Pasivos laborales: Chávez y Capriles, dos visiones antagónicas para su cancelación

Nuevamente, los Pasivos Laborales toman notoriedad, el Presidente Chávez haciendo honor a su palabra empeñada el 10 Noviembre de 2011 en el Estado Vargas, cuando en acto realizado con las y los trabajadores, anunciara que: “la deuda acumulada con las y los jubilados será pagada con Petrobonos, que sugirió llamarlos “Faja Petrolífera del Orinoco”, ya que de las actividades petroleras en la referida zona, ubicada al oriente del país, son las que permitirán cumplir con estos compromisos. Indicó que el referido bono podrá ser vendido en el mercado de valores o cambiado por participación en empresas mixtas de petróleo en el país. El instrumento legal, destacó Chávez, contemplará la creación de un Fondo de Prestaciones que acompañará al Petrobono en el pago de la deuda. Manifestó, al respecto, que el referido fondo tendrá cuentas de participación y deberá tener personalidad jurídica, para ofrecer garantías a las y los jubilados. El dignatario destacó que el 3% de la regalía petrolera irá al referido fondo, dado que en Venezuela se vive un nuevo modo de distribución de las riquezas generadas por el petróleo. Sugirió, además, que en el futuro el mismo podrá ser transformado en un fondo de inversiones para que genere ganancias. Explicó que este fondo también permitirá que las y los trabajadores que se jubilan cada año (cerca de 30 mil) reciban sus prestaciones sociales “de inmediato y sin retardos”. (Correo del Orinoco, 10-11-2012). Asimismo, el Presidente Chávez se comprometía, en dicho acto, a promulgar, vía Ley Habilitante una nueva Ley Orgánica del Trabajo, las Trabajadoras y los Trabajadores, como le denominaría seis meses después, en que la promulgó, honrando con ello, su palabra empeñada con las y los trabajadores de la Patria.

Desde el mismo momento, que el camarada Chávez se comprometió con trabajadores y trabajadoras a honrar la deuda social derivada de sus Prestaciones Sociales, sin descansar en el tema, el camarada Chávez se ha empeñado en poner andar la derruida maquinaria estatal para poder satisfacer esa exigencia laboral. Es así, que en mayo 4, del año siguiente, aprueba mediante Ley Habilitante, la Ley que crea el Fondo de Ahorro Nacional de la Clase Obrera y al Fondo de Ahorro Nacional, Gaceta Oficial Nº 39.915, designando como presidente de dicho Fondo, al Dr. Jorge Giordani. Este Fondo, garantizará los recursos extraordinarios que se requieren para satisfacer esa demanda laboral a un costo que, bien pudiera superar, los 20 mil millones de Bs. Como establece la Ley que crea el Fondo, éste nace como una empresa del Estado, cuyo objeto no es otro sino “generar y manejar instrumentos financieros y de inversión, así como, administrar las demás fuentes de recursos, necesarias para coadyuvar al pago de las deudas del Estado con sus trabajadores por concepto de prestaciones sociales y, de las que se generen con los trabajadores del sector público, a partir de la vigencia del presente Decreto Ley…” (Artículo 10). Se nutrirá dicho Fondo de recursos provenientes del Presupuesto Nacional, de los dividendos derivados de las acciones de PDVSA SOCIAL S.A., filial de PDVSA, empresa creada para apoyar al Fondo y del 2,2% de aportes por Regalías que las empresas mixtas deben enterar al Estado por producción petrolera (Artículo 15 de la Ley). En definitiva, será el petróleo de la Faja petrolífera del Orinoco y su producción la que, en los venideros años, garantice el pago de las Prestaciones Sociales de las y los empleados públicos, centralizados y descentralizados. Así, siembra el petróleo el camarada Chávez, en la gente, en su pueblo. Al trabajador/trabajadora, le será entregado un Bono denominado Petro-Orinoco, cuyas características definidas por Ley, serían: denominación en bolívares, las tasas de rendimiento serán fijadas por Finanzas y Planificación y el BCV, teniendo como referencia, para su fijación, las tasas de interés para prestaciones sociales fijadas por el BCV, más un porcentaje adicional; fijándoles la Ley, un período de protección de un (1) año, a partir de su emisión, valga decir, durante ese tiempo no podrá ser transado; cumplido el año, podrá ser vendido a su valor nominal en la Bolsa Pública de Valores Bicentenaria (Articulo 16). Mientras cumple el año el Bono, tal como anunció el Presidente Chávez, en la cadena nacional, quienes requieran su recurso con urgencia, podrán dirigirse al Banco de Venezuela y venderlo a su costo.

