8 de octubre: el lunes revolucionario

“Preservar la vida en el planeta y salvar a la especie humana”, fue el quinto Gran Objetivo Histórico del Plan de Gestión (2013-2019), que nos alentó a participar con ímpetu en la cita electoral dominical y que dio como resultado la victoria de una Revolución Eco Socialista, que seguirá afianzando políticas ambientales integrales en nuestra querida Venezuela. Pese a ello, la insaciable pólvora de esos contaminantes fuegos artificiales que resplandecían la noche del triunfo bolivariano, también nos demostraba la indiferencia ecológica que vivimos en el intento de preservar el Medio Ambiente.

Para lograr defender, expandir y consolidar la Independencia en territorio venezolano, es fundamental que las personan abran los ojos y asuman una actitud de lucha con un alto grado de conciencia social, para evitar que las destructivas manos del Imperio, sean una alternativa a disociar la mente de la ciudadanía, que al no dejarse confundir por el azufre de los anti valores “Made in USA”, fortalecerá un mundo Pluripolar de gran valía para garantizar proyectos: socio-productivos, culturales y deportivos que trasciendan de la frontera patria, hacia una geopolítica que respete y proteja los recursos naturales a escala global.

La consecución de una propuesta Eco Socialista en Venezuela, no sólo debe seguir reivindicando los derechos del pueblo, sino también necesita la sana comprensión del Medio, como fuente de vida en su interacción diaria con el Hombre, quien aunque suele olvidarlo, es el principal responsable de todos los cambios positivos o negativos que se generan en el Ambiente, ya sea en los genuinos ecosistemas criollos o en la gran biodiversidad que los alberga. Por tal motivo, la fecha que titula el artículo presentado, es una inmejorable oportunidad para que todos juntos, sin importar: razas, dogmas y saberes, trabajemos para adaptarnos a un estilo de vida más ecológico en el que la “Pachamama”, siga aleccionando nuestro “verde” y revolucionario camino por recorrer. 

Pero para dar el primer paso, hay que cambiar los patrones de vida que por siglos la Sociedad Moderna se encargó erróneamente de inculcar. Dejar el vicio de las religiones fuera de nuestra idiosincrasia. Aceptar que la violencia sólo ha generado, genera y generará más violencia en la irracionalidad de la guerra humana. Valorar la Ciencia como fuerza capaz de explicar lo que somos, fuimos y podríamos llegar a ser. Olvidar el capricho egocentrista de procrear biológicamente y dar paso a un nuevo ser terrenal. Propiciar una ética y moral ciudadana que infunda el respeto y la tolerancia de discernir. Actuar como servidores públicos en las comunidades y aprender a sentir la realidad “real” que padece ese desconocido “otro”, son auténticos valores a revelar.

Si se internalizan, vemos como: la tala de árboles, la contaminación del agua, la deposición de basura a cielo abierto, el abuso de la energía eléctrica y el “smoke” de la calle, son ecocidios en la cotidianidad de los pueblos, que lidian con la impunidad y el anonimato que acallan los gritos de la madre Tierra. No obstante, la República Bolivariana de Venezuela ha creado un oportuno marco legal reglamentario, que evita en lo posible, el sufrir de la Naturaleza y su fauna. La puesta en marcha de políticas ambientales por parte del Estado, ya tendrían que ser conocidas a cabalidad por usted, pues son las personas quienes deben asumir el rol protagónico conservacionista en la defensa del Ambiente, más allá de lo que un “numerito” en Gaceta oficial podría atesorar. 

  No abuses en el uso del microondas, la secadora y el freezer, ya que esos aparatos despilfarran mucha energía, por lo que debes emplearlos de forma adecuada. Intenta estar pendiente de apagar las luces de los cuartos y espacios de tu hogar. Una gran opción, sería el cambiar los tradicionales bombillos incandescentes por luces de bajo consumo, que ahorran hasta un 80% de energía. Al momento de lavar la ropa, la vajilla y la alfombra, no malgastes el agua potable, pues ese vital líquido escasea en muchos países del Mundo.

Apaga el TV cuando no lo uses, eso te hará ahorrar energía y reducirá el pago por el consumo eléctrico que te facturan. Desenchufa el cargador del celular que va a la toma de 110v, tras cargarse la batería. Recuerda que la “energía en reposo”, sigue activa en los equipos que se encuentren conectados. Tómalo en cuenta, al emplear artefactos, como: laptops, reproductores DVD, etc. Además, al momento de encender el aire acondicionado, no lo haga de forma prolongada. Esos aparatos NO se llevan nada bien con el Medio Ambiente. Cuando la sensación térmica sea la deseada, apáguelo o coloque la opción de temporizador, para evitar malgastar la energía eléctrica.

Mientras te cepilles, no debes dejar que el agua del grifo siga saliendo, pues aunque no lo creas, eso genera problemas de suministro en el servicio prestado por la Hidroeléctrica. Establece una cultura ahorrativa en tu casa y lleva el mensaje ambientalista a tu vecindario. No adquirieras una planta de generación eléctrica para mitigar los apagones, es mejor pasar tiempo de calidad con toda la familia. No asistas a “Circos” o eventos públicos en los que exponen a los animales, ya que suelen ser sinonimia de abuso y crueldad de fauna. Al sacar la basura, la debes clasificar por el material, sea: vidrio, cartón, plástico o similares. Incentiva las tareas de reciclaje en tu comunidad.

Aprecia la grandeza de lo natural y lo espiritual por encima de lo frívolo. Vive sin la necesidad de pagar con: tarjeta, débito o en efectivo y así no te venderás al Sistema. Nunca sintonices los programas de TV que transmiten los medios privados, esos contenidos audiovisuales son una inicua distorsión de la realidad y fuente de transculturización por doquier. No dejes que tus hijos jueguen con videojuegos violentos en tu casa o en la de sus amigos. Es preferible que pasen el tiempo libre, jugando: beisbol, fútbol o basquetbol en un parque a la luz del Sol. Cuando llegue el domingo, podrías: sembrar un árbol, leer un libro, disfrutar del silencio o lanzar la moneda al aire y preguntarte qué pasó antes del “Big Bang”.

Quienes se atrevan a poner en práctica todas las aseveraciones aquí manifiestas, verán con claridad como el 8 de octubre, será el inicio de una Venezuela más ecológica, en la que sus habitantes aprenderán a valorar la interacción Hombre-Medio y que de la mano con la revolución Eco Socialista, se seguirán apoyando los Grandes Objetivos Históricos, tan necesarios para construir desde nuestros lugares de trabajo, en los centros educativos, en la afanosa calle o en la tranquilidad del hogar, un longevo estilo de vida por descubrir.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1267 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US N /ideologia/a149576.htmlCUS