Confesemos que todas las derrotas que puedan venir en este futuro cerquita tienen en nosotros sus mejores responsables

Uno puede atreverse a decir algo y por ende es un atrevido. Si ese algo tiene que ver con las sacrosantas decisiones de la dirección nacional -mal vaso comunicante tiene el camarada presidente-  sobre el que va o  no  para diputado o gobernador entonces inmediatamente y de manera casi automática  le gritan a uno contrarrevolucionario o cuando menos dejan escapar un traidor. Ya el asunto, testigo de excepción son las mismas páginas de aporrea, es de santa inquisición y los mejores aspirantes a ellas somos los que criticamos la perversa cooptación -no siempre ella es perversa- que prefieren liderazgos de probetas a los naturales a favor de un tipo de socialismo-confort que parece gritar !todos contra Nicmer! ¡mueran los divisionistas!.

No sé si me agarre la inquisición por decir que ese NOSOTROS con los que se exhibe un Diosdado en rueda de prensa para decir el candidato aquí o allá es este o aquel y punto, es digno de sospecha desde mi "practica contrarevolucionaria", por no decir mi punto de vista. Lo cierto es que la critica que empiezan a generarse en los venezolanos y venezolanas desde sus regiones naturales se ha enriquecido gracias a este  proceso, no hay duda el maestro en ello ha sido el comandante presidente porque ha despertado el interés en construir un alfabeto político de signo emancipatorio. Se hace la critica desde su topos, su lugar y ello es una ventaja porque desde allí se siente, se padece, se descubre la gente así misma como protagonista y cuando no, lo reclama, como ha venido sucediendo en algunas regiones del país al no estar de acuerdo con los candidatos que se les ha impuesto desde otro topos, desde otro lugar, el lugar de aquellos que mirando el mundo por la ventana quieren decidir la vida de los pueblos que vaya que conocen a sus gentes, que no quieren seguir siendo sólo un voto y que ya están cansados de tener frente a instituciones relevantes de sus estados y municipios a burócratas sin la más mínima idea de eso que ellos llaman "revolución" llevándola sólo en los labios El pueblo que aprendió a diferenciar entre modelos de gestión y modus operandis se rebela por el socialismo y no contra el.

Podrá  decir Peréz Pirela que lo que media allí es el individualismo o el ego, el personalismo, pero realmente no me parece que sea así, mucho menos cuando sostiene que cuando la gente reclama contra las perversiones de la cooptación hace que otros en el campo de los adversarios soben sus manos en señal de que las cosas se las están poniendo facilita, cuando realmente los que disfrutan de las imposiciones están dentro de nuestras propias filas  gozando para que sus fichas sean los ungidos y de allí se definan luego coordinadores que saquean institutos universitarios o gremialistas -gremialeros- que hacen de la  riqueza mal habida un arte o sus fichas para los consejos legislativos con mas prontuarios que conciencia. Aplauden los que sienten que su modus operandis va ganando, los que celebran su jalogüin a lo venetur.

Esa rabia, no se da por generación espontanea, ni es un producto de laboratorio ni de estudio. Por el contrario es la sabia y paciente decisión de un pueblo que viajó hacia sus adentros y encontró en algún lugar de la conciencia un NO elocuente para gritárselo en su cara a los que malinterpretan el camino hacia el socialismo por su afición y adicción al botín. Esto es sencillamente PUEBLONALISMO, no personalismo.

Esta es una rebelión en proceso que puede ser tildada de contrarevolucionaria y traidora porque es lo más fácil desde el pensar lejano. Puede ser vista como parecida a la actuación de una parte de la clase media chilena contra el glorioso Allende a pocos días de aquel 11 que enlutó las alamedas, de hecho hay ya quienes han anunciado, cual casandras, que si se pierden gobernaciones es por culpa de los que reclaman, porque dividen, porque son sectarios, porque obedecen a su yo.

Ya no hay más tiempo, sencillamente no queda tiempo para sacar el Cristo y perdonar. Eso es lo que se alerta desde Bolívar, desde Mérida, desde Trujillo. Quien lo hace es el pueblo, consciente de que no puede ser que los que tienen más chaquetas  que conciencias puedan utilizar por enésima vez aquello de la línea del partido o lo del año electoral como argumento o como excusa para contener el avance del proceso hacia el socialismo, los que comen dioses y defecan demonios ¡ganan espacios¡. Reclama el pueblo contra aquellos que desde sus "aquelarres" burocratizan hasta el alma en este país que reclama vida, vida en abundancia y que le duele que haya a estas alturas  del proceso más ministerios que comunas.

Donde se proyecta la sombra de Santander no es precisamente en este lado donde la rabia ya es un cuadro. Donde se promueve la cosiata del siglo XXI no es precisamente aquí, en este lugar de TODOS, o quizás no somos todos y hasta ahora es que nos hemos de dar cuenta de lo que nos anima es la sombra de berruecos porque no entendemos ni la patria ni el proceso, ni siquiera en modo principiante.

Frente Antiimperialista de la Zona Sur


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1031 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a153423.htmlCUS