Con las primeras entregas de Petro-Orinoco, el camarada Chávez cumple con la palabra empeñada con las y los trabajadores de la Patria en Noviembre de 2011, reafirmando lo que ha sido su conducta de gobernar a lo largo de estos 14 años de gestión revolucionario, cumplir, cumplir y siempre cumplir con el pueblo. El funcionamiento y las posibles inversiones que haga el Fondo de Ahorros de la Clase Obrera, debe obligarnos como trabajadores y trabajadoras de la Patria a hacerle seguimiento constantes a sus actividades, en fin de cuentas, esa nueva empresa estatal, propiedad de todas y todos los venezolanos, debe funcionar de manera pulcra y transparente, de su funcionalidad dependerá, en los días por venir, la garantía de cancelación de nuestras Prestaciones Sociales; su fracaso, sería nuestra derrota y la vuelta a los tiempos de la cuarta república y, al reencuentro con Teodoro Petkoff y su célebre frase: “se trata de una deuda impagable…”

Con esta entrega de Petro-Orinocos, también, se cierra un ciclo de indolencia plena con los derechos sociales de nuestra clase trabajadora, imposible olvidar que a la llegada de Chávez a la presidencia de la República Bolivariana de Venezuela, se arrastraba una deuda de Pasivos Laborales proveniente de 1976, la cual, pudo el Gobierno Bolivariano cancelarla hasta el año 2001, año después del cual, el oposicionismo fascista ejecutaría el golpe de Estado en abril de 2002 y, meses después, el sabotaje petrolero, produciéndole un daño gravísimo a nuestra economía, miles de millones de dólares perdidos, de cuyos malignos efectos, apenas nuestra economía, comienza a recuperarse, como lo demuestran las cifras dadas por el BCV en este primer semestre de 2012.

En el Acta 383 de la reunión del CNU, del 26-01-2001, podemos apreciar lo costoso que ha resultado al país saldar esa deuda social, leamos: “este año obtuvimos recursos para comenzar el pago de Pasivos Laborales que se debía a los trabajadores universitarios, profesores y empleados, principalmente desde el año 1976 y hasta el año 2000, se obtuvo una partida a través de la OCEPRE que era correspondiente al fondo de prestaciones del Ministerio de Finanzas por 22 Millardos, que sirvió para cancelar a todos los jubilados y pensionados, profesores y empleados de las Universidades Nacionales, para el período 78-89, en principio existen dudas en relación con la U.C.V., en cuanto a los montos calculados (negrillas y subrayado nuestro) (…) El instructivo elaborado por la Opsu señaló que si hay excedentes deben continuarse pagando los Pasivos Laborales y no pueden utilizar ese recurso en ningún otro tipo de pago, porque ese es un recurso que no viene del Presupuesto Universitario (subrayado y negrillas nuestras) sino que es otorgado por la OCEPRE para sanear una deuda de Pasivos y si alcanza para eso en el período y sobró debe seguir saneando la deuda del Pasivo, de manera que se compromete enormemente la Institución que quiera utilizar esos recursos en otra dirección…”, expresaba, en esos términos, su preocupación el entonces director de Opsu, Luis Fuenmayor. Al año siguiente ocurrirían el golpe de abril de 2002, siguiendo con el sabotaje petrolero, afectando, ambos hechos oposicionistas, las finanzas del país y, con ello, la economía nacional.

Pero, el saboteo a la cancelación de la deuda social heredada de la cuarta república no quedaría allí; una vez que, el camarada Chávez anunciara en noviembre 2011, la cancelación de la deuda social restante, 2001 en delante, de Pasivos Laborales; desde las universidades públicas, se activó un proceso de dilación en el procesamiento de las datas de las y los trabajadores universitarios, saboteo no muy bien desmontado por los entes del gobierno revolucionario, encargados de procesar y convalidar esas datas, en concreto, la OPSU. En vez de facilitar los procesos, amparados en la Ley de Simplificación de Trámites, una y otra vez, aparecían requisitos nuevos que retardaban y, en cierta forma, justificaban el saboteo en curso. El camarada Chávez, anunciaba que entregaría los Petro-Orinocos en abril, después señalaba que en junio, hasta que, finalmente, anunció que pronto, pues bien, ese pronto se convirtió en agosto 22, fecha en la que, por fin, pudo concretar la primera entrega de bonos petroleros y comenzar a cancelar la deuda social restante.

