Socialismo sin adjetivos

Sí las respuestas a los problemas concretos de nuestra sociedad, de nuestro tiempo histórico, en el marco de una síntesis de conocimientos, los vamos a encontrar en el socialismo del siglo XXI, pero si ese socialismo lo estamos construyendo, es decir, no existe más que en nuestras ideas de lo que será, del resultado de los yerros y aciertos ¿no estamos acaso frente a la nada y al todo al mismo tiempo? ¿O es más bien que con los yerros y aciertos, buscando resolver los problemas concretos sin acudir a la lógica del capital, inventado caminos, formas, procesos, produciendo conocimiento, es que vamos a parir los socialistas que construirán el socialismo?

Tan importante reflexión nos lleva, necesariamente a concluir en que no estamos partiendo de la nada ni que el socialismo del siglo XXI es un “invento” que no tiene precedentes. ¿O es que acaso vamos a desconocer que hoy hay países practicando socialismo desde hace muchos años? ¿Qué son entonces las sociedades cubana, china, vietnamita? ¿O es que vamos a dejar de lado a Marx, Engels, Lenin, Mao, Mariategui, Luxemburgos, el Che, Fidel, y tantos más? ¿Olvidaremos a Cristo, Bolívar, Guaicaipuro? ¿O nada nos dicen los grandes eventos históricos como las revoluciones francesa, rusa, china, chilena?

Lo que llamamos socialismo del siglo XXI será la nueva síntesis social, económica, política y cultural mediante la cual se organizará la sociedad en un contexto que le es particular; síntesis resultado de interpretar y transformar la realidad concreta teniendo como génesis toda esa historia y el pensamiento de esos seres humanos que, mediante el estudio científico y profundo del desarrollo histórico de las sociedades, descubrieron la lógica antihumana del capitalismo y su contradicción: el socialismo. Adjetivar el socialismo es admisible sólo como un recurso pedagógico que permite dar contenido al discurso, como herramienta para exponer la idea de que el proceso (no el socialismo) de construcción del socialismo está matizado por realidades concretas.

Para ello creo que es tiempo de poner en manos del pueblo su programa revolucionario. Cuando se dice “su programa”, se alude al hecho de que debe ser su producto; que inicie con la propuesta de Chávez, está bien. Pero una vez discutido, ampliado, adecuado a las realidades regionales y locales y, finalmente, legitimado, debe convertirse en la razón de su movimiento, de sus acciones y de sus pasiones más allá de un programa de gobierno. Sólo con un programa revolucionario, comprendido, claro, transparente, legítimo, el pueblo podrá desarrollar la capacidad (poder) para intervenir y transformar la realidad, sus condiciones materiales de vida y, en consecuencia, crear las condiciones para la emergencia del SER socialista.

Es hora también de consolidar la organización popular, o mejor, las distintas formas de organización en un solo cuerpo social, en un entramado coherente de acciones, en coyunda revolucionaria. Sin organización revolucionaria será imposible desarrollar y alcanzar los objetivos del programa Revolucionario. Con organización el pueblo desarrolla capacidad para decidir, para dirigir, para construir su historia.

Es hora de que el pueblo actúe, que haga suyo el marco jurídico que le da legitimidad a su acción o que produzca las nuevas leyes que le hagan falta. De esta manera construye capacidad (poder) para el autogobierno, para el pleno ejercicio de su soberanía.

Es hora de consolidar el Poder Popular, y este sólo es posible si el pueblo puede (poder) intervenir y transformar su realidad, decidir sobre el sur de esa transformación y actuar en consecuencia. Programa, Organización y Gobierno del pueblo es la triada que materializa la noción de Poder Popular.

En ese orden de ideas las tareas inmediatas que se derivan de esa triada son, a mi juicio, 1) el Estudio profundo del programa de la Patria, su adecuación a las realidades concretas, su materialización en proyectos; 2) la construcción de las comunas y 3) la creación de nuevas estructuras participativas y protagónicas que faciliten el control político e institucional del gobierno a todos los niveles.



*Diputado PSUV/AN

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 982 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a153064.htmlCUS