La nueva etapa


La Nueva Etapa es la consolidación del Socialismo como tarea política y revolucionaria, resultado del desarrollo de la conciencia y de la educación del hombre.

Hemos librado una batalla signada por la mayoría de votos en un proceso formal de democracia participativa y protagónica, donde los verdaderos revolucionarios, actuaron con conciencia política. Esto lo expreso con conocimiento de causa, pues fuimos voceros de organizaciones formadas para dar fruto, aún en contra de la realidad, el entorno, la propaganda, las fallas programáticas, las deficientes gestiones, las carencias, la falsa información y los coleados oportunistas. Aun en contra de los pronósticos ganamos conciencias, ganamos voluntades, ganamos elevar el espíritu por encima de la mediocridad.

Ahora viene una etapa de responder, a la altura del pueblo que decidió cambiar en revolución, a la velocidad de la capacidad de respuesta, de acuerdo al cumplimiento de las funciones de cada ejecutor, a la responsabilidad de los cuadros, esto será lo que hará posible la eficiencia.

Como dice Fidel: “Únicamente el sentido de responsabilidad del cuadro, de los hombres, no sólo ya del colectivo, por el papel que desempeñan los cuadros; ese hombre que está allí tiene que ser un comunista. Señores, es ineludible que siendo miembro del Partido o no siéndolo, ese hombre que está ahí tiene que ser un hombre responsable y tiene que ser de verdad comunista, ¡un comunista!, un revolucionario. Y no un comunista jugando al capitalismo, un comunista disfrazado de capitalista y actuando como capitalista, o, señores, un capitalista disfrazado de comunista”-Discurso pronunciado el 2 de diciembre de 1986.

En el momento que determinó el pase a la Nueva Etapa, la elección del Presidente, se valoró el contenido de una canción que expresa: “está de moda hacer el bien”, nos lleva a la reflexión de que debemos realzar los aspectos positivos que todo hombre tiene, despertando las motivaciones humanas y morales de los hombres, principalmente la vergüenza, el honor y la dignidad. Esto fue lo que determinó el pase a la Nueva Etapa propuesta por el Candidato Chávez. Pues vimos como la contra-revolución utilizó a un hombre llevándolo a la vergüenza de asumir la corrupción como un medio de poder, como un camino al éxito, llamemos a ese hombre por su función: Diputado (no quiero referir me con su nombre pues pienso que en su esencia su nombre es importante para la familia); esta escena determinó en la conciencia revolucionaria de todo ser pensante, que su voto debía estar encaminado al Socialismo que dignifica al hombre. También presenciamos, nuevamente, la negación de la responsabilidad, del “yo no fui”, en hechos que deben ser investigados para no dejarlos como ejemplo, tal es el caso de los documentos militares que fueron forjados durante la campaña, utilizando a un hombre que ofrecía un camino al progreso.

Es por ello que debemos encaminarnos en la búsqueda de lo bueno que tiene el hombre, para ganar voluntades hacia el trabajo creador, el trabajo que dignifica al hombre, el trabajo sin usura, sin ambición, sin codicia, sin acumulación, sin egoísmo, sin oportunismo, al trabajo con función. La eficiencia que representa la conciencia de la función, de la responsabilidad, a la capacidad de respuesta a la necesidad, a la conciencia del deber ser, ¡repito!, a la función de cada quien con sentido de cuerpo: la Contraloría, a controlar, el Poder Moral a exigir educación, justicia social y ética, el Poder Legislativo, a legislar, y en esta fase, la consolidación del Poder Popular de mano con todos los Poderes Regionales (participación del colectivo nacional en las decisiones directas de la políticas públicas).

Completando la letra de la canción: “y esta de moda hacerlo bien”.
En esta etapa, además de la eficiencia, se exige el verdadero protagonismo del Poder Popular, con la autoridad de las conciencias desarrolladas a través de la educación, la instrucción; apoderándose del conocimiento, de la información y de la reflexión. La educación desde el niño/niña, hasta el padre/madre de familia, más allá… hasta el hermano/hermana mayor, y más allá…hasta la abuelo/abuela, para referirnos así a las generaciones de todos los tiempos.

Llevaremos a todos los venezolanos la alegría de compartir un país sin pobreza, sin mezquindad, sin violencia, sin ignorancia, sin racismo, sin discriminación, sin angustia de la incertidumbre, vivir viviendo entre hermanos que se quieren, se admira, se aman, que persiguen el mismo camino: el camino a la paz verdadera que da la felicidad, el camino que ofrece el Socialismo.

¡Vamos todos a creer, vamos todos a crecer…!

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 771 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a152223.htmlCUS