En contraposición, el candidato de la oposición apátrida pro imperialista, Capriles Radonski, en su mensaje a las/los empleados públicos ha prometido cancelar los Pasivos Laborales, no explica los mecanismos para el logro de tan importante deuda laboral. Lo que convierte en cliché su promesa, restándole la debida importancia. En su programa de gobierno, Lineamientos para el Programa de Gobierno de Unidad Nacional (2013-2019), hay un ítem correspondiente al tema de los Pasivos Laborales, allí titulan: “Las relaciones colectivas en el sector público y el manejo de los pasivos laborales”, no precisan cómo manejarán el tema de los Pasivos, sólo en el punto 252, intentan ahondar en el tema, leamos: “Se creará la Comisión de Paz Laboral para allanar fórmulas que permitan reconocer y honrar los derechos conculcados y los pasivos laborales de todos los trabajadores de los distintos sectores y niveles de la Administración Pública. Dicha Comisión contará con amplia participación de los sectores y organismos involucrados…”, como vemos la luz no llega todavía para poder precisar qué mecanismos utilizaría Capriles para cancelar esa deuda.

Quizás, la respuesta podamos obtenerla en otra parte del Programa de la burguesía y declaraciones de los asesores del candidato de la contrapatria. Nuestra principal fuente de ingresos es el petróleo, en particular PDVSA. ¿Qué opina Capriles de nuestra principal industria? Para poder conocer qué va a hacer con nuestra industria petrolera el candidato burgués, debemos escuchar y leer a sus asesores, el poco conocimiento sobre temas trascendentales del candidato, obliga a que sean éstos/éstas quienes deban ir a los medios a explicar las bondades de las promesas del candidato. Capriles apenas, ha balbuceado sobre PDVSA unas poquísimas palabras, tales como que: “Mi visión es que se concentre en su negocio, no distraerla en otras actividades” (El Nacional, 13-02-2012). Visión que nos la explica su asesor en materia económica, el profesor ucevista José Guerra: “El nuevo gobierno también buscaría aumentar la producción de petróleo, la cual se ha estado disminuyendo de una manera apreciable. Al cierre del 2011, Venezuela producía 20 por ciento menos de lo que producía en 1998, mientras que la nómina de la industria se ha cuadruplicado, pasando de 25,000 a casi 100,000 trabajadores. “Es un fenómeno que con precios altos, con más trabajadores, se produzca menos”, comentó. “Eso sin añadir el alto endeudamiento a la que ha sido sometido la empresa, que en 1998 debía $3,500 millones y ahora, según cifras oficiales, está debiendo casi $40,000 millones, sin incluir otros pasivos, por expropiaciones”. La estatal Petróleos de Venezuela también debe ser reorientada para que se dedique exclusivamente a su negocio fundamental, la producción de crudos, y deje de lado actividades como la distribución de alimentos y de ropa, tareas que se ha visto obligada a asumir bajo el gobierno de Chávez…” (http://www.lapatilla.com/site/2012/02/26/plan-economico-de-capriles-evitar-un-futuro-chavez/). Valga decir, con Capriles diremos adiós PDVAL, adiós Mercal, adiós Misiones, adiós Comerso, adiós Buen Vivir, adiós programas sociales, adiós FONDEN y, como es evidente, adiós financiamiento para el Fondo de Ahorros de la Clase Obrera, entonces, ¿de dónde sacará Capriles los enormes recursos presupuestario que le permitirían cancelar los Pasivos Laborales?

De hecho, la oposición se ha manifestado contraria a los Petro-Orinocos, como lo afirma José Guerra: “El economista y profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV), José Guerra, se refirió durante una entrevista realizada en el programa Aló Ciudadano, a los títulos de bonos Petro Orinoco, anunciados por el Presidente Chávez este martes, en cadena nacional, que serán otorgados a través de PDVSA a los trabajadores: “Eso es una especie de Caramelo de cianuro disfrazado que le darán a los trabajadores”. Señaló que esos bonos endeudarán más a la empresa. “Una empresa que no pudo reparar un bote de petróleo en Monagas, ¿estará en condiciones de manejar un negocio como éste?”, dijo…” (Globovisión, 28-03-2012). Con esta postura, reafirman su oposición a que PDVSA sea utilizada para saldar deuda social acumulada de gestiones precedentes de la cuarta república. Aunado al hecho de que PDVSA sería reorientada “hacia el desarrollo de capacidades tecnológicas, administrativas y comerciales”, según prometen en sus Lineamientos para el Programa de Gobierno de Unidad Nacional (2013-2019), aclarando Capriles en uno de su ya eternos encuentros con la prensa burguesa que: “entre las nueve condiciones para la “reorientación“ se deben “limitar las contribuciones fiscales de Pdvsa al pago de impuestos y regalías, suspendiendo las transferencias al Fonden u otros fondos parafiscales…”, aquí Capriles mete la cuñita propuesta en su Programa de Gobierno, la eliminación del FONDEN. Nos seguimos preguntando entonces, ¿de dónde va obtener Capriles recursos para cancelar los Pasivos Laborales? Si no es de PDVSA, entonces, ¿de dónde?

