La Concentración que sólo Chávez puede superar

Día jueves, día de trabajo, reunión de simpatizantes de la revolución, día histórico que marcaría el efecto de una convocatoria de pocas horas por parte del candidato Hugo Chávez.

Planifiqué con mi cónyuge la hora de partida. A eso de las 11am, agarré mi vehículo rumbo a la Plaza Venezuela, donde lo estacioné. Bajé a la estación del Metro, y al caminar por ella me percaté de la “Marea Roja” que estaba en pleno movimiento. Compramos los tickets, y entramos en el anden para abordar el vagón vía centro. Nunca había presenciado una concentración de esa magnitud, era indescriptible poder cuantificar  a los ciudadanos que caminaban por las avenidas y calles que conforman  el centro de la capital.

He podido asistir a unas cuantas marchas, mítines, foros, concentraciones en la Av. Bolívar, pero, ¡caramba ¡ninguna como la de ayer. Sí lo vivido en esa concentración es lo que va a ocurrir el domingo en las mesas de votación; es mejor que Capriles agarre su cachachá para otro lado, ya que no habrá posibilidad alguna de derrumbar el entusiasmo colectivo que transmite el Presidente Chávez en la población. Es difícil no poder sentir el gran amor que le tiene el pueblo a su presidente, aunque haya personas que lo ven como un enemigo, y no como su gobernante. Es decir, a Hugo Chávez los opositores nunca lo asumen como presidente, lo catalogan de candidato permanente, y de allí la  confrontación con sus ideas, con sus obras, con sus posiciones anti imperialistas. Ellos (los opositores) creen que el Presidente Chávez debe vestirse mal, no comer, no viajar, no representar al país, no compartir con familiares y amigos, no adquirir alimentos y vestidos, por lo tanto, un evento como el ocurrido en Caracas para el cierre de campaña, es ocultado por los medios de comunicación social. Sólo había que verle las caras de las personas que iban en el Metro que no están de acuerdo con el Presidente…eran un poema.

La suerte está echada, sólo restan día y medio, quien tenga dudas del triunfo, por favor, que analice el número de personas que se movilizaron a todo lo largo y ancho del país, además, un dato importante es el referido a la estrategia de Capriles y su comando, quienes no cerraron en el estado donde se supone están más seguros. Lo ideal para ellos era haber cerrado en el estado Miranda, y, sin embargo, se fueron a Lara, por cierto, con una concentración muy pobre.

El golpe fue en el hígado, y sabemos que cuando un boxeador es impactado es esa zona, su tiempo en el ring es precario. Capriles está herido de muerte política hace mucho tiempo, ni siquiera la entrevista en Venevisión lo hizo crecer, por el contrario, fue tan mala su presentación que trataron de ayudarlo, pero, “ burro criollo no corre en el hipódromo”.

La euforia del pasado domingo de los opositores ya desapareció. Trataron de crear una ficción con respecto a su movilización haciendo ver que solo de caraqueños se trataba la concentración, sin embargo, debemos recordarle a ese comando de campaña que la próxima vez estacionen los autobuses en una zona lejana, que se vengan caminando, que se vistan como sifrinos para que la gente piensen que son caraqueños. Los opositores critican el hecho de traer autobuses de manera numerosa, y resaltan que los chavistas son corderos contratados para hacer bulto, por lo tanto, lo que vimos el domingo fue simplemente unos zombies vestidos de amarillo creyendo en un espanto llamado Henrique Capriles. No tengo complejo en afirmar que la concentración hecha por Manuel Rosales, fue superior a la del “Majunche”, teniendo una votación final de más de 4 millones doscientos mil votos (4.292.466) según la página del CNE. Saquen sus propias conclusiones de lo que va a ocurrir el domingo próximo.

Ahora bien, volvamos a lo acontecido el día jueves 4 de octubre. Hugo Chávez se ha convertido en un verdadero huracán político a nivel mundial. Concentrar a tantas personas, además, con el tiempo limitado para la convocatoria, me atrevería a decir, que la oposición está  contra las cuerdas con los ojos vidriosos esperando que le den el golpe de gracia a su candidato para luego salir a denunciar ventajismo, manipulación, fraude, y con esos argumentos, los partidos Acción Democrática y un Nuevo Tiempo, le endosarán  al “Majunche” el resultado electoral, se deslindarán de esa corriente sectaria para aspirar con sus tarjetas propias gobernaciones y alcaldías.

Nunca antes en Venezuela un político había tenido tantas expresiones de cariño, aprecio, y sobre todo respeto. Una característica fundamental del Presidente Chávez es su dedicación a proyectar importancia a todas las personas para que se sientan útiles a la sociedad. En esa concentración pude observar a: Ancianos, adultos, jóvenes, niños y niñas, extranjeros, y sobre ellos pesaba un solo sentimiento…el amor por el Presidente. Gente con un desprendimiento supremo, con una euforia sin límites, no importó la lluvia, el calor, las incomodidades para poder caminar de un lado a otro, eso no era relevante, lo relevante era poder compartir, y demostrarle al líder el más profundo agradecimiento por las oportunidades a través de las políticas desarrolladas durante estos años de revolución.

De acuerdo a lo vivido el pasado jueves 4 de octubre, mis pronósticos serán los siguientes:

En el 2006 Hugo Chávez obtuvo 7.309.080 votos, la oposición logró  sumar 4.292.466 votos, con un candidato mejor preparado políticamente que Capriles, con el apoyo de AD, y no logró superar los 5millones de votos en un escenario muy polarizado. Ellos (la oposición) aumentaron su votación para la elección parlamentaria cercana a los 5.5millones de votos. La diferencia está centrada en los actores, allí no estaba Chávez en juego, además, recordemos hubo una campaña feroz con el tema eléctrico que afectó regiones del país, y por ende a los candidatos del chavismo.

Ahora la cosa es distinta, Chávez está en juego, su permanencia es vital para la patria, y también para la oposición…garantiza la paz de la región, adecua el escenario nacional para corregir las cosas malas, crear nuevas figuras políticas, establecer o fomentar una manera distinta de hacer oposición, deslastrarse de tanto dinosaurio político, presentar mejores programas de gobierno, y como esquema prioritario, constituirse en una oposición nacionalista, independiente de corrientes golpistas extranjeras.

El nuevo escenario es el siguiente, de acuerdo a mi percepción: Ciudadanos inscritos para votar 18.903.143, suponiendo que la abstención alcance el mismo 25.3% de la última votación presidencial 4.782.495 personas que no votarán. Aplicando una suma y resta simple tenemos, 18.903.143 - 4.782.495 = 14.120.648 votantes efectivos, sin contar los votos nulos. Es decir, si Chávez proyecta una votación superior al 62.5% alcanzaría 8.825.405 votos , contra 5.295.243 votos de Capriles Radonsky. La diferencia sería de 3.530.162 aprox. La diferencia con Rosales fue de 3.016.614 votos.

En el 2012 la diferencia será de 25 puntos a favor de Chávez, que es igual a 3.530.162 votos.

Por último, quiero hacer un llamado a todos los venezolanos de buena voluntad, no caigamos en provocaciones en los centros de votación, no alimentemos ningún triunfalismo, pongamos los pies sobre la tierra, afirmemos nuestro compromiso con la patria soberana, y no permitamos que gente apátrida se apodere del Estado Venezolano.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1422 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /ideologia/a151681.htmlCUS