Fragmentos de vieja historia petrolera

“La Industria petrolera …es, desde un punto de vista económico, una provincia extranjera enclavada en nuestro territorio”

Alberto Adriani, 1931

Hasta fines del siglo XIX el petróleo se usó para lámparas y lubricantes. Todo cambió cuando, en Alemania, Sigfried Marcus inventó el motor a explosión, Karl Benz armó el primer coche a gasolina y, en Estados Unidos, Henry Ford creó en Dearborn sus primeros prototipos. Cuando amaneció el siglo XX el petróleo movía el transporte por tierra, mar y aire.

La historia del petróleo muestra, hasta la Segunda Guerra Mundial, un desfile de personajes variopintos que modelaron la repartición petrolera de hoy día. Una historia con material para varias novelas de acción, protagonizada por dos empresas: La Standard Oil y la Shell.  

Estados Unidos y la Standard Oil

En 1859, Edwin Drake descubrió petróleo en Titusville, Pennsilvania y arrancó la primera explotación petrolera de Estados Unidos. Diez años después Titusville era la zona petrolera mas grande de Norteamérica. Samuel Andrews – inspirado por los químicos alemanes Giusto Liebig y Karl Enger- comenzó, en Cleveland, la refinación de petróleo para hacer kerosene y otros subproductos. Apareció John D. Rockefeller y se asociaron. Vino Henry Flager, y se formó la Rockefeller, Flager & Andrews. La empresa se amplió al transporte e impulsó un cartel transportista que se llamó Standard Oil Cº. Gracias a contratos con los ferrocarriles de Vanderbilt, al uso de los primeros oleoductos y al dumping, para 1880 controlaba el 95% del comercio de petróleo en Estados Unidos. Luego se expandió a otros mercados y fuentes hasta cubrir casi todo el mundo.

Inglaterra, Holanda y la Shell

A horcajadas del nuevo siglo, entran en la escena petrolera Henry Deterding y Marcus Samuel. El primero, de Ámsterdam, fue empleado de banco y el segundo, de Whitechapel, comerciaba conchas marinas. En 1900 Deterding ya manejaba la petrolera Royal Dutch Petroleum y Samuel ya tenía una flota de 8 barcos petroleros, con una concha como emblema. En 1907 se asociaron y nació la Royal Dutch Shell. Sus primeros pozos estaban en Indonesia y comerciaban en el sudeste asiático. En China, entre 1909 y 1911, hubo una guerra comercial entre la Shell y la Standard Oil, que terminó con repartición de mercados. La Shell llevó luego la rivalidad a Estados Unidos y a México. La Standard Oil (ESSO) debió hacerse también productora y la competencia entre ambas abarcó el mundo entero.

En 1937, a Deterding lo hicieron renunciar porque negoció petróleo con Alemania y murió al año siguiente. En 1925, Samuel se rebautizó como Vizconde Bearstead, después de haber sido  Alcalde Mayor de Londres. 

Mosul / Iraq

Desde 1912, los británicos sabían que había petróleo en Mosul (Nínive), entonces turco. En 1916, durante la guerra, junto con las tropas anglo-indias apareció en Iraq la Srta. Gertrude Bell, aristócrata británica, fluente en árabe, para manejar las relaciones con los jeques de la Mesopotámia. A pesar de que Mosul estaba prometida a los franceses por el acuerdo Sykes-Picot, los británicos la ocuparon y el Foreign Office creo un nuevo trono de Irak, donde la Srta. Bell colocó a su amigo Feisal. Fue la época en que Gran Bretaña sembró reyes por todo el Medio Oriente. 

Otro personaje en lo de Mosul fue el armenio Basil Zaharoff, “el magnate de la muerte”, comerciante universal de armas, que nació turco, se hizo griego, fue inglés y murió francés. Como agente inglés, convenció al gobierno griego de Elefterios Venizelos a que invadiese Turquía, terminada la Primera Guerra Mundial. Una sangrienta distracción, cuando los turcos, con apoyo francés y norteamericano, disputaban a los ingleses el petróleo de Mosul. El ataque costó 300 mil muertos griegos y armenios, pero permitió que los ingleses ocuparan la zona que la Sociedad de Naciones le adjudicó luego a Irak (Gran Bretaña). Turquía quedó sin petróleo, pero, en 1927, el pozo Baba Gurgur dió su primer petróleo a la Irak Oil Company, donde Zaharoff era gran accionista. La Irak Oil se fusionó en los 50s con la Anglo-Persian para crear la British Petroleum-BP.  

Méjico

En 1904, Eduard Doheny, un petrolero norteamericano amigo de Porfirio Díaz, obtuvo concesiones petroleras en Méjico. En 1908 Porfirio Díaz le otorgó al ingeniero inglés Weetman Pearson otras concesiones que hicieron subir rápidamente la producción mexicana. En 1910, Méjico producía 14 millones de barriles al año. La prensa norteamericana criticó a Diaz y eso coincidió con varios sabotajes. Un pozo en Tampico, de Pearson, ardió por días con llamas de 400 metros, visibles 150 kms mar adentro. En 1911 comenzó la revolución de Francisco Madero, mexicano educado en Maryland, Paris y California, cuyo Plan de San Luís Potosí fue redactado en San Antonio, Texas. Está documentado que las armas y el dinero que Madero recibió venían del Norte. Diaz abandonó el país en 1911 y Madero asumió la presidencia. En 1912 Madero firmó unos acuerdos con Japón y Victoriano Huerta, su Ministro de Guerra, lo hizo asesinar en febrero de 1913, por orden del Embajador de Washington, Henry Wilson. 

Comenzó una larga guerra civil que derramó torrentes de sangre mejicana, de la que Washington y Londres se acusaban mutuamente. En abril, 1914, una flota norteamericana  desembarcó en Tampico y Estados Unidos ocupo la zona petrolera. Argentina, Brasil y Chile protestaron y Estados Unidos se tranzó con instalar a Venustiano Carranza, a quien Doherty admitió haber financiado. En esa coyuntura apareció en Mejico la Standard Oil, Carranza, en mayo, 1917, emitió un decreto cuyo artículo 17 reafirmaba que el subsuelo y sus minerales eran del Estado y condicionaba la compra de tierras por extranjeros. La Shell tenía una petrolera, El Aguila Mexicana S. A., registrada como empresa mejicana y quedó a salvo. Carranza fue asesinado en mayo, 1920, derrocado por su Ministro de Guerra, Alvaro Obregón, quien en septiembre de 1923 anuló el artículo 17. Desde entonces quedó libre hasta que Lázaro Cárdenas nacionalizó el petróleo en 1937.

Iran

En 1900, en Persia, el británico William Knot d’Arcy, exploraba los fuegos espontáneos de Ormuz  y encontró petróleo. El Sha Mozaffaredin le otrogó una concesión para explorar petróleo sobre 1.200.000 km2, todo el país menos 5 provincias del norte. El royalty fue de £20.000 y un 16% de las futuras ganancias. La busqueda fue cara e infructuosa y D’Arcy estaba arruinado cuando en abril de 1908, en Maidan-i-Naftun, encontraron petróleo en cantidad. Por sus dificultades financieras D’Arcy había tenido que asociar a su exploración a la Burmah Oil y al Almirantazgo Británico, por ese motivo no pudo poner su nombre a la empresa y pasó a llamarse Anglo-Persian Oil Co. de la cual D’Arcy fue nombrado director.

En 1911 se construyó un oleoducto de la zona petrolera hasta una refinería en Abadan y comenzó la exportación. El bajo royalty acordado con D’Arcy envenenó las relaciones de Iran con la petrolera por largo tiempo, hasta la anulación de la concesión en diciembre de 1932. La empresa regreso con el nombre de Anglo-Iranian Oil Co. En 1951 fue nacionalizada y regresó como British Petroleum en 1954. 

Rusia / URSS

En su época zarista, Rusia fue productora de petróleo. La principal empresa era Branobel, de Ludvig y Robert Nobel, hermanos de Alfred Nobel, que explotó los yacimientos del Cáucaso (Bakú). Después de la Revolución, los británicos enviaron tropas que sólo retardaron la toma de control por Moscú. En 1921, fue creada la Soyouznef, empresa de la Unión Soviética para el petróleo que recuperó Baku. En 1922 la producción volvió a ser de 6 millones de toneladas y cuando la URSS, estaba urgida de divisas. El petróleo era su único producto de exportación e Inglaterra y Estados Unidos trataron de boicotear su venta, pero en 1922, con el Tratado de Rapallo, Alemania y la URSS firmaron un contrato de suministro de petróleo al mercado alemán. En 1923, Italia firmó un acuerdo similar que estuvo vigente hasta 1935.

El petróleo crea alianzas pintorescas. Los comunistas soviéticos evitaron el boicot anglosajón aliándose con Harry Sinclair, millonario petrolero casado con una rusa, amigo del Presidente Harding. Sinclair viajó de Londres a Moscú con el soviético Leonide Krassin y un séquito que incluía dos senadores, para acercar Moscú a Wall Street. En 1925 se aliaban la Vacuum Oil, filial de la Standard, y la Azneft, filial de la Soyuzneft. En 1927 el Chase Bank ya financiaba la red de trenes eléctricos en la zona petrolera del Cáucaso, la construcción de 200 barcos cisterna y un oleoducto para llevar el petróleo soviético a los mercados. Negocios si, pero sólo para Wall Street, porque cuando, en 1928, el gobierno español de Primo de Rivera, que creó CAMPSA, acordó con la URSS un contrato de suministro petrolero, Londres y Washington ayudaron a tumbar la monarquía de Alfonso XIII, pero la república mantuvo el contrato. En 1931, Francia también firmó acuerdos con la URSS. El petróleo ayudó a que el gobierno de la URSS fuera reconocido por todos los gobiernos.

