El estado popular revolucionario y los Consejos Socialistas del Poder Popular

Los consejos socialistas del poder popular son un colectivo de individuos consciente a su condición de clase que lucha bajo un programa común planteado en debate franco de su realidad, y de igual manera elabora las líneas de acción para su cumplimiento; pero sobretodo son hacedores en reescribir su historia, como hecho social con memoria colectiva. Condición que los convierte en protagonistas  de la reconstrucción de la memoria histórica y en forjadores de futura sociedad. Para tal logro, la comunidad organizada, debe mantener una fugaz unidad con los individuos que la componen, en interconexión que haga de todos las resoluciones resultantes en el seno de la discusión. Así lo concebimos los revolucionarios cuando el ideal comunista es integrante fundamental de nuestras vidas.

Bajo dicho principio de interrelación establecido en la teoría de sistemas, donde todos sus componentes interactúan entre sí, se debe manejar y debe funcionar el estado popular revolucionario, vanguardia-masas-individuos, guiado por el poder popular en proceso embrionario en los consejos socialistas; a la manera de hilos sueltos que se anudan para hacer de ellos un trapiche y sacar peces para todos los participantes de la canoa. El mencionado estado se vislumbra en una interacción de acción sinérgica en estrecha y perfecta articulación dialéctica del gobierno popular, conformado por los elementos más avanzados de la vanguardia del proletariado junto a las masas, para elaborar las directrices (línea política) en el avance o rectificación del programa socialista de conformidad a su realidad.

Dejar claro que, la vanguardia del proletariado diferenciada a las masas por sus niveles superiores de formación ideológica de actuar supremo a la seudodirigencia burguesa, por su moral en el trabajo, sacrificio de abnegación a la lucha revolucionaria, valor de entrega a dar todo sin tener presente el cuanto hay pa'eso, que no haga de los postulados de la verdadera revolución pan para su estómago enfermo de consumo opulento, aquellos que hacen de las trancas retos superables. Vanguardia constituida por el partido de los comunistas por los cuadros que emergen de las bases y a ella se deben y consumen, bajo la dirección del partido (la línea y programa).

El dirigente de vanguardia es aquel, como ya se mencionó, el de mayor formación sociopolítica, del entender de la vida aplicando el marxismo - leninismo, pero de nada sirve si deja de ser orgánica en la realización dialéctica, del tú a tú, pueblo y partido, es decir, si se aleja de las masas, del hacer vida militante. Porque solo así su formación tomara fuerza material en el día a día para hacer revolución con las manos y no de dientes pa'fuera.

El estado popular, especie de engranes entre piñones, es, con acento radical diferente al bloque hegemónico que oprime a las mayorías; siendo esta su primera condición entre las importantes. En él tiene vida, un gobierno revolucionario a orden del poder popular, y que ha de presentarse ante éste, como ancha alameda que brinde herramientas para dar paso al proceso de liberación nacional, fase primera para dar al traste con la transición necesaria al estado socialista.

Entre los retos del estado popular revolucionario se pueden mencionar:

▪ Afianzar el accionar de calle (movilización) y marco jurídico para hacer un solo cuerpo gobierno y bases.

• Que este presto a parir la democracia aplicada al interés del pueblo, no con el acento discursivo de ayer, el vamos hacer, si no, en la exigencia de la realidad venezolana estamos haciendo, estamos construyendo. Que sea práctica heroica del colectivo.

• Participación descomunal de las bases, como protagonista en la ejecución de las funciones de estado (planificación colectiva de acciones, metas políticas, financieras).

• Que maneje en totalidad las aspiraciones y molestias del pueblo para junto al marxismo dar respuesta a ella.

• Ser ente para educar en esbozo práctico, para la construcción de la utopía comunista. En ello, la relación pueblo - estado toma la connotación del intercambio de conocimientos en el “aprender- hacer”  pedagogía Robinsoniana.

• Que evoque una constituyente popular en el pensar, que se plantee “la reforma intelectual y moral” Gransciana, plano de la superestructura, para repensar la realidad en función de nuestro ideal marxista, que se plantee lo nuevo, que asuma la batalla de ideas. 

• Ser concentración de voluntades del poder popular.

Así de esta forma, ir construyendo la nueva institucionalidad que convierte al Poder estatal  en un poderoso instrumento de transformación social, política y económica en función del pueblo, a la altura de los retos que plantea la vida en planetaria en la gigante azul.

Militante PCV barinas


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1025 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a146231.htmlCUS