La Electricidad

No podemos borrar de la memoria que la estructura eléctrica fue olvidada por 50 años, que estuvo administrada por las empresas capitalistas en manos de los “grandes cacaos” (cuya filosofía es: máxima ganancia con mínima inversión) que despreciaban al país y promovían el derroche para llenar sus bolsillos.

Tampoco debemos olvidar que la electricidad en Venezuela fue arrancada -Nacionalizada- de manos de los capitalistas en el año 2007, por su deterioro y falta de inversión.

Una sociedad como la venezolana -en que la mayoría del pueblo ha mejorado sustancialmente sus condiciones y calidad de vida- estructura su consumo influenciada por la publicidad que le impone como valor de vida, el “tener”: consumismo.

En consecuencia, existe una demanda sostenida de bienes y servicios que estarán decididamente vinculados a mejorar las condiciones materiales de existencia y asociados por lo general al consumo de energía eléctrica.

Para mejorar esas condiciones, el Estado realiza una gran inversión en infraestructura en toda la geografía nacional: Metros, Cabletren, autopistas, carreteras, viviendas, grandes hospitales, puentes, universidades, presas- Centrales hidroeléctricas, escuelas, acueductos, comunicaciones, etc.

El país está siendo transformado desde sus cimientos, no sólo culturales, sociales, políticos; se están creando las condiciones físicas, un poderoso cuerpo óseo –infraestructura, servicios, etc.– que soporte la transformación sustentable de los recursos y la economía de Venezuela.

Todo ese esfuerzo por consolidar y ampliar el bienestar social y la calidad de vida del pueblo, tiene tres (3) grandes motores: petróleo, inversión y electricidad.

El petróleo en manos del Estado –del pueblo, la nación, de las generaciones por venir–; una inversión que como ha ordenado el presidente Hugo Chávez, esté pensada para 100 años; y electricidad poderosa turbina de la Revolución.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2003 veces.