Alquimia Política

Planisocialización: planificación socialista

La planificación socialista es el proceso mediante el cual se proyecta, organiza, dirige y controla la actividad económica y social de la nación desde un centro único, a través de un plan, para cumplir los objetivos económicos y sociales que demanda el desarrollo integral de la sociedad. Ahora bien, el concepto que interesa en este caso es mucho más específico, se trata del concepto de la planificación orientada a lo social, priorizando al hombre y no al sistema para el cual ese hombre trabaja; hago referencia a la necesidad de humanizar las relaciones de producción, para lo cual lo importante es “socializar” el plan, ese esquema tentativo que guía los procesos hacia un buen servicio y hacia un buen producto. El término adecuado que define este tipo de planificación es “Planisocialización”, y se crea partiendo de una visión fundada en lo situacional, lo local y lo humanista. La Planisocialización forma parte de la planificación de la economía nacional y esta puede definirse de la forma siguiente: La planificación socialista humanista, en cuyo proceso técnico, económico y organizativo, se establecen los objetivos y estrategias de la organización a corto y mediano plazo, y se definen las acciones, recursos e impacto social para su cumplimiento de forma racional, constituyendo a la vez y sobre todo un proceso político-ideológico que expresa la voluntad de priorizar el aporte del factor humano por encima de cualquier interés materialista o individual, asegurando así el desarrollo de las instituciones sociales en correspondencia con los requerimientos de la economía nacional.

El objetivo fundamental general de la Planisocialización, se expresa en la elaboración del sistema de planes económicos de las instituciones pública, garantizando los más altos niveles de actividad, con la utilización eficiente de la capacidad productiva y los recursos materiales, laborales y financieros disponibles, que den respuesta a las estrategias, políticas y programas de desarrollo económico y social de la nación.

La Planisocialización cumple una serie de importantes tareas, que de forma agregada pudiéramos enumerar de la siguiente manera: 1. El perfeccionamiento de la planificación social. Esta constituye en todos los tiempo una tarea de primer orden, y se refiere al mejoramiento, adecuación de los fundamentos y bases teórico, metodológicas y organizativas de la planificación a las realidades del momento, que hoy cobra significado especial en países como Venezuela y Cuba, al estar inmersos en el perfeccionamiento, definición, creación del sistema de planificación humanista en la vía hacia el socialismo; 2. La preparación del plan, que incluye una serie de tareas: valoraciones, cálculos y análisis que permitan definir los objetivos del plan, cuantificar los niveles de actividad y recursos necesarios, con el máximo de eficiencia; 3. La elaboración de la propuesta de plan de las instituciones en sus diferentes categorías, en correspondencia con la planeación estratégica de la organización y acorde a las directivas, indicaciones recibidas y cronograma de ejecución establecido; 4. La presentación y defensa de las propuestas de plan de la social ante los organismos superiores correspondientes; 5. La desagregación del plan institucional una vez aprobado, desagregación por áreas de responsabilidad y periodos de tiempo (planificación operativa); y 6. El control de la ejecución del plan, definición de las medidas para su corrección y análisis del cumplimiento final del plan.

Según el economista Charles Bettelheim, el proceder de manera satisfactoria, es decir, eficaz, en un reparto integral, a priori, de los medios de producción y de los productos en general es la necesidad del comercio socialista y de los organismos comerciales del Estado. La planificación económica es la alternativa al mercado en la economía “socialista”. La Planificación es una forma de organización de la producción y de la distribución de bienes y servicios que se opone al mercado y es estatal.

En contraposición opina Ernesto “Che” Guevara: “No existe planificación con filosofía o ideología, la planificación es el modo de ser de una sociedad , su categoría definitoria y el punto en que la conciencia del hombre alcanza, por fin, a sintetizar y dirigir la economía hacia su meta, la plena liberación del ser humano en el marco de la sociedad”. El Che a diferencia de Bettelheim le atribuye a la planificación mucho mayor poder de decisión. La planificación en la visión del Che no era tan solo una tarea económica, sino que era política y social, incluía el desarrollo planificado y proporcional de la economía y la creación de un nuevo tipo de relaciones humanas, la creación del hombre nuevo.

