El ingreso petrolero en Venezuela

Las formas a través de las cuales los ingresos de la industria petrolera alimentan el presupuesto nacional se originan en las leyes que regulan esos ingresos: la Ley Orgánica de Hidrocarburos, reformada según Decreto con Fuerza de Ley (2002), y la Ley Orgánica de Hidrocarburos Gaseosos. La mayor fuente de ingresos del Estado, en este sector, lo constituye la regalía petrolera, tasa de recuperación de un activo natural que yace en el subsuelo como un derecho del propietario.

Visto así, su nivel dependerá de la vida del yacimiento. En Venezuela, inicialmente dominó el concepto de 1/6 a 1/8 de la producción. Sin embargo, tal concepto se ha venido desvirtuando, y ahora se mete dentro de una “regalía virtual” una variedad de tipos de tasas para la participación en el negocio de nuevos dueños o accionistas de la cosa pública. La Ley de 1943 establecía 1/6 ó 16,67%; hoy es del 33%. Durante más de setenta y cinco años, vale decir, entre 1926 y 200, los mayores ingresos de la nación tuvieron como fuente la explotación de los hidrocarburos fósiles, es decir, petróleo y gas. Consideremos que más del 90 por ciento de los ingresos de las divisas que alimentan nuestras reservas internacionales proviene de las ventas del petróleo, mientras que el incremento de los precios del petróleo ha contribuido decisivamente con esta situación. Es preciso distinguir entre lo que es el ingreso petrolero, y el ingreso fiscal petrolero.

El primero lo obtiene Pdvsa de las ventas totales del crudo y sus derivados, que comprenden las exportaciones y las ventas en el exterior, así como las realizadas en Venezuela, a lo que se agrega, en los últimos cinco años, la venta de productos alimentarios de consumo masivo. Ingreso fiscal petrolero, en tanto, es el percibido por el Estado venezolano de las operaciones de nuestra industria petrolera y son regulados por leyes sancionadas por la Asamblea Nacional. Por razones metodológicas, consideramos aquí como ingresos fiscales los provenientes de: regalías, impuestos de extracción y otros impuestos; aportes y contribuciones para el desarrollo social, y al Fonden (que no ingresan al Tesoro de la Nación); el Impuesto Sobre la Renta y los dividendos o ganancia de los accionistas (el Estado es el único accionista de Pdvsa). Los ingresos de Pdvsa, durante los cinco años comprendidos entre 2005 y 2009, han sido, sucesivamente (en millones de dólares): 82.915; 99.252; 96.252; 126.364; y 74.996, en los años 2005, 2006, 2007, 2008 y 2009, respectivamente, para un total de 479.779 millones de dólares en esos cinco años.

En tanto, los ingresos fiscales petroleros obtenidos por el Estado venezolano durante esos cinco años han sido, sucesivamente entre 2005 y 2009 (en millones de dólares): 30.341; 39.004; 49.715; 49.927 y 23.228, respectivamente, para un total de 192.215 en el período señalado. Estos montos difieren de los informes de Pdvsa porque incluimos rubros que no ingresan al BCV ni a la Tesorería Nacional.

De los ingresos petroleros de la principal industria nacional y los ingresos fiscales petroleros de la nación surge una relación que, entre 2005 y 2009, es, sucesivamente (en porcentajes): 36,69; 39,30; 51,65; 39,51 y 30,97, respectivamente. De esa manera, el promedio de los ingresos fiscales petroleros de la nación entre 2005 y 2009 representó 40,06% de los ingresos totales de Pdvsa.

En cuanto a las ganancias y/o dividendos del accionista de Pdvsa (el Estado), fueron, en los años 2005 a 2009, los siguientes (en porcentajes): 5,21; 2,77; 4,24; 5,90 y 4,03, es decir, una ganancia promedio para el accionista, de 4,43% en esos cinco años. Estas ganancias, comparadas con las de otras empresas petroleras estatales, merecen un comentario posterior. Por supuesto que los balances anteriores tienen como componentes los resultados de los ingresos totales de la industria petrolera, menos los costos y los gastos de la misma.

*Economista / Investigador


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 13857 veces.