Aplausos, críticas y autocríticas

Que trascedente, importante y provechoso seria para la revolución,  ver a un ministro  confrontando públicamente en una reunión de gabinete con el Comandante Presidente sobre algún tema de interés nacional, por supuesto conservando el respeto y la anuencia de su investidura de Presidente de la Republica Bolivariana de Venezuela.

Actitud  que asumen  generalmente vía micrófono, cuando ya no son miembros de esa instancia de Gobierno. En ese momento es cuando pierden credibilidad en la gente, aunque sus comentarios o puntos de vistas  tengan validez.

El comandante desde hace tiempo ha demostrado que practica con el ejemplo sea bueno o malo pero lo hace y si se equivoca  tiene la humildad para rectificar, como lo ha hecho tantas veces.

Pienso que ninguno de sus ministros a copiado su mensaje cuando dice: "IRREVERENCIA EN LA DISCUSION Y LEALTAD EN LA ACCION",  de que sirve que no discutan ninguno de sus pareceres, si al fin y al cabo no le ponen la eficiencia y eficacia necesaria  a la acción.

Estoy seguro que el Comandante prefiere que discrepen de sus decisiones, pero que la respuesta sea favorable al propósito deseado.

El momento en que se diera esa situación, es cuando los observadores  tantos del proceso como de la oposición, comenzaran a ver la madurez y el fortalecimiento que ha adquirido nuestro proceso revolucionario, bajo el liderazgo del Comandante Chávez.

Por otra parte un acontecimiento como ese seria inédito en nuestro país, como son todas las cosas nuevas que viene pariendo la Revolución Bolivariana.

Además en mucha gente nuestra comenzaría a perfilarse el nacimiento de un liderazgo colectivo, en el cual descansaría  buena parte del peso de esa pirámide invertida, que ha significado el aparato burocrático del Estado, que por todos estos años ha soportado sobre sus hombros la sola  humanidad del Comandante Chávez,

El aspecto donde resalta mas el efecto negativo, es cuando Chávez hace la designación de algún compatriota, para  un cargo ejecutivo o de elección popular y que por razones de su propio proceder o falta de sintonía con las masas, causa malestar en su gente y no tanto porque sea él quien los designa, sino porque no da margen a que otros queden comprometidos con los aciertos o desaciertos del designado.

Y quien mejor para asumir  tantas responsabilidades juntas, que no sea con ese mismo pueblo al que tantas veces se refirió en la recién finalizada campaña electoral." Chávez ya no es Chávez: CHAVEZ ES EL PUEBLO".

Entonces Comandante reparta la carga, para que todos tengamos nuestra cuota de responsabilidad  en las fallas de los funcionarios o candidatos que resulten electos, y acabemos con ese San Benito de que todo es culpa de Chávez.

Que todo el mundo pague por sus incumplimientos  o faltas cometidas o se lleve los laureles por cumplir con el mandato de sus instrucciones o que le fue entregado por el pueblo, ganándose su aprobación.

 Pues hagamos de las responsabilidades compartidas un nuevo proceder en los actos de gobierno, de las criticas y autocriticas un patrón de conducta revolucionaria y que las ejecutorias de sus Gobernadores, Ministros, Presidentes de Empresas del Estado, Directores, Gerentes, y Alcaldes, se conviertan en el mejor ejemplo a seguir por el PODER POPULAR , PARA QUE SE GANEN LOS APLAUSOS.

*Guerrillero Ayer - Combatiente Siempre


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 816 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a152821.htmlCUS