Más allá del 7 de Octubre


Los análisis hechos hasta ahora sobre el 7 de octubre giran sobre la interpretación al comparar los resultados del año 2006 con respecto al 2012. Se observa una crecimiento de 11,33% a favor de Chávez y 52,02% para la oposición, de lo cual se puede proyectar para el año 2018 la oposición podría sacar 9.985.824 y el presidente 9.154.930, ganando la oposición por 830.894 votos. Existe otra interpretación que compara el avance histórico de ambos factores en todas las elecciones o referéndum en ese mismo periodo, esta tendencia refleja un incremento promedio de 9,82% para la oposición y 10,95% en favor de la revolución, lo que implica un crecimiento equitativo, proyectando una victoria revolucionaria con 9.123.682 votos sobre unos 7.213.809 opositores, con una brecha de 1.909.873 votos en el año 2018. Independientemente de la interpretación que se asuma, hay que tratar de explicar por qué existen 6,5 millones personas en contra de las misiones y del presidente Hugo Chávez.

La oposición y el oposicionismo (sector extremista y violento) han intentado retomar el poder tanto por la vía violenta como pacífica. Por la vía violenta recordemos el golpe de abril de 2002 y el intento de golpe de diciembre de ese mismo año, pero cuando esa vía falla retoman el uso de los instrumentos democráticos. La principal causa de estar en contra de Chávez tiene que ver con la forma en que la oposición interpreta la realidad, ya que actúa en base a esa interpretación, es decir, es un problema ideológico.

Campaña Opositora

Para el 7 de octubre la oposición preparó su campaña minimizando sus puntos débiles. La verdad es que la oposición representa el pasado adeco-copeyano con un proyecto neoliberal para el país, con la finalidad de contrarrestar esto eligieron a un candidato joven y a un partido no asociado, aparentemente, al pasado como lo es Primero Justicia. Se utilizó todo el poder de los medios privados para hacer creer a la oposición que “Hay un Camino” al progreso y un proyecto de cambio que conservaría los pocos logros del gobierno.

El ser humano organiza sus ideas y pensamientos en un marco de referencia que explica la realidad, cuando la realidad no coindice con su ideología se da cuenta que estaba equivocado, a menos que la manipulación mediática le haga pensar que es la realidad la que se equivoca. Se conoce como disonancia cognitiva al estado desagradable cuando las personas se dan cuenta que hay incoherencias o contradicciones entre las actitudes y la conducta. Cuando esas disonancias surgen los medios privados y dirigentes opositores están allí para minimizar el daño o dar rápidamente una explicación alternativa que tape la mentira que ha quedado al descubierto.

La manipulación mediática es el principal factor, pero no el único, buena parte de esta manipulación se basa en hechos verdaderos como errores en la gestión de gobernadores, alcaldes y el gobierno nacional. Los medios maximizando lo negativo y convirtiendo la excepción en la regla lograron convencer a sectores que tradicionalmente habían votado a favor del gobierno, obteniendo subir el voto castigo. Por si fuera poco la campaña sucia en donde se saturaron las líneas telefónicas con llamadas y mensajes de textos mal intencionadas, el hackeo de varios sitios web del gobierno, el forjamiento de documentos oficiales, el cobro de dinero de manera clandestina e ilegal. Todo esto fue un componente que impactó en el comportamiento electoral.

Campaña PSUV

El PSUV demostró que puede jugar un buen papel aunque sólo es útil como maquinaria electoral, ya que quedó pendiente la formación ideológica. Entre los errores por parte del gobierno están la mala gestión local en algunas áreas y que el PSUV no pudo neutralizar la campaña. La ausencia de una buena política comunicacional sigue estando pendiente, el reforzamiento del Sistema Nacional de Medios Públicos (SNMP) no es suficiente sencillamente porque la oposición no sintoniza esos canales y el mensaje no llega. Otro aspecto que hizo daño fue el triunfalismo ya que, con la intención de mostrar fuerza, prevaleció por parte de SNMP las encuestas que daban un promedio de 20 puntos o más a favor de Chávez, es decir, la mitad de lo real. Si bien las encuestas son útiles para conocer la intención de voto, no se puede caer en la trampa de citar encuestas que se conoce sin duda alguna responden a los sectores oposicionistas.