Venezuela

Hasta 1917, Venezuela era un país agrícola, de casi un millón de km2, cuya topografía ofrece 18 mil kms. de ríos navegables, una larga costa y mucha tierra para agricultura. Su población era de dos millones de habitantes y exportaba un millón de sacos de café y 20 mil toneladas de azúcar. La ubicación geográfica era buena, más cerca de New York y Europa que Tampico y con mucho petróleo. Ese año vino a explorar la “Venezuelan Oil Concessions”, filial de la Shell. En 1921, Juan Vicente Gómez, dictador desde 1908, recibió la visita de James de Rothschild, como padrino de la Shell y en  1922 la de agentes de la Standard Oil. El resultado fue una nueva ley de minería, con exención fiscal para la actividad petrolera, un 10% de impuesto a la exportación y un 7,5% de royalty al gobierno.

Venezuela remplazó al agitado Mexico y comenzó a construir carreteras entre los campos petroleros. La fiebre amarilla, el paludismo y el alcohol hicieron estragos entre los obreros, pero para 1938 del país salían 2,7 millones de toneladas diarias – un décimo del total mundial- con destino a las refinerías de la Standard Oil en Aruba y de la Shell en Curaçao.

En diciembre1935 murió Gómez y asumió Eleazar López Contreras. Un nuevo Ministro de Hacienda, Alberto Adriani, inició cambios. Se exigió el pago de parte de los derechos en petróleo y la construcción de refinerías en suelo venezolano, para evitar la exportación de crudo a precios irrisorios, cobrar el impuesto sobre esa base y luego importar gasolina cara. Una ley obligo a las compañías a dar vivienda a los obreros de los campos petroleros. Poco después apareció muerto, a los 38 años, en Caracas, en su cuarto del Hotel Majestic, Alberto Adriani.

La guerra del Chaco

Bolivia sufrió tres guerras sobre materias primas. En 1879, la guerra por los nitratos, contra Chile, donde perdió la costa y su provincia de Antofagasta. En 1903, la guerra por el caucho, donde cedió al Brasil la región de Acre.

En 1931, fue la guerra del Chaco. El petróleo boliviano era una concesión a la Standard Oil y los yacimientos estaban en Santa Cruz, Tarija y Bermejo. Un explorador paraguayo descubrió petróleo en Villa Montes, en el Chaco …boliviano. Cruzar los Andes con un oleoducto, hasta Chile, era entonces imposible. La salida lógica era un oleoducto por el Chaco boliviano hasta Bahía Negra, un pueblo paraguayo sobre el río Paraguay, para sacarlo por el río Paraná hasta el Estuario de la Plata. La colaboración de ambos países era mutuamente beneficiosa, pero...

Bolivia estaba bajo influencia de la Standard Oil norteamericana y el Paraguay estaba bajo influencia de la Bovril inglesa y la Shell. Si Bolivia ocupaba Bahía Negra el negocio era todo para la Standard; si Paraguay ocupaba el Chaco boliviano el petróleo era para la Shell. Hubo el sólito “incidente” cerca del Fuerte Vanguardia, en el Chaco boliviano y Bolivia declaró la guerra al Paraguay el 12 de mayo, 1932.

Durante tres años, 180 mil jóvenes de ambos países murieron después de sufrir hambre, sed, enfermedades y venenos en la selva. Los diarios dedicaban pocas líneas al combate lejano, mientras se peleaba a machetazos en Villa Montes. Indígenas en uniforme verde contra indígenas en uniforme amarillo, matándose para que el petróleo fuese de la Standard o de la Shell. Los bolivianos llegaron al río Paraguay, pero al perder el Fuerte Ballivan la “victoria” parecía ser paraguaya; Washington llamó, con súbita urgencia, a una Conferencia de Paz y el petróleo quedó donde estaba, bajo tierra, como los jóvenes muertos inútilmente.  

Comentario

Antes de la Segunda Guerra Mundial, la lucha entre las grandes potencias petroleras dejó muchas víctimas. El petróleo tampoco fue ajeno a la hecatombe de la Segunda Guerra Mundial. Si se omite la retórica ideológica, los campos en esa guerra pueden delinearse muy objetivamente en dos, según su acceso al petróleo. Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Rusia del lado rico en petróleo y del otro Alemania, Italia y Japón.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2942 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Umberto Mazzei


Visite el perfil de Umberto Mazzei para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales



Umberto Mazzei


US Y /energia/a143550.htmlCUS