Vacilar es perdernos

A medida que nos acercamos al 7/10 arrecia el fuego de la artillería mediática del imperio y la oligarquía venezolana, en un intento desesperado por debilitar el sólido apoyo popular que tiene el Presidente Chávez, tal como lo revelan todas las encuestas serias.

A un mes del evento electoral, para cerrar esa brecha la oposición adelanta una diabólica guerra psicológica de doble propósito, respaldada por las corporaciones petroleras, el sionismo y la ultraderecha internacional. Por una parte buscan crear confusión en los indecisos y desmoralización en el chavismo descontento, mediante una campaña sucia de alto calibre basada en el rumor y la manipulación informativa. Por la otra, preparan el terreno interna y externamente, para la ejecución un “Plan B” de desconocimiento del resultado electoral buscando reeditar el golpe de abril de 2002. Ello explica la ambivalencia de Capriles Radonsky y la MUD, quienes legitiman el sistema electoral automatizado pero al mismo tiempo, niegan el reconocimiento previo de sus resultados.

Los confundidos deben apelar a la racionalidad y a su conciencia para hacer un balance objetivo de los extraordinarios cambios políticos, económicos y sociales que ha experimentado nuestro país en la revolución bolivariana, a los cuales sin duda, tal como lo establece su programa de gobierno, le dará marcha atrás el candidato del neoliberalismo y del imperio en su empeño de regresarnos al pasado. Comenzando por la propia constitución bolivariana, el Poder Popular, las misiones sociales, la soberanía petrolera y la independencia que tanto le ha costado construir al pueblo venezolano bajo el liderazgo del Comandante Chávez.

Los compatriotas que se sientan descontentos por el burocratismo y la corrupción que afecta a un estado burgués que no termina de morir, deben reflexionar sobre el impacto que tendría caer en la trampa de la abstención o del “voto castigo”, que echarían por la borda la oportunidad histórica de realizar el sueño bolivariano de construir la Patria Grande que nos hará definitivamente libres e iguales. Hoy sigue vigente lo dicho por El Libertador el 3 de julio de 1811 ante la Sociedad patriótica: “Vacilar es perdernos”.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1168 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Gustavo Márquez Marín

Carabobeño, nacido en Valencia, ingeniero egresado de la Universidad de Carabobo donde también ejerció la docencia, durante la gestión del Presidente Hugo Chávez se desempeñó como Ministro de Industria y Comercio (1999), Ministro de Estado para la Integración y Comercio Exterior (2005-2007), Embajador en Austria y Representante Permanente ante los Organismos de Naciones Unidas en Viena (2001-2004), Comisario General del Pabellón de Venezuela en la Expo 2000 Hannover (1999-2001) y Miembro de la Comisión de Negociación con Colombia de las Áreas Marinas y Submarinas (1999-2001).

 [email protected]

Visite el perfil de Gustavo Márquez Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /ideologia/a149818.htmlCUS