La revolución iconoclasta VII Los flojos, más los engreidos, más los cuida parcelas de influencia...""

El 7 de octubre el presidente Chávez será reelegido, de ello no tenemos duda. Pero cada uno de los votos, que obtenga el candidato  de la derecha anti patria,  no será producto de la calidad o eficiencia del candidato opositor, ni siquiera, de sus seguidores  del campo de la oligarquía y la burocracia pitiyanqui, ni el apoyo de sus amos imperiales. Será desgraciadamente, por culpa  de  la negligencia de nuestro pueblo, en suma ese pueblo que se inscribe perfectamente en el título de este trabajo, o sea los flojos, los engreídos, los cuida parcela de influencia, los come chisme, los  cuánto hay pá eso, y los triunfalistas.

Tal vez, los lectores dirán, que de todas maneras, el presidente Chávez será reelegido, pero, ¿que pasará con los candidatos que propondremos para las elecciones de gobernadores y alcaldes? ¿Escogeremos inadecuadamente  a nuestros postulados? ¿O, en una acción irresponsable, votaremos por un candidato opositor,  para  “castigar” a un funcionario nuestro, solo por no estar de acuerdo con su desempeño? ¿Seguiremos teniendo esa actitud irresponsable, que le permite a la oposición actuar  con libertad en su desestabilización del gobierno del presidente Chávez?  ¿Saboteando  impunemente la obra del gobierno y, torpedeando el avance de la revolución en la intención de llevar al pueblo venezolano al anhelado y necesario socialismo?.

Es muy preocupante, que gran parte del pueblo no entienda,  cuál es el objetivo de nuestra lucha  en la revolución bolivariana y socialista, y persistan en esa actitud mercenaria de tratar de sacar provecho, de toda labor ejecutada a favor de la revolución  y el pueblo venezolano. También, que en los estados venezolanos donde gobierna  la oposición, a los cuales el gobierno de Chávez no le escatima nada y, pareciera que la acción benéfica de gobierno, es más acentuada; los electores, de esas entidades solo están pendientes de despreciar y descalificar  la acción de gobierno.  No obstante siguen  aprovechando cualquier oportunidad para medrar del gobierno revolucionario. Por ejemplo, en  el Zulia y Anzoátegui, es muy común oír a muchas personas, denostar de la revolución bolivariana, aun cuando ellos mismos han sido favorecidos por el gobierno con las misiones, el acceso a la educación gratuita,  con las fuentes de empleo y las oportunidades de negocios. 

También muchos empleados de empresas  icónos, del país, tales  como  PDVSA, Sidor, Corpoelec  y otras no menos importante, obviando su responsabilidad como venezolanos, viven en una constante queja, por que el gobierno  no les da los beneficios que ellos creen merecer, por el solo hecho de trabajar, sobre todo en PDVSA, que según ellos, es la empresa estatal que produce el mayor aporte al  presupuesto nacional. Parecen olvidarse, en su egoísmo, que ellos son los venezolanos más privilegiados, ya que  su paquete salarial siempre es mas alto que el resto de empleados de la administración publica, además de ello, demuestran un desconocimiento del concepto de patria y soberanía, que raya en la traición, ignoran supinamente que la empresa petrolera no genera suficientes puestos de empleo, y su utilidad debe ser distribuida en otros venezolanos, que no viven directamente del petróleo, pero igualmente son propietarios del petróleo, como  lo son, todos los venezolanos,  quienes antes, fueron excluidos del beneficio de la riqueza petrolera. Hoy, el gobierno revolucionario libra una tenaz lucha, para  hacerle llegar a ese pueblo,  a través de misiones y otros programas sociales, lo que les corresponde de en justicia.  No entender eso y  colocarse en contra, es la máxima expresión del egoísmo  contra el pueblo venezolano.

La semilla del movimiento bolivariano germinó en toda Venezuela, hoy es un arbusto fuerte e irreverente, en franco crecimiento en tierra fértil. Pero constantemente, atacado de manera inmisericorde por la oligarquía la derecha y el imperio con toda su gama de procedimientos agresivos. Nada detendrá el crecimiento del árbol de la revolución bolivariana, porque proviene de  una semilla fuerte. Pero, aun cuando hemos avanzado bastante, no debemos permitir que los flojos y etcétera nos frenen el avance de la revolución bolivariana y socialista.

Elijamos al presidente Chávez el 7 de 0ctubre, y también conquistemos y, recuperemos los estados y alcaldías que hemos permitido que la oposición nos arrebatara.  La característica inherente del pueblo venezolano se merece vivir en socialismo y, hacia ese destino avanzamos con fuerza y constancia.

¡INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA Y SOBERANA!

¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS!


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 944 veces.


VE N