El silencio en las empresas básicas de Guayana

En Venezuela, nadie quiere hablar ni mencionar la terrible situación que viven las Empresas Básicas y los trabajadores venezolanos, la escasez, la inflación, los bajos salarios y la inseguridad hace olvidar los otros problemas que están latente y que tenemos que encarar todos los dias, mientras esta situación nos ahoga ni el gobierno nacional, primer responsable de este drama y su consorte de la oposición, buscan solución ni hacen un planteamiento para resolver las crisis, para ellos todo es un cálculo electoral, los venezolanos somos votos y en tiempos de elecciones nos engañaran nuevamente. Mientras tanto sigamos en las colas buscando medicinas y alimentos y cualquier cosa que necesitemos en nuestros hogares. La crisis es total. Además nadie se responsabiliza de su creación. El Desastre. Más fácil es culpar a otro y tener los medios de comunicación del Estado para mentir y manipular.

Lo lamentable es que los venezolanos nos vamos acostumbrando a vivir en la miseria y no hacer nada para cambiar esta incómoda situación, en las empresas básicas de Guayana, no se hicieron las inversiones y ahí se bajaron recursos para inversiones de proyectos que no se cumplieron o quedaron a medio hacer y los millones de dólares y bolivares desaparecieron por arte de magia o por la rapidez de manos de algún alto funcionario del gobierno nacional y las empresas. Otro motivo de tristeza es ver como la dirigencia sindical y los trabajadores son simples espectadores mientras un pequeño grupo de burócratas destruyen las empresas, porque la dirigencia sindical ha creído en cantos de sirenas, en Control Obrero y Plan Guayana Socialista que ha servido como cortina de humos e instrumentos de distracción, mientras otros se apoderan de las inversiones y de los recursos de las empresas básicas, con estos dos instrumentos creados como método de evasiva, los trabajadores siempre estaban en mesa de trabajo, y se puede decir que salieron propuestas y soluciones que fueron engavetadas, aun así la participación de los trabajadores fue manejada por el partido de gobierno y solo participaban los trabajadores adeptos al mismo, una clase trabajadora que nunca se organizó, ni fue solidaria en los conflictos de las diferentes empresas, se manejan como parcelas manejando cada quien sus intereses políticos y personales.

En Venezuela se irrespeta la libertad y autonomía sindical, los procesos electorales son suspendidos por el CNE, el TSJ y el gobierno nacional, porque los procesos electorales las han convertido y los trabajadores lo han permitido en un evento electorero, no es con la finalidad de dotarse de dirigentes honestos, consecuentes, clasistas y democráticos, se vota cumpliendo orden del partido. Actualmente el PSUV debilitado en todos los sectores de la vida nacional, es temeroso a perder, porque no hay dinero para comprar conciencia y el desprestigio de su dirigencia son hechos comprobable. Ir a elecciones es seguir mermando su capital electoral que en otros tiempos tenían.

Los trabajadores son perseguidos y acosados por reclamar sus justas y legítima reivindicaciones, último caso en Guayana, la calificación de despido de Richard Flores, dirigente sindical de la empresa CABELUM, solo por reclamar los derechos conculcado por el patrono y la falta de ética en la administración de la fábrica. En casi todos los casos la administración de justicia falla a favor del patrono, más si es representante de una empresa del Estado. Igualmente podemos decir de la administración de justicia en los tribunales del Trabajo, un juicio dura hasta tres años, tiempo que se devalúan las prestaciones sociales y el trabajador padece de penurias al lado de su familia, contradiciendo la Ley que dice en su objeto: Garantiza el funcionamiento de una jurisdicción laboral autónoma y especializada, orientada por los principios de gratuidad, oralidad, inmediatez, prioridad de la realidad de los hechos, la equidad y rectoría del Juez en el proceso. Solo palabras en un papel que los jueces del país no cumplen. Caso trabajadores contra PROAGRO en Ciudad Bolívar.

Si en 2015 SIDOR alcanzó una producción de 1.068.000 TM y c operó al 22% de su capacidad instalada como resultado de la desinversión, déficit de insumos y repuestos. Desmejorando en el año 2016, en el primer semestre del año presenta números lamentables, por el recorte eléctrico, falta de insumos y obsolescencia tecnológica. Las acerías de palanquillas y Planchones tienen 6 meses paralizados, según trabajo de la periodista María Ramírez Cabello, del Correo del Caroní al cierre del primer semestre la producción apenas llega a 37.927 toneladas de acero. , 94% menos comparado con el mismo periodo del año pasado cuando acarició las 605 mil toneladas. Esta producción fue lograda a inicios de enero, porque después la industria siderúrgica fue paralizada, al comienzo por falta de insumos y luego por la crisis eléctrica nacional.

http://www.correodelcaroni.com/index.php/economia/item/47009-resultados-de-sidor-en-i-semestre

Si no hay Pellas no hay Acero

Esta es una verdad, si la planta de pellas no está operativa es difícil la producción de acero. Se puede normalizar y cesar la restricción eléctrica, pero unos de los principales problemas es la Planta de Pellas. La línea "A" se encuentra fuera de servicios desde el año 2013 y la línea "B" no se le ha realizado mantenimiento mayor desde el año 2008.

