De Amuay a Cumanacoa...¡ni un voto para el paquetazo!

   A pocos días de las elecciones presidenciales el pánico se apodera de los opositores. Sin contar con argumentos discursivos propios no hacen otra cosa que referirse y descalificar los logros de la Revolución Bolivariana. Pescar en rio revuelto es una obsesión y un desenfreno. Negarlo todo es su día a día.  De manera que a pocos días de la elección presidencial hay que estar muy pendientes de ellos porque se atreven a cualquier cosa, con el agravante que están pillaos. Ya el pueblo les sigue los pasos.  Sabe lo que van a hacer y decir. Están descubiertos.

 Vale la pena recordar que a propósito de la medalla de oro conseguida por el esgrimista Rubén Limardo,  la respuesta opositora fue de lo más antipatriótica, al punto de pretender minimizar  este histórico acontecimiento y con desdén calificarlo de  intrascendente. Igual fue la respuesta ante el triunfo de Pastor Maldonado. Como colectivo fueron incapaces de emitir un pronunciamiento de felicitación y de reconocimiento a tan importantes logros.

      No mirar más allá de sus narices lleva a la oposición a cometer errores tras errores. Metidas de patas  cada vez que abren la boca para referirse a iniciativas y hechos que hoy por  hoy son sensibles para la población venezolana. Tal es el caso concreto de las misiones que tanto han contribuido a elevar la calidad de vida de nuestros compatriotas. Pero el colmo de los colmos ha sido su respuesta y  comportamiento ante recientes hechos que con causas diversas y en lugares diferentes conmocionaron la vida nacional. Tal es el caso de la explosión de la Refinaría Amuay del Complejo Refinador de Paraguaná, estado Falcón, la inundación de Cumanacoa en el estado Sucre y la caída del puente de Cúpira en el estado Miranda.

    A cada uno de estos lamentables  acontecimientos trataron de sacarle provecho electoral. Para no variar de conducta, lejos de emitir  una respuesta  de solidaridad o sencillamente esperar el desarrollo de los acontecimientos, lo que hicieron fue prácticamente frotarse las manos y lanzar acusaciones sin fundamentos contra el gobierno nacional.

     Se equivocan y se vuelven a equivocar. Eso para ellos no es problema. Como no lo es el dolor que siente el pueblo venezolano ante estas tragedias. Lo cierto es que ahora con más razón,  este mismo pueblo, una vez más, les va a dar una definitiva y contundente lección. Este 7 de octubre van a saber que con el dolor ajeno no se juega y que los votos se consiguen con  trabajo, honestidad y respeto. Por eso decimos que desde Amuay hasta Cumanacoa no hay que votar por los caóticos y profetas del desastre... ¡Ni un voto para el paquetazo neoliberal¡


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1179 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Juan Azocar


Notas relacionadas

US Y /ideologia/a149850.htmlCUS