En la época moderna, a partir de 1918, surge la planificación, basada en la ley de justas proporciones, la cual hace una condición necesaria para intentar organizar y hacer funcionar la sociedad, también en el campo capitalista se inicia la planificación alrededor de 1930, con el control del gasto militar y la legislación monetaria.

Al finalizar la segunda guerra mundial, las empresas comenzaron a darse cuenta de algunos aspectos que no eran controlables: la incertidumbre, el riesgo, la inestabilidad y un ambiente cambiante. Surgió, entonces, la necesidad de tener control relativo sobre los cambios rápidos. Como respuesta a tales circunstancias los gerentes comienzan a utilizar la planificación estratégica. La necesidad de un control sobre la economía, de una dirección estatal, de una planificación, es reconocida ahora por casi todas las corrientes del pensamiento burgués y pequeño burgués, desde los teóricos del fascismo hasta los de la socialdemocracia.

El estado de la técnica productora, con la complejidad de relaciones que determina, sólo hará posible la liberación de los trabajadores de todos los países dentro de una planificación de la economía mundial. La planificación del socialismo se distingue de las otras en que no se hará para satisfacer el interés privado ni para robustecer un despotismo político, sino para colocar el poder económico al servicio de la colectividad trabajadora.

Para el caso de nuestro país, todo este acervo histórico y cultural queda resumido en el juramento que el Comandante Hugo Chávez hiciera a la recién designado Comisión Central de Planificación “ … juran ustedes delante de la Patria, delante del pueblo, juran ustedes dedicarse por entero, sin descanso a sus brazos ni reposo a sus almas, a las tareas estratégicas, como Presidente y miembros de la Comisión Central de Planificación, para la esencial, vital, transición del modelo capitalista, dependiente, atrasado, colonizado; que ha producido tanta miseria, pobreza y dolor a nuestro pueblo; esa transición necesaria hacia un modelo socialista, un modelo socialista que genere y que le proporcione a nuestro pueblo la mayor suma de felicidad posible? ¿Lo juran ustedes, compatriotas?”

Por lo anteriormente expuesto, Carlos Matus resume todo esto en un concepto muy atinado sobre lo que es la planificación: “La planificación es, en su esencia, un proceso de instancias de discusión, cálculo y análisis que preceden y presiden la acción futura que es relevante en la construcción de la situación-objetivo de un actor”. Para que se valore la planificación, es necesario hacer referencia a un proceso de discusión y constante dialéctica, no a sus formalidades externas como podría ser su publicación en un texto escrito o a lo que una oficina de planificación hace. Sin embargo, para circunscribir el concepto de planificación al propósito de una sociedad en vía a un Sistema Socialista de Dirección Política; la planificación socialista requiere disciplina para la selección y logro de objetivos (Max Constasti); es un instrumento para coordinar todos los esfuerzos, a fin de alcanzar objetivos en el campo del desarrollo económico y social de un país (Héctor Hurtado); es un proceso de reflexión y acción humana (George F. Chadwick); es la aproximación al futuro desde el presente para configurar escenarios (Julio Corredor); es la programación que implica racionalidad para la elección de la acción y en la selección de fines y medios (Gonzalo Martner); es un proceso social (Jorge Giordani); y es el Arte y más que arte, una artesanía del pensamiento racional humano (Hercilio Castellano).

A todas estas, sirva estas reflexiones para introducir la Planisocialización como una nueva categoría, la cual representa con mayor precisión el compromiso y la voluntad de un pueblo por transformar su modelo político y social de desarrollo.

*.[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 5331 veces.

Ramón E. Azócar A.*


Visite el perfil de Ramón Eduardo Azocar Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.