De nuevo Néstor, lo lamento

           Lamento haberte ocasionado tal rabieta, no era mi intención (a tu edad, nada buena). Pero más lamento que la hayas hecho pública por cuanto es un reconocimiento a la ligereza que acompaña tus escritos. No se trata de escribir sin reflexionar, automáticamente, no emulemos a los surrealistas con su cadáver exquisito. Razonemos, pensemos sobre lo que escribimos y tratemos de aportar algo serio a la discusión. No se trata de un diálogo de sordos pero tampoco de una discusión sin sentido de lo que me dijiste y yo te digo, insultos van e insultos vienen, no. Un sentido más noble tiene este portal que dirimir pequeñeces.

            Bueno, por lo menos lo de "inquisidor" es un aporte tuyo porque eso no me lo habían dicho antes.

             No me ocuparé de revisar cada una de las cosas que dices. Cualquier lector interesado, como tu bien dices, podrá deducir cuánto y cómo se puede escupir hacia arriba. Pero en el segundo párrafo de tu insulto, existe una idea que puede ser provechosa si la discutimos sin hipocresía alguna: ¿qué entendemos por pueblo? Sin profundizar en el término -líbreme Dios de parecerte un prepotente-, y seguro estoy que tu sabes más que yo del concepto marxista de pueblo ya que, ahora lo sé, eres comunista desde los once, sólo quiero llamarte la atención a lo que ya me referí en el artículo que tanto te molestó; como escribes demuestras padecer el complejo del funcionario público que perteneciendo al pueblo, tú sabes " que aún falta mucho para que su nivel de conciencia político-ideológica alcance la dimensión deseable" o sea, el nivel del pueblo, de "ellos", no te incluyes, te distancias, ¿por qué? Porque a continuación lo que viene es la relación de lo que tú consideras es culpa del pueblo: que hayan opositores en la Asamblea Nacional y que, aun ganando, se retroceda (es lo que entiendo que quisiste decir) en las elecciones. Te pregunto, si el pueblo tuviera TU nivel político-ideológico para alcanzar la dimensión deseable, qué pasaría, ¿ya sería comunista como tú?, ¿ya no existirían clases sociales?, ¿ya el estado se hubiera extinguido y ondearía la bandera " a cada quien según sus necesidades"?

            No amigo Néstor, no repitamos lugares comunes ni nos veas bajo el concepto, reaccionario por lo demás, de ente pasivo e informe, irracional, Calibán del que puede esperarse todo lo malo, al que hay que educar, guiarlo de la mano, despertarlo. Manejando ese mismo concepto he oído a algunos decir que el pueblo con Chávez, al fin despertó, expresión ésta que subestima pero que, al menos, no destila desconfianza ( porque el pueblo es una vaina de verdad ). No se equivocaba Alí Primera al decir que el pueblo es sabio y paciente. No estábamos dormidos, sólo que desde hacía tiempo no teníamos referentes por el cual movilizarnos y esperamos con paciencia. Si necesitamos educarnos, formarnos para afrontar los retos de la Nueva Sociedad, sólo lo lograremos participando, arriesgándonos, INVENTANDO nuestras propias formas de lucha y organización, equivocándonos seguro, pero aprendiendo sobre una práctica verdaderamente revolucionaria, al lado de nuestros líderes sí, pero no esperando que los que ya alcanzaron la dimensión deseable, diseñen leyes, programas, listados, organizaciones y todo pret à porter para el consumo de la masa.

            Saludos.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1275 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas