En Anzoátegui: ¡necios y mochos unidos!

“Todos los hombres pueden caer en un error, pero solo los necios perseveran en él” Marco Tulio Cicerón...


Nada más acertado y esclarecedor para la política en Anzoátegui las elecciones parlamentarias del pasado 26-S. ya que se copia las mismas sandeces del 2D-del 2007, saturada de mezquindad y terquedades personales.

En las preliminares de las últimas elecciones parlamentarias, Tarek William Saab como gobernador de Anzoátegui no acordó con unos necios, unos candidatos inventados como pretenden hacer aparecer esos espejismos políticos o “vientos de agua”, pero que tenía como jefe de campaña a Aristóbulo Isturiz, actual diputado electo en la Región capital. Aquel desatino fue por los mismos motivos de hoy, muchos revolucionarios presumidos, se creen invencibles, resolviendo cada uno continuar en una carrera de descalificaciones hacia Tarek, para demostrar unos supuestos “y qué poderío dentro del PSUV Anzoátegui”, es decir, por miserables no parecen haber trabajado lo suficiente para derrotar al “enemigo común” de siempre: los falsos demócratas. Y como resultado se obtuvo lo que estaba previsto, la oposición ganó de punta a punta y sobrado. Ese mismo espectro se cierne sobre las elecciones municipales del próximo año, y de las presidenciales del 2012.

Por ende, el resultado del próximo evento electoral en Venezuela está cantado. Vencerán nuevamente los “opositores y adherentes”, sencillamente porque sus socios ultrosos y recalcitrantes del PSUV/MDD, (Los Mama Dedos) y demás adherentes, siguen demostrando su eterna tarjeta de representación: “La cultura de mariscales de la derrota”, ya que son unos verdaderos obtusos y majaderos de la “política efectiva, activa y positiva”, dejando escapar la brillante oportunidad para un futuro triunfo arrollador.

La reiterada aplicación del mismo error es propia de políticos/alcornoques. Celos, envidias, personalismos, sobrevaloraciones, subestimaciones, y un montón de acciones viciadas de una ideología anacrónica que contienen “fallas estructurales”, para el modernismo en esa incipiente política cagalitrosa. ¿O tal vez tienen un interés supremo, y oculto a la opinión pública y a la militancia, para que su status de “lideres”, por lo que aparentemente custodian con vigor, como es la división para que triunfen los “opositores adherentes”, y continúe el descalabro regional? Y si así fuere, la ciudadanía y la militancia los seguirá castigando como se merecen, con el peor escarmiento, el ostracismo.

A muelazo limpio (promesas-cargos-negocios-franquicias a futuro), los eternos perdedores de votos y elecciones, creen que ya tienen ganada la defenestración de Tarek. Es por eso que la mafia “opositora adherente” de Anzoátegui se deleita con su próximo triunfo en los próximos comicios electorales en el estado, y celebra por la división y confrontación de los bolivarianos. Hasta con grandilocuencia, ya han diseñado planes económicos/financieros para la zamurera. Las jarras de “inversiones” están en marcha en esas diversas cúpulas, que provienen de los entuertos entre gallos y medianoche (MDD/LS/MORROCOYES POLITIQUEROS/CONSTRUCIONES WILLIAMS, y otros aderezos). Puro bullicio y celebración de rémoras de la política.

A tal punto llega la obnubilación de ciertos individuos, que ya “Ángel el breve” se cree gobernador, Miguel el de la Tienda, y William el de la Lagunita se consideran de primeros, y se invitan mutuamente diciendo: “Los esperamos camaradas con los brazos abiertos para que se unan a nosotros”. Por las mismas razones, William el “Garapiño” se supone primordial, y también se empata en la misma tesis: “Los esperamos compañeros con los brazos abiertos para que se unan a nosotros”. ¿Brazos abiertos? Lo único que se consigue con esta actitud, al estilo de Carlos Andrés Pérez es el apuntamiento de sus brazos. Eso no es más que una patraña, pura cotorra, cuento chino, solo demuestran una fragilidad como estrategas políticos. Estas maneras mezquinas de actuar en política, San Agustín (354/430), las calificó como: “Se aferran a su parecer, no por verdadero sino por lo suyo”.

Esta rara paradoja la tenemos hoy nuevamente en Anzoátegui (como otras veces) a los mismos protagonistas de la deplorable desunión/derrota. La ocasión hoy es que necios, y mochos se fusionaron en una sola pieza, para ver si logran desprestigiar la más contundente obra de gobierno regional desde el 2004 hasta hoy, seis años de éxito político administrativo del gobernador Tarek. Ante esta realidad, la aparatosa plataforma seudopolítica, que exhiben fracasara. Hoy se trata de un: “El que más ha hecho por Anzoátegui, y nada más”. Hoy más que nunca hay que tener presente: La reflexión de Albert Einstein (1879-1955), cuando describió con un crudo realismo este tipo de situación: “El peor de los errores es hacer siempre lo mismo y esperar resultados distintos”.

Por consiguiente, los auténticos componentes del colectivo de Anzoátegui, lamentan que se pierda esta oportunidad de desarrollo regional, con las parábolas de estos parabolanos; por eso les recuerdo una célebre frase de Benjamín Franklin (1706- 1790): “El sabio consigue más ventajas por sus enemigos que el necio por sus amigos”.

A los demás opinadores regionales sobre la administración de Tarek William Saab, cuya fijación les produce ceguera, me corresponde recordarles una frase muy célebre del estratega francés Napoleón Bonaparte (1769-1821): “El necio tiene una gran ventaja sobre el hombre de talento, siempre está satisfecho de sí mismo”.

Creo entender que la voluntad popular anzoatiguense, aspira un frente indivisible para barrer nuevamente a los mercenarios y piratas, diseminados por todos los rincones del Estado Anzoátegui. Solo la consolidación de esta obra de gobierno regional, triturará esas garras y colmillos de la mafia “opositora y adherentes”, ya alistadas para devorar a su presa de siempre, El Tesoro Regional de Anzoátegui.

Hay que comprender debidamente el propósito de los genuinos habitantes de esta entidad federal, cuando se evoca la virtud de aquel triunfador llamado Napoleón Bonaparte, que en pro de su estado esbozó con determinación: “La primera de todas las virtudes es la abnegación por la patria”. Ahí les dejo esa pelusa.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2884 veces.

Comparte en las redes sociales