Resolver los problemas y avanzar al socialismo

La propuesta presentada por el Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV, del presidente Comandante Hugo Chávez Frías, al electorado bolivariano y a las fuerzas políticas y sociales que apoyan su liderazgo y comparten las líneas fundamentales de su visión estratégica de la revolución democrática y pacífica venezolana, tiene diversas expresiones que responden a las mediciones políticas regionales derivadas del resultado electoral del 07/Oct. y a la valoración que el líder de la revolución y la dirección de su partido tienen acerca del curso del proceso revolucionario en el próximo sexenio de gobierno, confirmando la preeminencia de los cuadros pseuvistas en las candidaturas y la libertad de sus aliados de apoyar estas propuestas u optar por otras propias o terceras opciones.

Lo fundamental de esta decisión política estratégica pareciera estar centrada en alcanzar una victoria electoral que permita nuevos gobernantes estadales de la plena identificación y adhesión a la visión estratégica de l presidente Chávez, con el fin de desarrollar, sin confusiones dilaciones ni desviaciones, las tres líneas políticas definidas por el Comandante Chávez para la presente coyuntura electoral: “Unión, Debate de las Ideas y Trabajo”; dirigidas a unir a la mayoría del pueblo y la Nación en el enfrentamiento sistemático al imperialismo y sus quinta-columnas de la desestabilización interna, profundizar la confrontación ideológica para desagregar a amplios sectores de la clase media y de los asalariados del dominio ideológico-político de la alta burguesia y el imperialismo y, trabajar intensa y eficazmente para superar los problemas más importantes de la cotidianidad del pueblo (servicios, seguridad, vivienda, empleo, entre otros), que afectan la adhesión y el apoyo al gobierno revolucionario y sirven de base política a la oposición en sus planjes de derrocar, por cualquier vía, a la revolución y su gobierno bolivariano y socialista.

Con el comandante Chávez al frente del gobierno nacional y Diosdado Cabello en la conducción de la Asamblea Nacional, el envío de importantes miembros de la Dirección Nacional del PSUV a las candidaturas de las gobernaciones, como Elias Jaua, Erika Farias, Dominguez Chacin, Aristóbulo Isturiz, Yelitza Santaella, Tarek Al Aissami, Arias Cárdenas, Francisco Ameliach y Reyes Reyes; pareciera buscarse un avance territorial – en profundidad – de la dirección estratégica del principal partido de la revolución, lo que permitiría fusionar políticamente a los dos escenarios fundamentales en la dirección del Estado – el espacio nacional y el espacio estadal – en un solo gobierno, que haría mucho más efectiva y eficaz las políticas y medidas que, en el corto plazo, deben desarrollarse para atender las angustias de la población recogidas durante la campaña electoral presidencial y, junto con ellas, el desarrollo de los lineamientos dirigidos a alcanzar los Cinco Objetivos Estratégicos contenidos en el Plan Socialista Simón Bolívar 2013-2019, especialmente, lo relativo a la consdtrucción del Poder Popular.

Esta manera de plantear la batalla electotal estadal y con ello, la atención efectiva y eficaz de importantes problemas de la cotidianidad de millones de venezolanos y venezolanas fieles o no a la revolución y, de manera conjunta, la profunfización del proceso de Transición al Estado Socialista Democratico del Pueblo, pareciera ser la respuesta a la confirmación de que importantes porciones de los sectores asalariados y medios de la población, aún siendo atendidos en sus necesidades y reivindicaciones, no terminen de tener confianza en la capacidad del gobierno bolivarianos para solucionar los problemas del país – en parte por la guerra de la mediática nacional e internacional burguesa y al burocratismo y la corrupción aún presente el el gobierno – y no tienen la suficiente claridad sobre el modelo de Estado y Sociedad que se pretende construir; lo que les hace fácil presa de los “artilleros de la mentira” y la desinformación, que siguen alimentando sus viejos miedos anticomunistas y promueven sus rechazos y resentimientos políticos, sociales y étnicos contra el pueblo constituido hoy en mayoria en revolución.

Ciertamente que la decisión aparentemente unilateral del Comandante Chávez y la Dirección Nacional del PSUV, de presentar sus candidaturas propias sin consulta con importantes aliados, podrá ser motivo de las críticas y reservas de algunos sectores a quienes se les hace difícil aceptar estas situaciones pero, lo fundamental es comprender la importancia de la unidad de mando en la dirección del gobierno de la República en sus dos niveles fundamentales: el nacional y el estadal, para hacerlos una sola instancia de dirección de gobierno, lo cual recoge , en parte, la visión contenida en la reforma general de la Constitución planteada en el referendo del 2007, que reorganizaba el espacio territorial del Estado y proponía una redistribución de los niveles de decisión del Estado, que superara el viejo modelo liberal burgues neocolonial que impide concentrar las potencialidades de la Nación en favor de su pleno desarrollo y defensa y, con base a ello, avanzar en la construcción del Poder Popular: objetivo fundamental del nuevo sexenio de gobierno del comandante Chávez.

En todo caso será, como ha sido, del comandante Chávez y su partido el PSUV, la responsabiloidad política por el acierto o la falla en esta linea trazada y, los revolucionarios y revolucionarias y, en general, el pueblo bolivariano y chavista, deberían darle todo toda la confianza y el apoyo, como el otorgado el pasado domingo 07/Oct. - al líder de la revolución, para alcanzar una gran victoria en las elecciones estadales del 15/Dic y así las nuevas direcciones de gobierno sirvan eficaz y eficientemente, a la revolución venezolana y al proceso de integración y unión de los pueblos de Nuestra América.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1215 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Yoel Pérez Marcano


US Y /ideologia/a152180.htmlCUS