El PSUV: ¿Hacia dónde va?

Tal y como van las cosas internas en el PSUV, los militantes que abrigamos la esperanza de contar con un partido con capacidad de enrumbar al país por un camino en sintonía con el pensamiento y obra de bolívar, tenemos la responsabilidad de hacer un alto en la  rutina de militancia política para pensar muy profundamente, la situación de plena contradicción que vive el proyecto, que nos advierte con señales clara, un gran diferencia entre lo pregonado o propuesto y la práctica.

Este alto, se propone únicamente para reflexionar sobre esta discrepancia. No supone, dejar a un lado el compromiso del 7-O. Necesitamos darle a Chávez un respaldo contundente y es necesario también, ofrecerle nuestro apoyo a los camaradas que necesitan el voto el 16-D. Estas dos tareas no admiten por ahora ninguna discusión, pero su cumplimiento no implica seguir cayendo en la especie de chantaje que ahora se siente y que nos comunica sobre la posible improcedencia de criticar esta básica contradicción entre lo que se ha propuesto como partido y los que realmente es este PSUV, porque se vive una coyuntura electoral.

¿Cuándo Conviene el debate? ¿No estamos siempre en una coyuntura electoral? ¿Somos objetos o sujetos? ¿Somos críticos? ¿Dejamos de ser críticos? Son opciones frente a las cuales uno debe asumirse y ser totalmente consciente y por ello entendemos, la capacidad de razonar y de ir más allá de lo evidente o de los que nos vende como especie de paquete chileno.

En enero 2011, nos entusiasmaron con una propuesta que denominaron “Cincos Líneas Estratégicas de Acción Políticas”, que nadie pidió, pero que el PSUV lanzó y un grupo de camaradas nos comprometimos en servir de facilitadores y dejar muy claro el sentido del  PSUV que tendríamos a partir de ese enero del año 2011. Si recordamos; las cincos líneas venían o eran un producto secundario de las llamadas 3R: Revisión-Rectificación y Reimpulso. Previó a las cinco líneas, se nos pidió una nueva versión de estas 3R que denominaron 3R2. Siendo bien objetivo y sabemos que no hay tanta objetividad, es importante reconocer que con las 3R quedamos cortos y es justo reconocer también, que con las 3R2, quedamos aún más corto. Todas estas dos iniciativas de 3R aunque no se sintieron en la práctica, fueron dos necesidades primarias que están pendientes y su vigencia está latente.

Posterior a las 3R2 vino la propuesta de las cinco líneas estratégicas y los que estuvimos en la jornadas informativas, hemos debido sentir  y captar, que estas cincos líneas se convirtieron muy rapidamente en una esperanza. No fue una casualidad; el docmento recogió una inconformidad. La militancia se entusiasmo y creyó que venía un ajuste de cuentas para el PSUV y que pronto nos daríamos la posibilidad de un nuevo PSUV.  Se sentía la necesidad, pero la iniciativa fue como colocarnos una especie de antidepresivo para hacernos sentir bien con un cambio en el papel que no hizo efectivo en la realidad.

Es necesario releer nuevamente el documento de las Cinco líneas y les pido que coloquemos la atención en el siguiente texto:

“Sin embargo, debemos reconocer que en el PSUV, se ha venido produciendo una imposición de la lógica de la maquinaria, donde se concibe el hecho electoral como un fin en sí mismo y no como una tarea en la lucha. La amplia base social de la Revolución termina instrumentalizada bajo la forma de masa maniobra electoral en cada proceso (…) perdiendo su condición de sujeto (…) En el ámbito interno, es necesario reconocer que las aspiraciones de la militancia, en cierto modo han sido frustrada por algunos militantes con cargos de dirección y de gobierno (…) Esta situación obliga a una profunda revisión de los mecanismos de selección de nuestras autoridades y de nuestros candidatos y poner en una balanza sus ventajas y desventajas (…) El partido comienza a concebirse como un ente separado y superior al pueblo” (las negritas son nuestras)

Toda esta larga cita, no es un invento mío. Esto puede leerse en la página 4 del documento de las cinco líneas, como fundamento o justificación de la línea que nos propuso hace un año y más de seis meses, un cambio del  PSUV maquinaria por un PSUV movimiento.

@ClaudioElcuaco

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2757 veces.