¿Petróleo y gas en el estado Tachira?

En los límites y predios que conforman los 11.300 km2 de territorio repartidos en los 29 municipios del estado Táchira hasta ahora no se han conseguido importantes o destacadas reservas de bitumen y gas natural. La historia que ha acompañado los hechos de La Petrolia y La Alquitrana ha quedado en el sueño de poseer importantes reservas, pero solo ha sido un sueño. El mayor país productor de reservas petroleras existe pero en los estados vecinos.

El llamado Finito que conforman la Cuenca del estado Zulia mas la Ceiba en el estado Trujillo si nace en el Táchira, pero es solo la parte mas débil del gran bolsón de petróleo existente a cientos de kilómetros de allí, por esta razón se le conoce como El Finito.

Imaginémonos un gran plato de sopa, la parte honda, profunda, donde se concentra el mayor numero de liquido esta en el medio y geográficamente este medio esta en los estados Zulia y Trujillo, mientras que en los bordes no se guarda nada por eso se le conoce como Finito y aquí el borde esta en el estado Táchira, es decir que no hay nada, es apenas el finito borde del plato.

En estas zonas seguramente al perforarse solo 20 o 30 metros de profundidad saldrá bitumen, pero con lo que logre extraerse no hay posibilidades comerciales. Es cierto que en estas áreas se fracturó la cuenca hace mas de un siglo atrás y por eso la algarabía de entonces aún se mantiene, pero solo fue un quiebre por uno de sus lados mas débiles o sencillos.

Los geólogos tendrán mejores pruebas si desde allí nació el gran bolsón que empujo hasta los limites del Táchira casi cercanos con la República de Colombia y lo cual sirvió en esos tiempos para el proceso de kerosene, recuérdese lo rural y apartado de la región.

Pero esto no separa a la región de las grandes necesidades que actualmente viene desarrollando PDVSA, sobre todo con el Proyecto Magna Reserva que es el mapeo satelital y geosísmico de nuevos e importantes campos, pero esto tardará ya que los principales arreos de nuevas reservas están saliendo de la Faja petrolífera del Orinoco (Guárico, Anzoátegui y Monagas).

Es importante el respaldo que se le esta dando a los centros de distribución socialista de Gas Licuado en los diversos municipios, recuérdese que Venezuela necesita importantes cantidades de gas para los próximos 20 años y la cercanía con Colombia a través de ECOPETROL y PDVSA será crucial para el desarrollo estratégico en la región. La formación geológica La Luna, en la cuenca de Maracaibo, que es donde se originó el petróleo y suponen quedó atrapado el gas en lutitas o esquistos es la prueba de lo que aquí hablo.

No obstante, pese a lo preliminar de la data sobre el tema, el país no requiere de la explotación de ese gas atrapado en piedras, pues se tienen enormes volúmenes de reservas de gas natural convencional que no han sido explotadas.

En primer lugar, la formación geológica La Luna es muy compleja y requeriría de enormes inversiones; y segundo, estamos entre los primeros países con reservas de gas natural convencional. Debemos explotar el gas asociado al petróleo, y acelerar los proyectos de gas libre (no asociado al crudo), que en fase exploratoria están dando interesantes niveles de reservas, como el caso del pozo Perla, en el proyecto costa afuera Rafael Urdaneta, en el Golfo de Venezuela, cuyo hallazgo incorporó a las estimaciones de reservas unos 15 billones de pies cúbicos

Por esto seria importante crear una gran planta de Gas en territorio tachirense, igual que la del llenadero del 15 en El Vigía, estado Mérida que es dedicado a la distribución de gasolina para la región.

Ecopetrol y PDVSA deben seguir buscando alianzas que logren reactivar campos de gas en las líneas fronterizas. Las intervenciones de cooperación energética en la reactivación de los diferentes campos maduros ya producen 40.000 barriles por día y de darse los trabajos necesarios esta cifra podría aumentar a 100.000 barriles diarios.

Cito esta experiencia pues las dos estatales petroleras bien podrían coincidir en desarrollar en predios tachirenses su gran experiencia de traer gas de los principales centros de producción vía gasoducto al Táchira.

Debe llamar la atención que la fusión de estas dos empresas ya trae resultados hacia los estados Zulia, Apure y Barinas, estados que comparten limites con el Táchira, el cual hasta ahora ha sido marginado de las grandes políticas nacionales en materia energética fósil.

Esto se ve aun mas reforzado si vemos las grandes inversiones hacia el Pacifico colombiano con la salida a Puerto Ballenas (Colombia) donde la construcción de un nuevo oleoducto llevó una inversión de 8.000 millones de dólares y una capacidad de 600.000 barriles diarios, pero lo mas importante nos coloca un nuevo puerto hacia el Pacifico por Panamá.

En Venezuela se estiman reservas en sitio de gas de esquisto de unos 42 billones de pies cúbicos, procedentes en su totalidad de la formación La Luna de la cuenca de Maracaibo, de los cuales se suponen recuperables unos 11 billones de pies cúbicos Documentos en los que se basa cartografía regional y análisis de datos geológicos disponibles de Maracaibo y las cuencas del Catatumbo así lo confirman.

Se señala que Venezuela posee la zona con mejor prospección de gas de esquisto en el norte de América del Sur. Una alta proporción de estas dos cuencas contiene lutitas, pero lucen como áreas inmaduras para la generación de gas o demasiado profundas para la exploración y producción (más de 5.000 metros).

Debe tomarse mas en cuenta la nueva alianza con MERCOSUR y el nuevo papel que debe tomar la frontera mas viva de América Latina que esta ubicada precisamente en el Táchira.

Finalmente, no hay grandes reservas de gas y petróleo en el Táchira pero su ubicación geográfica juega un importantísimo papel geopolítico, geoestratégico y de seguridad y defensa para nuestro estado.

Miguel A. Jaimes N.
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3177 veces.

Comparte en las redes sociales