2013-2019

Este periodo tiene que estar enmarcado en las tres erres: Reflexión, Rectificación y Reimpulso. Se proyecta un desarrollo positivo en todas dimensiones de la nación. Las incidencias negativas que afectaron las elecciones del periodo 2006-2012, como la crisis económica mundial que afectó los precios del petróleo y la crisis energética con apagones masivos del año 2010, ya fueron superadas. Con las elecciones del 7 de octubre reapareció el sector que se abstuvo en el año 2007 y 2010, y la oposición reconoció por primera vez al Consejo Nacional Electoral y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Estos hechos aunados a la concreción de las Grandes Misiones en el próximo periodo serán decisivos para lograr la irreversibilidad de la revolución.

El presidente ya anunció la transformación de su ministerio de la secretaria para que realice el seguimiento y control de las decisiones que tome el poder ejecutivo, éste es un paso imprescindible para lograr la transición al Estado Comunal, en vista de que atacará los principales males del Estado Burgués la corrupción y el burocratismo. También se deberá realizar una planificación definitiva del desarrollo de los planes de la nación, es decir, hay que ponerle fecha tentativa a las metas estratégicas como se hizo con la Gran Misión Vivienda Venezuela, por ejemplo ¿Cuándo se resolverá definitivamente los problemas energéticos en el país, especialmente en oriente?. Otro punto a tener en cuenta es la debilidad ideológica y para compensarla se hace necesario un plan de formación y comunicación que, desde las comunidades y no únicamente el SNMP, inicie la formación de militantes revolucionarios que desarrollen la capacidad de reproducir un discurso argumentativo que contextualice e informe de los logros de la revolución.

El papel de los medios privados es informar datos y explicaciones que legitimen las matrices de opinión negativas, por lo tanto el papel de la revolución es habilitar una estructura de formación y comunicación que devele constantemente las fallas del discurso opositor, sin caer en fanatismos de nuestra parte. Un revolucionario claro no se cree los cuentos de Globovisión, ni vive de rumores, tampoco dice que nada sirve o que todo funciona bien. La falta de formación se evidencia en las divisiones que a veces suceden en nuestras filas y tienen que ser resueltas por la vía de la cooptación.

Mitos y avances de la revolución

La revolución definitivamente se ha superado en el tiempo, pasamos la etapa boba y reformista para asumir el antiimperialismo y el socialismo como el verdadero camino revolucionario, sin embargo, todavía hay etapas que superar y reconocer los mitos que pueden hacernos daños. El primer mito fue que la revolución no podía perder elecciones, esto se demostró falso cuando se perdió la reforma constitucional en el año 2007, este evento sirvió de alerta al entender la necesidad de asegurar las victorias electorales y cuidarse del triunfalismo. El segundo mito fue el pretender que Chávez estaría eternamente hasta el dos mil siempre, cuando el presidente anunció su enfermedad el pueblo recordó algo obvio, Chávez es un ser humano. Lo que implica la urgencia de perfeccionar y consolidar una estructura revolucionaria que trascienda a cualquier persona.

El discurso chavista ha evitado comprender que la revolución no debe estar atada a un ser humano, ni Simón Bolívar, Ezequiel Zamora, Simón Rodríguez, Carlos Marx y mucho menos Hugo Chávez, aunque la revolución fue forjada con las ideas de estos personajes. La revolución busca cambiar rápidamente las estructuras materiales y espirituales que han demostrado su ineficiencia y capacidad de autodestrucción. Por esto debemos llamar a las cosas por su nombre; de chavistas a revolucionarios, de oposición o derecha a contrarevolucionarios o adeco-copeyanos. Sólo de esta manera reafirmaremos la revolución, que es bolivariana, socialista y chavista, pero que siempre será una Revolución Venezolana.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1044 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas