¿Qué Hacemos Ahora con Este PSUV y las Posibles Franquicias? (y II)

En la parte I se analizó como el sistema de padrinazgo viene obstaculizando el desarrollo de un partido con perfil revolucionario y comunitario[i]. En esta segunda y última parte, deseo considerar el fenómeno de las franquicias, que es producto de un vicio viejo, pero de gran utilidad para el ejercicio de liderazgos roídos. Antes de entrarle a este fenómeno, es importante destacar que tengo un respeto profundo por la idea y el concepto del Polo Patriótico y por el resto de los partidos de izquierda, pero ese respeto, reconoce también la viveza nuestra.

No se tiene fecha aún del proceso  para escoger las candidaturas a las alcaldías. No será para principio de año y muy seguramente el proceso de selección se montará para después del segundo semestre 2013. A pesar de no haberse definido fecha, la situación dentro del PSUV no se mantiene en calma y los cálculos para esta confrontación vienen haciéndose por camaradas que sienten y con derecho- que su nombre debe estar en las conversaciones que ahora se adelantan desde las diferentes tribus del PSUV.

Por ahora, el asunto se encuentra en la fase de negociación. Corrijo, más que negociación, que es un concepto aceptable desde cualquiera perspectiva teórica filosófica, debo decir que el proceso está en estudio de mercantilización, que es un término más próximo al concepto de mercancía. Los Alcaldes en ejercicio y que saben que necesitan un extra porque su nivel de rechazo es inmenso, no dejan de ser inteligente y ahora mismo, a mas de nueve meses de una posible fecha para la selección, están ideando comprar por adelantado franquicias políticas para dejarse ver como populares y con apoyo de estructuras.

Este proceso de lógicas torcidas, tiene en este proceso de  mercantilización de franquicias un punto importante para reflexionar y entender la urgencia de hacer un corte y repensar muy seriamente la manera poco ética- como va creciendo el PSUV producto de las estrategias de una parte de sus líderes.

Pero no demos más vuelta asunto y determinemos: ¿Qué es este proceso de mercantilización de franquicia dentro del PSUV?

Lamento mucho plantear esto, porque el asunto es grave e involucran organizaciones que tienen vida dentro del Polo Patriótico y partidos que apoyan a Chávez. Muchos alcaldes y alcaldesas que han venido quedándose sin pueblo, tienen entre manos ponerle precios a los logos y símbolos de estas organizaciones. En este proceso de mercantilización, los compradores comienzan a exigir la colocación de una figura de confianza al frente de la organización, para de esta manera y llegado el momento de darse un piso político, presentarlas  como apoyos sólidos y reflejo de la popularidad de estas autoridades locales.

La mercantilización de partidos es la estrategia que vienen estructurando para solventar la falta de pueblo y alto rechazo. No suena bien, pero es una realidad que se concreta en partidos que se transforma en mercancía y como todo proceso de mercantilización; los partidos que se involucran en estas actividades adquieren desde luego un precio o un valor de cambio.

Esa manera de crecer creo que no es la más adecuada porque crea una estructura con pie de barro. Así como alguien compra o tiene en la mente comprar,  de esa misma manera también cabe la idea de venderse y eso es peligroso para el proyecto.

Siendo un proceso que está en una fase inicial, El PSUV debería adelantar un proceso de investigación. Es una estrategia perversa que en muy poco contribuye a la construcción de un partido con perfil revolucionario.

@ClaudioElcuaco

[email protected]


[i] Parte I disponible en: http://www.aporrea.org/actualidad/a151908.html


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1217 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /ideologia/a152033.htmlCUS