Si, como proponen en su Programa y lo han manifestado públicamente en los medios, duplicarán la producción petrolera hasta llevarla a un monto de 6 millones de barriles diarios en los próximos 6 años, propendiendo con ello, a la debilitación de la OPEP y a la baja de los precios petroleros, y además: “Pdvsa debe estar focalizada en su actividad medular. Nosotros no concebimos, que esté produciendo alimentos y que sea una empresa multipropósito, ya que eso la ha desconcentrado de la producción, por lo que pensamos que si hay otras entidades en el sector público, que pueden estar capacitadas y orientadas a esas otras tantas actividades económicas” (Noticias24.Com, 02-08-2012). ¿De dónde provendrán los recursos para cancelar esa inmensa deuda social?

El propio asesor económico de Capriles comienza a despejarnos la duda: “Hugo Chávez cree haber descubierto la pólvora al ensayar de nuevo con un sistema económico basado en el estatismo todo ello disfrazado de empresas socialistas, que en realidad no son otra cosa que empresas del Estado donde se finge la participación de los trabajadores. (…) Con un precio del petróleo que raya los cien dólares por barril, Hugo Chávez piensa que encontró la fórmula para financiar un conglomerado de empresas del sector público que sin ninguna duda ya está haciendo crujir las finanzas nacionales porque no existe presupuesto que aguante la presión de gasto de un Estado como el venezolano, que aparte de ser sumamente ineficiente, está carcomido por la corrupción. De esta manera el gobierno venezolano en lugar de atender la inversión con mayor rentabilidad social que es la realizada en salud y educación, ha optado por descuidar estas áreas fundamentales para emprender la fabricación de yogures, la venta de alimentos, la elaboración de camisas, entre otros bienes, que fácilmente pueden ser realizadas por el sector privado…” (Empresas públicas: dinero perdido, José Guerra, 07-04-2008). Más claro no canta un gallo, en las privatizaciones de las empresas del Estado, por ello hablan en su Programa de descentralización y federalismo, para lo cual el “Gobierno Central se deberá racionalizar para disminuir su tamaño, habiéndose reducido la nómina de los servicios…” (Lineamientos para el Programa de Gobierno de Unidad Nacional (2013-2019), pág. 44). Y también por ello, el jefe del comando de campaña de Capriles, Armando Briquet señaló en alguna oportunidad a medios internacionales que: “En una entrevista con la emisora RCN, reseñada en la web de La Radio del Sur, un periodista colombiano le preguntó a Briquet: “¿Si llegara el Fondo Monetario a Venezuela ahora y les dijera que para construir confianza en el país tienen que devaluar la moneda, eliminar el subsidio a los combustibles, recortar el gasto público y si no hacen eso no van a tener de nuevo la confianza de los mercados, ustedes estarían dispuestos a un programa de ese estilo o que plantearían?”. La respuesta del jefe de campaña de Capriles fue: “Sin duda alguna, a lo mejor vamos a tener que aplicar algunas de ellas”. Aunque no especificó el tipo de programas sociales que suprimirían en un eventual gobierno de Capriles, Briquet acotó: “hay cosas que son insostenibles en Venezuela, pero llegará el momento de hacerlo”. Las declaraciones de Briquet se producen justo cuando se celebran 23 años de El Caracazo, una revuelta popular que surgió en Venezuela el 27 de febrero de 1989, en protesta contra las opresivas medidas neoliberales que aplicó en FMI en el país. El saldo de ese episodio fue la muerte de miles de personas por la represión del Estado…” (http://primicias24.com/nacionales/jefe-de-campana-de-capriles-asegura-que-podria-aplicar-algunas-medidas-del-fmi/).

En conclusión mientras el camarada candidato y Presidente, Hugo Chávez, ha comenzado hacer realidad las recomendaciones de Juan Pablo Pérez Alfonso y Arturo Uslar Pietri, de “sembrar el petróleo”, ¿en quién?, nadie mejor que en el pueblo, satisfacer sus necesidades de Buen Vivir. En contraposición, el candidato burgués, Capriles Radonski, promete cancelar la deuda social sin concretar en el cómo lo hará, de lo que puede deducirse que es mentira tal ofrecimiento o, de ser cierta, cumplirá con esa promesa sobre la base de millones de despedidos/despedidas de la Administración Pública, desmontando el Estado y privatizando las empresas nacionalizadas en el presente período de gobierno, hecho que motivará la movilización y lucha de las y los trabajadores públicos, lo que nos conducirá a un nuevo 27 de Febrero, como aquel de 1989. Despidos, muertos y heridos, en eso se reduce la fórmula de Capriles para cancelar los Pasivos Laborales.

Socialismo o Barbarie, he allí el dilema que nos tocará dilucidar el venidero 07 de Octubre…

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2832 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /ideologia/a148836.htmlCUS