¡¡¡Bolívar ha vuelto para quedarse!!!

“Yo conocí a Bolívar
Una mañana larga
En Madrid,
En la Boca del Quinto Regimiento.
Padre, le dije,
¿Eres o no eres o quién eres?
Y mirando al Cuartel de la Montaña
Dijo: Despierto cada cien años
Cuando despierta el pueblo.”

Pablo Neruda: Canto a Bolívar

 Realmente no existen dudas sobre la verosimilitud de este texto escrito por el gran autor chileno y fiel militante comunista: Pablo Neruda.

 Nuestra América ha resurgido de las cenizas y se ha encaminado en el sendero de su verdadera independencia política y económica, luego que dos siglos atrás nuestros Libertadores ofrecieran sus vidas en las batallas por la independencia del yugo español; tanto ayer como hoy, Bolívar ha sido el autor de las revoluciones por la emancipación de nuestros pueblos; aunque muchos lo odiaron, otros lo traicionaron, no cabe duda que la inmensa mayoría de los habitantes de nuestros pueblos lo respetó, lo admiró y lo siguió sin vacilación. Hoy podemos afirmar que el Padre de la Patria, Nuestro Libertador ha regresado hecho millones, ha regresado para cumplir su misión y para completar y culminar lo que había dejado de hacer.

 Lamentablemente la alegría que se vive en muchos rincones de Nuestra América no siempre fue así en los últimos doscientos años: guerras, intervenciones norteamericanas, dictaduras militares (Plan Cóndor), magnicidios, paquetazos neoliberales, represión policial y militar, pero todos estos acontecimientos han confluido en un mismo origen: La Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos.

 Venezuela no se escapó de los embates del imperialismo, recordemos (y vamos a recordar la historia reciente de nuestro país) el golpe de estado de Gómez contra Cipriano Castro fiel líder nacionalista venezolano. Juan Vicente Gómez hizo entrega de nuestro país a Estados Unidos y la situación se hizo más trágica al ser descubierto el oro negro en estas tierras. El derrocamiento de Isaías Medina Angarita, de Rómulo Gallegos, la dictadura de Pérez Jiménez y luego la seudo democracia que en cuarenta años subyugó a nuestro pueblo. Realmente ante tales circunstancias nuestro pueblo luchó con ímpetu pero siempre fue vilmente reprimido: la Rotunda, la Seguridad Nacional. Cantaura, Yumare, entre otros para llegar al clímax del descontento popular y de la represión gubernamental ocurrido el 27 de febrero de 1989: el Carachazo. A este pasado neoliberal y neocolonial es hacia donde nos quiere regresar la derecha y la oligarquía representadas por Carriles Radonski, pero lo que aún no han entendido es que los Hijos de Bolívar han resuelto ser libres y han adquirido conciencia de su pasado, de su presente y de su visión a futuro.

  Simón Bolívar en febrero de 1819 había sentenciado que “El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política”. Cualquiera que analice someramente este pensamiento bolivariano pudiese plantear que es una idea muy sencilla de cumplir, sin embargo, éste trasciende en primer lugar por la obtención de la verdadera independencia, elemento que hemos alcanzado en Venezuela a partir del 2 de febrero de 1999, día que nuestra nación dijo ¡basta! Al imperialismo y al neocolonialismo.

       Como fiel seguidor del ideal bolivariano apareció el Comandante Chávez, quien ha sido el constructor y ejecutor del pensamiento de Bolívar. El hecho de habernos independizados política y económicamente ha permitido a la Revolución la consecución de otros objetivos estratégicos: la creación de las misiones, la soberanía económica y energética, la verdadera nacionalización de PDVSA, iniciar relaciones económicas, políticas y sociales con otros países hermanos con vistas a la construcción de un mundo multipolar, convertir a Venezuela en territorio libre de analfabetismo, que nuestro país sea el quinto a nivel mundial y el segundo en América Latina en matrícula universitaria (sólo superada por Cuba), entre muchos otros logros que sin duda han enraizado en el pueblo venezolano un profundo amor e identificación hacia la causa de la Revolución Bolivariana y hacia la figura del Líder indiscutible de ésta:el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías.

        El proceso revolucionario bolivariano y socialista avanza hacia su 14º aniversario y aún falta mucho por hacer, nuestro Comandante ha sido muy enfático en este sentido y resalta muy agudamente la frase del Libertador Simón Bolívar cuando expresó: "Debemos esperar mucho del tiempo, su inmenso vientre contiene más esperanzas que sucesos pasados y los prodigios futuros deben ser superiores a los pretéritos". Por ello es de importancia trascendental interiorizar lo planteado por el Comandante Fidel Castro a su entrada en La Habana en 1959:   Creo que es este un momento decisivo de nuestra historia (…) La alegría es inmensa. Y sin embargo, queda mucho por hacer todavía. No nos engañamos creyendo que en lo adelante todo será fácil; quizás en lo adelante todo sea más difícil.” Esta disertación es muy válida, en lo adelante todo será más difícil, más aún cuando el enemigo nos ataca fuera y dentro de nuestras fronteras, fuera y dentro de nuestras filas, encabezados por el Gigante de las siete leguas, con visión profética anunció el Padre de la Patria: "Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia a plagar la América de miserias en nombre de la libertad". El próximo año comenzará un nuevo período presidencial y con éste la profundización de la Revolución y con ésta la transición real del capitalismo hacia el socialismo. Puede ser que aún existan dudas dentro de nuestras filas ante tal aspecto en gran medida generadas por la matriz generada por los medios de comunicación privados; es deber de todo cuadro revolucionario explicar en cada trabajo, en cada fábrica, en cada espacio la necesidad histórica de la construcción del socialismo, así como de sus bases teóricas y filosóficas.

 Podemos contrastar dos realidades distintas: la primera, la construcción del socialismo bolivariano, la creación de los mecanismos de integración regional (ALBA, UNASUR, CELAC), el crecimiento económico, la disminución de la pobreza y del analfabetismo en la región y, en segundo lugar: las luchas que llevan a cabo los pueblos de España, Estados Unidos, Grecia, Italia entre muchos otros que combaten contra el injusto e inhumano sistema capitalista que les ocasiona hambre, desempleo, falta de educación, salud y seguridad social. Al respecto se pudiese hacer una breve comparación sobre dos acontecimientos ocurridos el pasado 1º de Septiembre: en nuestro país se produjo el aumento correspondiente al 10% en el salario mínimo, mientras que en España se produjo un aumento en el IVA hasta el 21%. ¿por qué el contraste entre ambos países? Sencillo, porque nosotros contamos con un sistema de gobierno popular y justo que no acata imposiciones del gran capital (entiéndase BM y FMI) y quien realmente gobierna en Venezuela es el pueblo en la figura de Hugo Chávez.

 El próximo 7 de octubre es una fecha de importancia trascendental para la historia contemporánea y futura de la patria. Durante ese día se elegirá entre dos modelos políticos: el socialista y el capitalista. En los 40 años del puntofijismo se hizo verídico uno de los planteamientos de Carlos Marx: "La burguesía produce, ante todo, sus propios sepultureros. Su hundimiento y la victoria del proletariado son igualmente inevitables." Esos sepultureros hoy día son millones y millones de obreros, campesino, estudiantes, pensionados, amas de casa, intelectuales que fueron abandonados y apartados del ejercicio político y a los que siempre se les negó sus derechos fundamentales: vivienda, alimentación, educación, salud, seguridad social, empleo y el más importante de todos (el que da origen al resto: la libertad), mientras que unos pocos se beneficiaban de la renta petrolera y ejecutaban grandes actos de corrupción. Esta gran masa proletaria y revolucionaria será la que el 7 de octubre reafirme la continuidad de la Revolución y ratificará al Comandante Chávez como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, sin embargo, no debemos caer en el trágico error del triunfalismo. Debemos demostrar al mundo entero que la inmensa mayoría del pueblo venezolano apoya al Candidato de la Patria y aprueba la construcción del socialismo, y para tal fin hay que reiterar el llamado a la unión, arma fundamental para el triunfo revolucionario. En tal sentido contamos con la fuerza de la moral, de las virtudes y de la presencia en todos los rincones de Venezuela y en nuestros corazones con la presencia del Libertador Simón Bolívar quien nos guía con su sabiduría: ¡“Unidad, Unidad, Unidad, debe ser nuestra divisa”!

¡¡¡Bolívar ha vuelto para quedarse!!!

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 932 veces.