¿Porqué criticar la autocrítica?

 El silencio escrito es una muda posición de irreverencia, porque a veces se nos permite ser autocríticos y se nos tildan alegremente de desadaptados. Pero, esta revolución del protagonismo social y de la opinión colectiva, ha permitido en gran orden que hablemos a través de lo escrito, ya que no queremos ser anónimos, a pesar de no tener la mediática y masiva oportunidad de expresarnos como algunos connotados opinadores, sea estos calificados o no. Debemos fijar una posición, que aunque comedida, no esté exenta de cómo vemos nuestro real entorno situacional y describirlo no dentro del realismo mágico, sino en nuestro diario quehacer y entorno humano.

 Esta entrada cuasi literaria que esbocé era para de alguna manera exponer lo confundido que estoy por  algunas decisiones que se han tomado desde el cenáculo partidista y el alto gobierno, tanto en el ámbito de las candidaturas regionales como en alguna designación ministerial cuestionada por su desempeño previo. Amalaya que con mi discernir, los susceptibles y sensibles más chavistas que Chávez no me ubiquen en la acera de los desadaptados, indisciplinados o peor aun, en tildarme o condenarme de manera alegremente infame con la connotación de contrarrevolucionario. De hecho, no soy quien para contrariar una decisión de tanta envergadura realizada por el líder de nuestro proceso o la cúpula partidista, pero, repito, apelo a esa autocrítica y el libre pensamiento socialista que tanto nos ha manifestado el Camarada Chávez, para exteriorizarme, ya que no manifestarme dentro de mi compromiso revolucionario, si sería actuar en contra de este principio.

 He leído durante todos estos días a través de nuestro portal Aporrea y otros sitios en la red virtual, expresiones unas altisonantes y otras muy afables, descontentos sobre algunas medidas tomadas. Estas opiniones están expresadas en un baremo variopinto de apreciaciones, que en general muestran diferentes grados de preocupación sobre el devenir del espectro político nacional, pos-elección presidencial. Las respuestas hacia estas críticas han sido más uniformes y dentro de esa uniformidad varias de ellas con descalificaciones o sembrando dudas sobre el talante revolucionario de quienes emitieron su disconformidad, sin tomar en cuenta que muchas y muchos de ellos poseen un bagaje de opinión o del quehacer patrio, que aunque no están libres de falencias, son incuestionables en su moral revolucionaria. ¡Entonces! ¿Por qué denostar a las y los camaradas, que a pesar de vivir una alegría por el esfuerzo colectivo de refrendar al Camarada Chávez en la Presidencia, se manifiestan porque consideran que podemos perder en las regiones, parte de esa voluntad nacional?

Si el Camarada Chávez en unos de sus discursos reconoció que a veces hemos fallado, a veces hemos sido ineficientes en darle respuestas a las necesidades del pueblo, pues yo me comprometo a que el Gobierno de Chávez del 2013 en adelante será mucho mejor que el gobierno de Chávez que está por terminar  me preguntó ¿Por qué no hubo artículos criticándolo a el, por criticar al gobierno? El Camarada Presidente nos ha dicho en innumerables oportunidades (y lo hemos constatado) que Chávez no es solo una persona, Chávez se convirtió en un ser nacional, en un sentimiento patrio, latinoamericano y hasta mundial. Esto de manera alguna significa el Chavismo sin Chávez, porque la gente percibe en el humano que es Hugo Chávez al único que puede enrumbar y comandar nuestro proceso, mas allá de las dificultades, pero reconociendo y enmendando nuestros yerros. No hay que buscar con lupas palabras o frases que emiten con todo el derecho algunos correligionarios, para darles otra connotación que no sea el aporte autocrítico y convertirlos en supuestos ataques al liderazgo del Camarada Chávez o al Proceso Bolivariano Revolucionario.  Es por eso, que siempre he manifestado que internamente en el proceso, mas que hacer mal uso de la autocrítica, no hacemos buen uso de ellas para ir mejorando y eso nos a causado mas daño que el mensaje, las provocaciones y las acciones de la derecha.

 Debemos en este corto ínterin enmendar y no remendar nuestras costuras y que empecemos a arrear a los elegidos para la venidera contienda en el entendido que es y debe ser el actuar disciplinado. Pero, no debe ser un arreo de mulas, es el ánimo lo que debemos imprimirle porque a pesar de que no participamos en su escogencia primaria, debemos voluntariamente refrendar la elección con nuestra participación en los espacios vivenciales donde interactuamos. Pero, repito, nunca será sano guardar silencio ante lo que consideremos contraproducente en nuestro proceso inédito, porque perderemos el fundamento esencial, que es el aporte de ideas para la construcción de la revolución.

Sin Chávez no hay Revolución, porque Chávez es la Revolución.

[email protected]

[email protected]

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1107 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Ingeniero Carlos J. Contreras C.


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US N /ideologia/a152666.htmlCUS