El infierno si existe



¿Qué tienen en común Afganistán, Colombia, Irak, Libia, México, Paquistán y Siria? Lo sabes si ves los noticieros, es decir, un estado permanente y total de brutalidad. Es decir, el toque satánico del Imperio, que por doquiera que pasa deja un reguero, un zurriburri, una zaragata, la barbarie, pues, en nombre de la civilización. Como esos países no saben gobernarse solos hay que devastarles todo lo que hace país a un país. En Bagdad destruyeron la Biblioteca que contenía las bases de tu cultura. Por ejemplo. Para no hablar de su infraestructura y hasta del asesinato sistemático de sus profesionales, médicos, ingenieros, científicos.

Otro elemento: la intervención, militar o no, directa o no. En este momento, por ejemplo, no sabemos qué pasa en Libia. Apenas se atisba algo. Vago. De lejos. De Siria conocemos, si acaso y mal, las mentiras que obsesivamente nos machacan los medios, que decretaron la intervención occidental. Vídeos atroces.

Algo parecido ocurrió con otros imperios. El Español desbarató a Cusco en pocas horas, por ejemplo. Arruinó las sociedades indígenas que tocó o siquiera rozó. Hay gente idiota, o idiotizada, da lo mismo, que solo se da cuenta de esto cuando ya es demasiado tarde y solo queda la resistencia prolongada, trágica, mortífera, tóxica, funesta, agotadora. Toma años. Siglos. A América tomó 300 años de resistencia y una Guerra devastadora de Independencia recuperar su soberanía y eso a medias porque superamos el colonialismo español, pero luego nos cogió el anglosajón y el francés nos peló apenas de justesse. Todavía estamos en eso y hay que ver lo que cuesta que alguna gente lo entienda.

El Che decía que la revolución debe andar uno o dos pasos delante del caos. Si lo que pasa en esos países no es caos, entonces no entiendo lo que es caos, con sus correspondientes miembros humanos regados por las calles, la escabechina de las estructuras sociales, tortura, fosas comunes, falsos positivos, motosierras, Colombia; ahorcados colgando de puentes, bombas en discotecas, atentados a peces gordos, México. Una oposición criminal, pícara, imbécil, depredadora que amenaza con el caos, como el del Golpe y el Paro Flexibilizado de 2002, Venezuela.

Tú sabes cómo evitar que el 7O esa gente nos imponga su caos.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 6079 veces.

Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas