El zarpazo imperial podría venir a través del sabotaje eléctrico (I)

*En los planes desestabilizadores imperialistas estadounidenses el sabotaje eléctrico es una de las cartas en juego.

*Los medios  de la burguesía banalizan las denuncias que las autoridades del Sistema Eléctrico Nacional han venido realizando con relación a las evidencias que se han recabado en torno a siniestros que se han suscitado en diferentes regiones del  país.

* Los(as) trabajadores(as) del sector eléctrico, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y el pueblo venezolano en general deben mantenerse ojo avizor para salirle al paso a las acciones de saboteo y para asumir la defensa de las instalaciones eléctricas en todo el país.

El sistema de dominación que la clase dirigente estadounidense ha montado a nivel mundial se sustenta en el dispositivo de fuentes energéticas que le garantizan su reproducción, de allí la importancia estratégica que para el imperialismo tiene el aseguramiento de reservorios petrolíferos y gasíferos; pero en general, en la actualidad, la geopolítica mundial, está concebida bajo esos términos.

Y es desde este ángulo que debemos interpretar el carácter  de la relación que tienen o aspiran mantener los círculos dirigentes norteños con la nación venezolana, poseedora de la mayor riqueza energética probada del planeta tierra.

Para el imperialismo estadounidense es, sencillamente vital, asegurarse los ingentes recursos hidrocarbúricos venezolanos, de allí que no ceje en su empeño por reponerle las manos a Venezuela, además del mal ejemplo que para sus intereses representa la significación que en América Latina y  para todos los pueblos explotados del mundo ha alcanzado el gobierno bolivariano, que, con su gestión, acentúa la redistribución de la riqueza nacional en función del bienestar del pueblo venezolano y remarca la soberanía e identidad nacional, descartando cualquier injerencia extranjera, en particular la estadounidense, tan pronunciadamente proclive a hacerse sentir en los asuntos internos del país a lo largo de muchas décadas, precisamente por la explotación petrolera.

                                          Los yanquis siempre van al grano

Partiendo de este marco referencial general es que ubicamos la reseña que hiciera el periodista y destacado analista político José Vicente Rangel, en su programa “José Vicente Hoy”, por Televen, el pasado domingo 22 de julio,  de una reunión realizada en la sede de la embajada de Estados Unidos en Caracas, a principios de mes, con la presencia de Robin Meyer, consejera de Asuntos Políticos de la embajada (léase agente de la CIA en el país) a la cual fueron invitados los directivos de una empresa encuestadora para intercambiar opiniones sobre el resultado de sus sondeos. Al explicar los directivos de la encuestadora sus resultados ampliamente favorables a favor del Comandante Chávez, según narra Rangel, los funcionarios estadounidenses manifestaron contar con un escenario diferente confiados en las supuestas potencialidades del candidato Capriles y en la “… posibilidad de la disminución de la brecha existente a partir de la ocurrencia de un evento extraordinario” que podría impactar en el resultado final de las elecciones  y generar hechos impredecibles. 

La enseñanza de la historia latinoamericana en su relación con el imperialismo es que este prevalido de la prepotencia que da la fuerza y el dinero nunca se va por las ramas sino que siempre va directo al grano, afirmando el giro garcíamarquiano “crónica de un golpe anunciado”, así se lo anunciaron a Zelaya (Honduras) y así se la tenían jurada a Lugo (Paraguay). Pues bien, lo planteado por los agentes estadounidenses en la reunión reseñada por Rangel no es más que el canto alegórico de lo que tienen preconcebido para Venezuela.

                                                     Generar el caos

Diversos analistas de la realidad nacional e internacional han señalado que el imperialismo en su afán de reponerle las manos a Venezuela va a hacer uso de cualquier aventura sin mirar las consecuencias. Algunos han planteado la posibilidad que en sus aviesos planes se intente hasta un magnicidio, atentando contra la vida del Comandante Chávez, e incluso hasta se ha manejado que pudiesen atentar contra su propio candidato, el majunche Capriles, todo, con tal de generar un caos que le pudiese facilitar reconquistar a nuestro país y con ello, las reservas energéticas tan necesarias para su subsistencia como potencia.

Al pretender “caotizar” al país, a sabiendas de que no hay condiciones, objetivamente, de retornar a su control por la vía electoral, procurarán hacer acopio de cualquier circunstancia, inducida o no, para generar un clima social y político que le facilite sus propósitos de reconquista; la oposición autóctona está tan desesperada por retornar al gobierno que sería capaz de convalidar cualquier acción por más antivenezolana que fuese, al costo social más alto, con tal de volver a poner las posaderas de alguno de sus representantes en el símbolo del poder en Venezuela, es decir, en Miraflores.

                                                … Para cantar fraude

En este orden de ideas, es donde ubicamos los propósitos desestabilizadores que, a nuestro juicio, están en pleno desarrollo en el sector eléctrico del país y que han venido siendo denunciados, de manera reiterada, por las máximas autoridades del Sistema Eléctrico Nacional (SEN). Esta es una de las cartas, que entra en el juego caotizador imperial con la intención de generar un ambiente propicio a sus planes  golpistas desestabilizadores  y que le permitan cantar fraude en las elecciones del próximo 7 de octubre.

En efecto, recopilando las declaraciones que han venido vertiendo en los medios públicos nacionales, desde hace varios meses, los ministros del sector eléctrico, Rodríguez Araque, primero, y ahora, Héctor Navarro Díaz,  y el presidente de Corpoelec, Argenis Chávez Frías, y los testimonios aportados en los escritos y declaraciones de los(as) voceros(as) del Frente Socialista de Trabajadores(as) del Sector Eléctrico y del Poder Popular (FRESTRASEPP), claramente se puede colegir que en el área eléctrica, de carácter vital para la vida cotidiana del país y de naturaleza estratégica para el Plan de Desarrollo Nacional, ha estado y está en marcha una acción desestabilizadora tendente a perturbar el desenvolvimiento normal del país creando un ambiente de desosiego, incertidumbre, y de irritación en la población como consecuencia de los apagones y otras anomalías que se suceden con sospechosa frecuencia en diferentes puntos de la geografía nacional. Por allí,en el sector eléctrico, podría venir el zarpazo imperial.

Ya han ocurrido hechos encubiertos, apagones y manifestaciones de sabotaje a instalaciones eléctricas, que implican cierta complicidad interna y que bien pudieran indicar el tanteo como presagio de acciones de mayor envergadura, conducentes a intentar enturbiar el escenario electoral, procurando generar una situación, por demás lamentable, de impredecibles consecuencias para la vida del país. Estas implicancias ya han producido la detención y puesto a la orden de tribunales competentes de funcionarios involucrados en tales hechos.

Como es de esperar ante las denuncias que sobre este gravísimo asunto han formulado los altos funcionarios del SEN, la actitud que han adoptado los voceros oposicionistas y los medios de la burguesía que le sirven de plataforma comunicacional ha sido  la de banalizarlas y desestimarlas, convirtiéndolas incluso en motivo de burla,  lo cual, lejos de sorprender, denota una absoluta correspondencia  con la intencionalidad que los embarga.

Ante la situación aquí  esbozada, que será ampliamente desarrollada en nuevas entregas, se impone que los(as) trabajadores patriotas, honestos(as), identificados con los intereses nacionales, que son la inmensa mayoría de quienes laboran en el SEN se mantengan prestos para su defensa así como  el pueblo venezolano en general que junto a la Milicia y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, en su conjunto, habrá de velar por la preservación del servicio y de las instalaciones eléctricas.

En cuanto a los(as) comunicadores(as) populares afiliados al Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC), como venezolanos(as) comprometidos(as) con los intereses de la Patria y como militantes de la causa bolivariana, conscientes como estamos de lo que está en juego en la presente coyuntura nacional, estamos totalmente ganados para integrar nuestra competencia comunicacional al lado del esfuerzo que vienen realizando trabajadores(as) del sector eléctrico en aras de la vigilancia y fortalecimiento del SEN y para incentivar en nuestro pueblo un sentimiento de identidad  con el mismo, de tal forma que lo sienta cada vez como más suyo y dispuesto a salir y actuar en su defensa y protección si así lo requieren las circunstancias.

*[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1476 veces.