 

"La Planta de Pellas de SIDOR posee hoy una capacidad operativa real no mayor a los 2 millones de toneladas por año. De acuerdo a estimaciones de costo realizadas por expertos en planta se requiere un monto próximo a los U$ 400 millones para colocar ambas líneas de pellas en condición de producir a su capacidad instalada.

 

En la condición actual, agregan, la Planta de Pellas limita a las acerías a una producción máxima de 1 millón 130 mil toneladas al año, es decir la cuarta parte del récord de producción que la industria alcanzó en 2007 que fue de 4.307.082 TM de acero, cuando era operada por la trasnacional Ternium.

Las acerías no pueden producir porque no tienen hierro de reducción directa (HRD) suficiente y esas áreas no pueden producir HRD porque no tienen pellas suficientes, y los recursos están cayendo en un saco roto.

MINERVEN continua su desastre operativo una empresa con una capacidad instalada de 8 mil kilos de oro en el primer semestre de este año la producción es 104 KILOS DE ORO, es decir el 1.3 por ciento d su capacidad instalada. Para este año estiman producir 480 kilos de oro, esto lo produce un grupo de mineros organizados con una técnica artesanal, así andan las cosas en la principal empresa aurífera del país, administrada por PDVSA- Industrial. El año pasado su producción fue de solo 500 kilos de oro,

 

ALCASA, actualmente opera a 15 por ciento de su capacidad instalada con solo 60 celdas operativas de un total de 396 celdas. El Ejecutivo ha dicho que no financiará más y, sobre todo a ALCASA, la que está en menos posición de exigir es la pionera, una de las pocas empresas beneficiadas del Fondo Conjunto Chino Venezolano al aprobársele más de 403 millones de dólares en 2012.

 

Casi cinco años después de ejecutada dicha inversión, ALCASA tiene equipos nuevos que no funcionan bien, laminadores pero poco aluminio que laminar, máquinas sin repuestos que no han seguido funcionando y, en general, con peores números operativos que mostrar. Un emblema de lo que tantas veces llamaron el saco roto.

 

VENALUM, de 905 celdas de procesamiento de aluminio, en Industrias Venezolanas del Aluminio sólo están operativas 237, lo que representa 26.17% de la capacidad instalada de la empresa. VENALUM tiene una capacidad instalada de 430 mil toneladas métricas de aluminio primario, en el año 2015 su producción fue de 90.725 TM.

 

Mantiene problemas operativos como envarrillado de ánodos a todo esto se suma la restricción eléctrica impuesta por los bajos niveles de la represa Guri. Asimismo hay carencia de insumos y equipos móviles. Cuando se atrasa un cambio de carbón por el problema en envarillado, éste sigue desgastándose por el mismo proceso electrolítico y llega un momento que se consume de tal manera, que contamina el metal de celdas e incrementa el porcentaje de hierro. Hay fallas en el suministro de alúmina, hay deficiencia de grúas en las líneas de producción.

Entre las limitaciones que afectaron y siguen afectando las operaciones, destacan la baja utilización de la capacidad instalada; bajos niveles de inventarios de materias primas, insumos y repuestos que afectaron los mantenimientos y las operaciones, aunado a disponibilidad intermitente de maquinarias, equipos y materiales; y rigidez de la estructura del costo de producción asociada a variables exógenas, tales como tipo de cambio, inflación y marcador internacional en el London Metal Exchange (LME).

Así andan las cosas en el movimiento de los trabajadores y la debacle en las empresas básicas de Guayana que cada día es peor, pedir al gobierno que busque solución al problema. Es llover sobre mojado, si ellos son los responsables principales que han llevado a estas empresas básicas a una incapacidad productiva, jamás vista en las memorias de la historia. Esto cambia solo si ocurre un milagro.

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1611 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Juan Linares Ruiz

Ex-parlamentario regional. Especialista en Crisis. Temas Preferido: Ecología, Política Internacional y Laboral. Militante de Marea Socialista en el estado Bolívar.

 jlrlinares@gmail.com      @JuanLinaresRuiz

Visite el perfil de Juan Linares Ruiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Linares Ruiz

Juan Linares Ruiz

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /endogeno/a230731.htmlC0http://NON-VE CAC = .