Construyamos la vanguardia colectiva

Jorge Eliécer Gaitán afirmó que “el pueblo es superior a sus dirigentes”, con profundo e inequívoco conocimiento de causa. El pueblo venezolano demostró esto en el Caracazo de 1989, con un salto de conciencia que no tuvo amarre en procesos organizativos de base.

Se genera una insurrección popular en Caracas y Guarenas, un hecho de masas que cambiaría radicalmente el mapa político venezolano, y que tiene su origen en las irracionales políticas macroeconómicas y neoliberales impuestas por Carlos Andrés Pérez siguiendo instrucciones del Fondo Monetario Internacional; estas medidas agudizaron la contradicción de clases, la correlación de fuerzas cambió y el pueblo puso en la agenda política venezolana un escenario de revolución radical.

Este ascenso del movimiento de masas, aunque inorgánico, fue reprimido violentamente por la Policía Metropolitana, el Ejército y la Guardia Nacional, lo cual provocó la muerte de más de 3 mil personas según las cifras más reservadas. Se inicia entonces la fase de apertura revolucionaria que llega a su momento álgido con la Rebelión Militar del 4 de Febrero de 1992.

Este movimiento de masas, que coincidió con los hechos del 4 de Febrero dinamizó la lucha de clases y logró conectarse con el movimiento político que confluía en el Movimiento Bolivariano 200 (MB200). Estos acontecimientos nos dejan un saldo político, organizativo y de masas que se convertiría en enseñanza para los derroteros futuros del proceso actual.

Ahora bien, no podemos ocultar que nuestra historia revolucionaria está cruzada, también, por el pensamiento y la práctica insurgente de Simón Rodríguez, Ezequiel Zamora, y entre otras figuras y movimientos la insurrección armada de los años 60, antecedentes que nutren las filas de la revolución actualmente.

Los últimos hechos políticos, relacionados con la coyuntura electoral demuestran que hay sectores de masas, organizaciones sociales y comunitarias, que no logran expresarse a través del PSUV. Las 5 Líneas Estratégicas del PSUV dan razón de que existe una incomunicación entre el partido de la revolución y las masas, lo que obliga al Comandante y líder a plantear la creación del Gran Polo Patriótico (GPP).

El GPP nos permitiría plantear la constitución de un Frente de Izquierda que recoja a grandes sectores inconformes o descontentos con la gestión de diversos mandatarios locales y regionales que han convertido la revolución en negocio. Estos jefecillos han provocado la desmoralización de algunos líderes, el alejamiento de otros y algo de desesperanza de ciertos sectores de masas.

El GPP, como Frente de Izquierda, va a propiciar cuatro eventos muy oportunos: Primero, recuperar grandes sectores inconformes bajo la égida del chavismo para alcanzar efectivamente la meta de los diez millones de votos, y propiciar un nuevo aire, una oxigenación, un salto cualitativo de la revolución. Segundo, los partidos miembros del GPP permitirán, de manera casi velada, dar un golpe de opinión y una censura a los mandatarios incompetentes, que se han planteado vivir de la revolución.

En este sentido desde aquí planteamos que quien quiera castigar a un mandatario local o regional, no lo haga con la abstención, háganlo con un voto por el Comandante a través de los 11 partidos que están presentes como GPP. No podemos perder un solo voto. Todos con Chávez.

Tercero , se profundizará en el debate sano de las ideas políticas e ideológicas, la lucha de ideas, lo que obligará a la construcción de procesos de base que respalden el trabajo de cada organización.

Cuarto , puede contribuir a desenredar el problema de la lucha de clases que no ha podido asumir el PSUV o el Poder Popular. Es urgente la dinamización de la lucha de clases, que liquide el capitalismo, el avance de la derecha, del neoliberalismo, de la burguesía y del imperialismo, es decir, impulsar el cambio de las relaciones sociales de producción, a partir de la construcción y apropiación, por el pueblo, de los medios básicos de producción.

Desde el Gran Polo Patriótico tenemos el reto histórico de reorientar y repotenciar la relación: Líder de la Revolución-Partido PSUV-GPP-Pueblo masas organizadas. Es importante repensar esta experiencia para buscar pistas que nos permitan canalizar correctamente el ímpetu y vitalidad del pueblo venezolano, (que por naturaleza es revolucionario), y lograr dinamizar la lucha de clases, poniendo en la agenda el avance real de las 3R al cuadrado, particularmente la repolitización, repolarización y movilización.

El movimiento social, comunitario y de masas que no logra expresarse a través de las dinámicas de los consejos comunales e incluso no ha podido tomar vida activa en las filas del PSUV, está a la expectativa de la agenda política del Gran Polo Patriótico. Porque es desde allí que se podrá desarrollar procesos de movilización que nos conduzcan a ganar definitivamente la voluntad política del pueblo, (trabajadores, productores-campesinos, pescadores, indígenas, estudiantes, mujeres) cambiando absolutamente la correlación de fuerzas favorable a la revolución y el socialismo, lo que mediremos electoralmente el 7 de octubre, para decirle a la burguesía y el imperialismo que este pueblo es profundamente chavista, bolivariano y guevarista; que el chavismo es una realidad incontrovertible y que definitivamente el imperialismo y la burguesía no pasarán y no volverán.

Esta experiencia de confluencia política en el GPP nos puede posibilitar un viraje estratégico, un ejercicio estratégico de construcción de vanguardia colectiva, que es más acorde a la cultura política y organizativa del pueblo venezolano y latinoamericano. Los vanguardismos y hegemonismos pueden correr con el peligro de excluir grandes sectores revolucionarios.

Es urgente un evento programático que diserte acerca del carácter del GPP y la necesidad histórica de construir una expresión estratégica de vanguardia colectiva de la revolución. Esto impedirá que reduzcamos el GPP a un evento táctico, que a lo sumo terminaría en “un gran acuerdo de intereses” clientelares y burocráticos. Esto daría al traste con este instrumento de la revolución y liquidaría los procesos unitarios que se han venido gestando al calor de la lucha política y parlamentaria. Es apremiante dar un salto estratégico en la unidad. Camilo Torres Restrepo afirmó: “fortalezcamos lo que nos une y mantengamos una discusión sana de las diferencias”. Esta mentalidad nos debe permitir construir el Frente de Izquierda como paso previo a la construcción de la Vanguardia Colectiva de la Revolución venezolana.

Recomendamos por lo tanto algunas acciones para la histórica jornada del día 7 de Octubre:

1. Crear estructuras o Comités Populares de Vigilancia Social:

  1. Que desarrollen sistemas de seguridad, defensa y protección de los dirigentes y la comunidad; es importante generar sistemas de alertas tempranas, que prevengan y neutralicen hechos de violencia conducidos por la oposición para manchar el proceso.
  2. Defensa del voto revolucionario: neutralizando, impidiendo o informando oportunamente a la autoridad hechos de corrupción: compra de votos, coacción, etc.

2. Crear estructuras o Comités Populares Logísticos:

  1. Es muy importante crear fogones comunitarios cerca a los centros electorales, que permitan que la comunidad permanezca concentrada y cerca de los electores. Estos fogones servirán para suministrar agua, alimento e incluso para generar un ambiente de control, seguridad y fiesta.
  2. Se tendrá un Kit para primeros auxilios que permita actuar oportunamente frente a algún evento.

3. Crear Comités para la Cultura Popular:

a. Estar dispuestos para continuar la jornada electoral con una fiesta popular, donde haya música, danza, fuegos artificiales, celebrando el triunfo masivamente, inmediatamente después de que el CNE confirme que la revolución ganó las elecciones.

4. El día lunes 8 preparémonos para empezar a realizar y desplegar los 5 objetivos históricos que plantea el Comandante en el Programa de Gobierno 2013-2019.

5. Preparar las condiciones para una insurrección popular contra la burguesía para el 7 de octubre, en el evento que la oposición y el imperialismo intenten un golpe de Estado o intenten deslegitimar el triunfo contundente que el chavismo y la revolución sellará en esta fecha.

¡Viva el Chavismo! ¡Caracazo contra la burguesía! ¡Hasta la Victoria Siempre!

[email protected]

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 957 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /ideologia/a151423.htmlCUS